Mi tío Napoleón

Un post cortito con una recomendación de lectura. Una de las cosas que más me llama la atención de toda la discusión en Internet sobre los sucesos en el norte de África es la inmensa cantidad de gente que los explica basándose en extrañas conspiraciones. Pero bueno, no me debería sorprender tanto: la manía de ver manos ocultas aquí y allí es reconfortante pues reduce la incertidumbre y la necesidad de una explicación más sutil.

El mejor ejemplo que conozco de reírse de estas manías conspiratorias es una novela fantástica, Mi tío Napoleón, de Iraj Pezeshkzad, que resulta que acaba de salir traducida al castellano (aunque no se qué tal es, yo la leí en la traducción inglesa de Dick Davis, que es preciosa) y que es quizás la mejor novela contemporánea en Farsi o al menos la más popular. El tío Napoleón que le da título es un patriarca de una familia iraní que está convencido que el Imperio británico esta detrás de todo lo malo que le pasa, desde un “sonido” emitido en una reunión familiar (que no fue más que un “accidente” de un sobrino que había comido muchas legumbres) hasta la ruptura de su manguera de regar las plantas. La novela es divertidísima, es la base de una popular serie de televisión y además está prohibida en Irán, con lo cual uno siempre tiene el gusto de pensar que al leerla le fastidias a los cretinos que la han proscrito.

Hay 7 comentarios
  • He leído algunas de las entradas de este blog. Yo he empezado a estudiar este año en la universidad (pero no soy una jovencita) y este blog nos lo recomendó en clase nuestro profesor de introducción a la macroeconomía.

    Sí que buscaré esta novela que Vd. recomienda, porque el último día que tuve clase de macro, hablé con mi profesor sobre los cambios en los países que Vd. comenta y yo también intuía que no siempre los cambios son debidos a extrañas conspiraciones (como sostienen algunas de mis amistades).

    Un saludo.

  • Pues yo también me apunto la recomendación Jesús, aunque solo sea como bien dices para reírme un rato y para pensar que modestamente contribuyo a tocar las narices a los que gobiernan en Irán y a aumentar los ingresos del autor en concepto de propiedad intelectual. Precisamente esta tarde estoy trabajando en un post sobre la guerra de Libia para nuestro blog, y aunque es un tema que da para mucho debate, por lo menos sí que tengo claro que Al Jazeera no es una invención de la CIA y que los árabes tienen muchas ganas de tener los mismos derechos que el resto del personal. A partir de ahí, seguro que se puede hacer todo mucho mejor, pero por lo menos dejémonos de tonterias conspiratorias que ya somos todos bastante mayores (o por lo menos yo).

  • Siempre me sorprende los deseos perpetuos de muchos academicos y expertos analistas de las ciencias sociales en demostrar que los hechos ocurren sin que exista una relacion con el poder .Como explicarse el diagnostico que recibe el FMI sobre porque no se enteró de esta Gran Recesion. Dice El Pais ,poco conspiranoico, "El informe culpa de esa pobre actuación a fallos de análisis, deficiencias organizativas, falta de incentivos para trabajar en común y exponer ideas críticas, presiones políticas, autocensura y una supervisión inadecuada. El FMI funcionaba en silos, en compartimentos estancos que impedían a las divisiones compartir su información"(Sandro Pozzi 10/2).Por no decir la complacencia del Banco de España ante la burbuja inmobiliaria como se demuestra http://www.fluzo.org/media/resources/1295/files/inspectores_banco_espana_caruana.pdf
    Los estudios los financia quien los financia y el rigor academico ,como demuestra el diagnostico del FMI , es vencido , excesivas veces ,por el miedo en sus diversas maneras y modos.
    Y puestos a ser sufucientemente abiertos a diversas posibilidades recomiendo
    la vieja pelicula missing de Costa Gravas y el libro "confesiones de un ganster economico de Jhon Perkins (http://es.scribd.com/doc/19198567/Confesiones-de-Un-Ganster-Economico)
    La jerarquia economica en la estrucrtura economica mundial existe negarla me parece una estulticia

  • Jeff, claro que lo que usted dice es correcto, pero a mi eso no me parece que sea conspirar, sino la forma habitual en que se manejan los asuntos humanos en todo tipo de organizaciones. Claro que hay un montón de intereses e incentivos perversos que hacen que las cosas funcionen mal. Pero de eso a ver conspiraciones por todas partesl va un trecho. Por cierto me encanta la película de Costa Gavras.

  • Habia terminado de leer unos escritos de Carl Sagan y James Randi, sobre la inteligencia y las supersticiones. Y no deja de ser lo mismo, hoy lo podemos traducir en conspiraciones.
    Lo que no debemos olvidar es lo que ha existido y demostrado con pruebas, y que nos enseña lo que puede haber detrás sin que lo hayamos percibido.
    Gladio, por poner un ejemplo, existió y es de suponer que hoy tiene otro nombre, y solo esta organización es suficiente para pensar en lo que podríamos ser de no haber existido.
    Imagínate las que puede haber sin que lo sepamos.

    Es indudable que el mundo, según la religión, cualquiera de ellas, terminará siendo de los mansos; eso en caso de sobrevivir como especie. La civilización del animal que llevamos dentro nos convierte paulatinamente en eso. Ahora bien, el violento y salvaje es el que nos gobierna, el que carece de moral o simula una a medida de su interés, que le ayuda a legitimar la desgracia del prójimo. El manso, aunque día tras día vaya convirtiéndose en mayoría, se abandona al gobierno del violento, ya que su mente no concibe el dominio sobre el resto de sus congéneres como forma de vida.
    A medida que la mansedumbre crece y se hace más militante, el dominador busca y encuentra nuevos medios de engaño para mantener su estatus, entre ellos el control de la opinión.

    Pensar en conspiraciones, en algunas por lo menos, es presumir una inteligencia a nuestra clase dominante de la que carece. Y pensar que no las hay es de ilusos y mal informados. Ya no digo lo que pienso sobre los que pregonan su inexistencia, cuando de todos deberían ser conocidas por las pruebas existentes.

  • Jeff, la conspiración tiene un componente de intencionalidad, se conspira para conseguir un fin. En el FMI no se puede hablar de conspiración porque crear una crisis no estaba entre sus objetivos. ¿Pueden haber sido descuidados y poco organizados en su trabajo? Puede ser, pero eso no los hace más conspiradores que al camarero que por un descuido se le cae un café encima tuyo.

Los comentarios están cerrados.