La gobernanza del mercado en España (I): La nueva CNMV

por Tano Santos el 03/10/2012

Nota: esta entrada es conjunta de Jesús Fernández-Villaverde, Luis Garicano y Tano Santos.

El nombramiento de Elvira Rodríguez como nueva presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha pasado algo desapercibido en la prensa y sólo ha sido comentado, con la extensión que creemos que el tema merece, en la blogosfera (el excelente blog jurídico ¿Hay Derecho?, véase aquí). Este nombramiento es un desacierto y un síntoma de los problemas que tiene nuestro país a la hora de seleccionar a sus dirigentes, algo que cada vez más vemos como razón última de nuestra profunda crisis nacional mucho más allá de los meros epifenómenos de la crisis financiera o presupuestaria.

Todas estas críticas a lo que consideramos un nombramiento desafortunado no son un capricho nuestro ni un enfado personal; nada tenemos en contra de Elvira Rodríguez para decenas de otros puestos en España. Las razones por las que nos oponemos a este nombramiento son tres:

1. El nombramiento compromete la autonomía de un organismo regulador que se supone independiente y refuerza el problema fundamental en el mercado financiero español que es la connivencia entre el poder político y la distribución del crédito.

2. En un momento crítico en lo que se refiere a la evolución de nuestros mercados financieros nos parece que la experiencia y conocimientos debe ser un requisito fundamental para el nombramiento del presidente de un organismo de la importancia de la CNMV.

3. El nombramiento afecta gravemente nuestra imagen exterior, precisamente cuando, con independencia de que nuestra posición externa muestre síntomas leves de mejoría, más necesitamos de capital externo para refinanciar pasivos.

En lo que sigue elaboramos brevemente estos argumentos.

1. Sobre la independencia de los organismos reguladores

La independencia de los organismos reguladores es un principio fundamental de la organización de un Estado que es parte en multitud de transacciones. Los mercados financieros como conductos del capital son particularmente susceptibles de captura pues nada da más poder que controlar quién tiene acceso a la financiación. El motivo de la independencia de los organismos reguladores en los mercados financieros es proteger al inversor, por ejemplo velando sobre la veracidad de la información provista por los emisores de pasivos pero también defendiéndole frente a una clase política que pueda perseguir objetivos privados o de política económica a costa del inversor. Por ejemplo, la salida a bolsa de Bankia en 2011 era una pieza importante de la política seguida para la resolución de nuestra crisis bancaria, algo que era inevitable dado lo contemplado en el artículo 1 del RDL 2/2011. Uno sospecha que el proceso estuvo supeditado al “éxito” de esta emisión que pareció en su momento más un objetivo de política económica que lo que debe ser algo normal: la captación de capital en un mercado por parte de una compañía. Los problemas de Bankia que aparecieron menos de un año después de su salida a bolsa no fueron fruto de la mala gestión desde la oferta pública de venta (OPV) a su práctica nacionalización en marzo de 2012. Los problemas preceden a la salida a bolsa y es sorprendente, como poco, que en su proceso de tal envergadura no fueran detectados con anterioridad. No nos cabe la menor duda que, como declaró Julio Segura, presidente de la CNMV en ese momento, en su comparecencia en el Congreso, se hizo lo posible para proteger a los inversores minoristas y esta protección era más necesaria que nunca precisamente por la naturaleza de la entidad pero cabe preguntarse si en otras circunstancias se habría llevado adelante tal emisión. Todo este proceso sólo ha servido para empañar la reputación de nuestro organismo regulador y de la estructura supervisora de nuestro país en general sobre todo en el exterior (léase este artículo publicado en el Financial Times de 21 de Junio de 2012 y este otro en Reuters el 27 de Julio de este año.)

Elvira Rodríguez es en la actualidad diputada, antigua ministra y destacada miembro del Partido Popular. Ahora imagínese el lector que en vez de Julio Segura hubiera estado al frente de la CNMV Elvira Rodríguez, supervisando la emisión de una entidad basada en un uno de los feudos electorales más importantes del PP, como es Madrid, y dirigida por uno de los pesos pesados de dicho partido. Si la emisión despierta tantas dudas habiéndose hecho como se hizo, ¿cuántas más hubiera despertado en este caso? Volviendo a nuestro argumento anterior: los inversores, sobre todos los minoristas, necesitan protección no solo de los emisores sino también del estado que puede utilizar los mercados de capitales para perseguir objetivos que no siendo ilegales son ilegítimos.

Y esto es parte de un problema más amplio. Es la implicación del sistema política en el mercado crediticio lo que está en el origen de muchas crisis financieras y la nuestra no es una excepción. En el origen de nuestros problemas están, fundamentalmente, las cajas de ahorro (Bankia-BFA, NCG, CCM, CAM, Cajasur, CatalunyaCaixa). Las cajas de ahorro han sido el nexo entre la política autonómica y el mercado crediticio en que algunas han soportado la presión para ser un prestamista político mejor que otras. La intervención del sector público en el mercado de capitales no es problema único de nuestro país (léase por ejemplo el libro de R. Rajan “Fault Lines” para una tesis sobre los orígenes de esta intervención en la burbuja crediticia estadounidense). Nuestro país ha hecho durante esta crisis notables avances en este aspecto: las cajas son, desde el pasado RDL 11/2010 y el MoU con la Unión Europea, que se encarga de rematarlas, cosa del pasado. Esto, que elimina la implicación del estado en un componente importante del mercado de capitales es impulso que hay que continuar y el nombramiento de doña Elvira es un paso atrás en este avance.

Esta no es sólo nuestra crítica: es también la del propio PP. Porque efectivamente todo este episodio es un ejercicio de memoria selectiva que debería ser inaudito pero que es tristemente común en España. Algunos recordamos claramente como, en 2007, el Partido Popular mostró su rechazo al nombramiento de su antecesor, Julio Segura, por ser un “un hombre de partido”. Según la prensa, el responsable económico del PP entonces y actual miembro del gobierno, Miguel Arias Cañete, declaró que “El grado de independencia requerida para el puesto es mayor que el nombre indicado”, y que el nombramiento de Julio Segura como presidente de la CNMV sería “letal” para el organismo regulador , argumentando que “el grado de independencia política requerida para un puesto de esta envergadura es bastante superior” al perfil de Segura (aquí la noticia tal como la dio El País). Desconocemos bajo qué métrica lo que era una dura crítica al nombramiento de Julio Segura por el gobierno anterior no se aplica a los nombramientos de éste, y no estaría de más que alguien se lo preguntase al ministro Arias Cañete.

Y la decepción en este cambio de actitud del partido en el poder es particularmente sangrante pues, si existe un área donde es fácil encontrar expertos independientes y bien formados y que sean, a grandes trazos, simpatizantes del PP sin llegar a ser activos miembros del mismo (nadie pretende que se nombrase a un destacado miembro de la oposición para el puesto), es el mundo de los mercados financieros. ¿Por qué no buscar uno de estos expertos?

2. Sobre la importancia de la experiencia

Como hemos mencionado la CNMV tiene importantes responsabilidades en lo que se refiere a “la supervisión e inspección de los mercados de valores y de la actividad de cuantas personas físicas y jurídicas se relacionan en el tráfico de los mismos, el ejercicio sobre ellas de la potestad sancionadora y las demás funciones que se le atribuyen en esta Ley],” como dice el artículo 13 de la Ley 24/1988 por la que se creó la CNMV (y que ha sufrido varias reformas). Las labores de la CNMV se extienden más allá de las que generalmente se le atribuyen y por ejemplo incluyen la supervisión de los sistemas multilaterales de negociación, compensación, liquidación, registro, etc. Todas estas labores son muy complejas y están en la intersección de lo financiero, legal y técnico. Requiere, por tanto, de una formación rica y profunda en estos temas y de una experiencia de muchos años en los mercados. El puesto de la presidencia de la CNMV debe ser por tanto la culminación de una carrera ligada a los mercados financieros en todas sus facetas. Desgraciadamente, doña Elvira Rodríguez carece de la experiencia necesaria para guiar a la CNMV por lo que de seguro van a ser tiempos tormentosos en los próximos años.

Un ejemplo que contrasta con el actual nombramiento es el de Mary Schapiro, [*Ver Nota a Pie] la directora de la Securities and Exchange Commission (SEC), el equivalente americano de la CNMV. Mary Schapiro estudió derecho. Recién graduada, en 1980, comenzó a trabajar como abogada para la Commodities Futures Trading Commission (CFTC), entidad supervisora de los derivados ligados a las materias primas. Durante los siguientes 29 años ocupó puestos en el consejo directivo de la SEC (la CNMV americana, nombrada por Reagan y luego por Bush I), como presidenta de la CTCF (nombrada por Clinton), como miembro del Consejo Asesor sobre cultura financiera (nombrada por Bush II) y en 2009 llegó a la presidencia de la SEC nombrada por Obama. En resumen: cuando Schapiro llegó a su puesto acumulaba 29 años de experiencia en regulación de mercados de valores construida en distintos nombramientos por 5 presidentes distintos. Y esto no ha de sorprender: el mercado de valores juega un papel central en la economía estadounidense y sólo se puede confiar esa altísima responsabilidad a alguien cuya carrera profesional está ligada a los mercados financieros. Entiéndase bien, no es que no haya influencias políticas en la SEC, sino que al puesto de la presidencia se llega una vez demostrada la experiencia y la capacidad de utilizar esta experiencia de una forma no partidista, como demuestras sus sucesivos nombramientos por administraciones tanto republicanas como demócratas. Esta no es costumbre en España, ya lo sabemos, pero, por insistir ¿por qué el PP no aplica el mismo criterio que utilizó para criticar a Julio Segura?

Aunque estudió la carrera de ciencias económicas y comerciales por la Universidad Complutense, en el currículum (que se puede consultar en la página web de Moncloa) de Elvira Rodríguez no encontramos experiencia alguna en lo relacionado con los mercados financieros. Elvira Rodríguez ha tenido contacto con el derecho administrativo y fiscal, como ayudante en la universidad, como interventora de Hacienda y desde distintos cargos políticos en el área de presupuestos, experiencia que es tangencial a sus nuevos cometidos.

3. Conclusiones

Uno de nosotros estuvo recientemente en China y entre las conferencias que dio una estuvo dedicada a lo que Shanghai necesita hacer para convertirse en un centro financiero aún más importante de lo que ya es. Entre los puntos fundamentales está que el inversor extranjero ha de sentirse completamente seguro de que sus intereses están protegidos por organismos que no son susceptibles de captura por parte de los intereses políticos locales. En un mundo donde la competencia por el capital va a ser tremenda en los años venideros la fortaleza institucional de nuestros mercados financieros va a ser fundamental. Este nombramiento sólo alimenta las dudas sobre tal fortaleza y confirma los peores temores sobre nuestra sociedad y su progresiva helenización

Queremos repetirlo: todas estas críticas no son ni una guerra propia ni una inquina con Elvira Rodríguez. Son simplemente una reacción en contra de lo que valoramos como un proceso de deterioro institucional gravísimo. Y es que hay algo mucho más importante en juego. La evidencia empírica a nivel internacional de la calidad de la gobernanza institucional es abrumadora: mientras que la calidad de los nombramientos en instituciones reguladoras y la independencia no aseguran el éxito sí que lo hacen mucho más probable. De igual manera, mientras que los nombramientos políticos no siempre llevan al fracaso, sí que incrementan esta posibilidad de manera dramática. En el caso de España no necesitamos sofisticados estudios econométricos: el desastre de las cajas de ahorros o del Consejo General del Poder Judicial deberían resultar pruebas irrefutables de lo que sucede cuando, de manera sistemática, se nombra a directivos con criterios políticos. No entendemos esta abusiva politización de nuestras instituciones. España está en un momento crítico de su existencia. Y no está en esta tesitura por querencias del destino sino por nuestros propios errores. Seleccionar élites de esta manera no va a resolver estos problemas ni evitar nuevos errores.

*Nota: como nos cuenta un comentarista, contemporáneamente con nuestro Post, ha salido un artículo en El País con el mismo ejemplo de Mary Shapiro. Jesús dio una conferencia en ICADE hace 2 semanas en la que hizo la comparación, y quizás tal conferencia esté en la base del artículo del País. Lo sentimos, obviamente.

Manu Oquendo octubre 3, 2012 a las 05:39

Buenos días.

Difícil disentir con el fondo del artículo. Quizás se queda corto en el contexto.

Nuestro sistema es especialmente nefasto en la selección y contratación de personal directivo público. La sensación es que la gente que vale se esfuerza para nunca entrar en listas cortas y no pasar por el oprobio de ser candidato para algo. Mala señal si se fijan en tí. De algún pie cojeas.

El fenómeno es congénito en la academia a tal punto que cualquier día nos veremos hablando de libertad de cátedra –en buena parte de Europa–. O de lo que está cayendo por todas partes (Bildu ayer mismo en la selección de contratista o empleos en cualquier autonomía en lo de la fe identitaria y otras)

El caso es que la Sra. Rodríguez no es un paso atrás, es más de lo mismo. Realmente es en la época Zapatero cuando el problema de la Independencia pasará a los Casos de Harvard o Yale . No sólo por la no independencia sino por la no supervisión machacando a los funcionarios en el proceso. Y si no, miren el Banco de España.

Lo que habría que hacer y no sólo en España –Europa es bastante parecida– es negar a los partidos y a los gobiernos la elección en de instituciones de control ideando formas de selección donde constitucionalmente no puedan meter el dedo.

El resto es perder el tiempo y lo explica el profe Ferrajoli perfectamente en su obra “Potere Selvaggi”.

Saludos

MAC octubre 3, 2012 a las 08:09

Y hablando de China y de los inversores extranjeros ¿me podéis decir si Elvira Rodríguez sabe inglés? Me temo que la respuesta va a ser negativa, dado que esto no es algo muy habitual entre nuestros políticos.

JuanAV octubre 3, 2012 a las 09:05
Luis Garicano octubre 3, 2012 a las 12:28

Gracias Juan. Siento la coincidencia. Jesús dió una conferencia hace varias semanas haciendo la comparación, y quizás el editorialista la ha sacado de allí, o quizás es pura coincidencia. Da rabia, en todo caso.

Arcimboldo octubre 3, 2012 a las 13:54

Unos tienen los conocimientos y los expresan y otros se limitan a copiar. En eso consiste el periodismo en España, en tirar de blogs ajenos…

Marco de la Fresange octubre 3, 2012 a las 18:31

No te preocupes, hombre. Ya sabemos quién es quien.
Muchas gracias por toda la claridad con que exponéis los temas. Y gracias, también, a los “blogueros” que, normalmente, razonan correctamente sus argumentos. Y en el tema de hoy, sobremanera.

Paco MS octubre 4, 2012 a las 09:29

Creo que el problema no está en que el periodista supuestamente utilice los conocimientos de Jesús, sino en que no cita la fuente.

Marco de la Fresange octubre 4, 2012 a las 13:14

El problema es que en cualquier País serio, el editor una vez conocido el tema, además de pedir disculpas, haría que el redactor en cuestión diese una explicación “creible” del porqué de la no citación de la fuente.

FRAZNAR octubre 3, 2012 a las 09:46

Por mucho que discutamos o discutan sobre política monetaria, rescates, crisis inmobiliaria, banco malo… siempre estaremos desviandonos del problema fundamental.
Capital humano, eso es lo que necesita este país, o es que Apple hubiese llegado a ser una potencia mundial con la la Sra. Elvira Rodríguez al frente ( con todos mis respetos a esta mujer).
Es tan sencillo…, lo que ocurre es que el veneno entró de lleno en la clase dirigente de este país hace tantos años, que se ha apoderado de él como si fuese el mismo diablo.
A los políticos lo que les preocupa es tener poder ( los que no son corruptos). Qué ejemplo están dando a nuestra sociedad ( uno de los últimos casos, el de Julian Muñoz, es bochornoso), hacia dónde vamos a ir con tan poca exigencia profesional,técnica y moral.
Este es el dabate, que nadie pierda energías en su enfoque, y si de verdad quiere que las cosas mejoren, ésta es la única lucha.

carmen sanchez octubre 3, 2012 a las 11:10

Comparto, por supuesto, el análisis que hacen los autores. Pero se me queda algo corto, porque el problema no solo atañe a los puestos directivos de los organismos supervisores. También atañe, y quizás más por ahí no hay tantos ojos “vigilando” los nombramientos, los nombramientos que se hacen en los demás ámbitos del sector público.

El problema, como ya se ha comentado hasta la saciedad, es si se quiere establecer de una vez un sistema de selección y contratación que permita disponer en los puestos directivos del sector público de los mejores profesionales. Ideas hay un montón, y como muestra un botón: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfgobierno-de-los-mejores-o-solo-de-los-afines

elisadelanuez octubre 3, 2012 a las 11:40

Enhorabuena por el valiente post y gracias por linkar a nuestro blog.
Os dejo también la comparecencia del diputado Alvaro Anchuelo de UPYD en linea con lo que habéis expuesto.
http://www.youtube.com/watch?v=NzFT-x6dek8&feature=youtube_gdata

Luis octubre 3, 2012 a las 11:41

Excelente post.

Esperemos que el organismo administrativo que pretenden crear para fiscalizar presupuestos no esté también dirigido por un político profesional.

En el fondo este es un problema nacional, el exceso de políticos profesionales que copan vertical y horizontalmente la vida socioeconómica nacional. Va desde organismos reguladores, hasta empresas públicas, etc.

A ello también colabora ciertas empresas privadas que, en su tarea de lobby, pervierte el sistema colocando a políticos profesionales en sus consejos de administración con dos fines no confesos, o agradecer servicios prestados, o bien procurárselos en un futuro inmediato….

Andres octubre 3, 2012 a las 12:23

Muchas gracias de nuevo por un brillantísimo y acertadísimo post. Su labor es impagable. Espero que algún día les den el reconomiento que merecen.

Pero una vez que el diagnóstico de la situación es cada vez más claro, aparte de seguir denunciando los ataques que esta clase política realizan de manera sistemática a todas nuestras instituciones, a nuestra democracia y a todos nosotros, yo como ciudadano
¿QUÉ PUEDO HACER?:
– Rodear el congreso?
– Manifestarme?
– Escribir un blog?
– Compartir esta entrada en Facebook?
– Huelga de hambre?
– Esperar a votar en las elecciones de 2015, ¿a quién?
– ….

En serio, ¿qué puedo hacer? ¿Qué se puede hacer para que esta “casta capturadora de rentas” frene la destrucción sistemática de nuestro modelo de convivencia? (permítanme la insolencia) pero han de darse cuenta de que cada vez más cuidadanos demándamos planes de actuación. Y si nadie con la capacidad necesaria propone un plan de actuación razonable, alguien menos razonable los va a proponer: RODEA EL CONGRESO.

Posibles Planes de Actuación:

– Cambio de la ley electoral? (¿cuál?, ¿cómo?).
– Iniciativa Legistaliva popular? (sobre qué?)
– Emigrar?
– ….

muchas gracias,

Gae octubre 3, 2012 a las 14:02

Por añadir un poco de tristeza, además habrá que estar atentos a ver a quien nombran de consejeros (9!) en la futura y nueva Comisión de los Mercados y Competencia.

Pablo octubre 3, 2012 a las 14:34

Hola, solo quiero decir que en país de la mentira,de la falta de honradez y de transparencia, agredecer vuestra predisposición a todo lo contrario, me refiero obviamente a la nota final del artículo.

un saludo.

Fodel octubre 3, 2012 a las 17:20

Estando de acuerdo con el fondo del articulo, creo que hay dos matizaciones necesarias

-El prejuicio sobre cargos con clara vinculacion politica, como Elvira Rodriguez, es logico, pero al final lo que importan son los hechos, y la realidad es que los “independientes” como Segura y Arenillas fueron los que aprobaron la salida de Bankia o las emisiones de preferentes.

La desconfianza de los mercados, y de los ciudadanos, no nacen hoy.

-Hay tambien otra dependencia que es la del poder financiero, se ha rumoreado que la alternativa a Rodriguez era Lomana, gran tecnica, sin carnet politico, y consejera de Banesto, ¿no debe haber un prejuicio contra reguladores que tengan vinculos con el pder financiero, como lo hay contra el poder politico?.

Si algo demuestra esta crisis es que los reguladores, todos y en todos los paises, fueron extraordinariamente seviles con el poder financiero, no con el politico.

Un saludo

Jorge Llanos octubre 3, 2012 a las 18:09

Para mi resulta evidente que la actual clase política, supongo que con algunas escasas y honrosas excepciones, no tiene ni la capacidad ni la voluntad de realizar el más mínimo cambio de lo que has sido su rutina durante los últimos 30 años. Un sistema así no se reforma, es metafísicamente imposible. Escuché la respuesta de la Vicepresidenta del gobierno cuando una periodista le inquirió sobre el perfil partidista de la entonces candidata a la presidencia de la CNMV, contestó con que se trataba de una persona sobradamente preparada (no lo es por su CV) sin responder la pregunta. Cuando un gobernante se permite dar este tipo de respuestas, actuando en contra de lo que hasta poco defendía, es porque en primer lugar tiene una sensación de impunidad (hacemos lo que queremos) y en segundo lugar demuestra que las relaciones de poder (no confeccionamos los presupuestas hasta después de determinadas elecciones, no pedimos el rescate hasta después de otras elecciones) superan cualquier otra consideración.

Saludos

MRM octubre 3, 2012 a las 18:49

Felicidades por el post, me parece muy acertado y oportuno.

No obstante, creo que os quedáis cortos en las críticas. Os preguntáis, por ejemplo, (1) si el PP no encontró a alguien más independiente, o (2) por qué no aplican el mismo criterio que cuando criticaron el nombramiento de Julio Segura. Supongo que os ahorráis las respuestas para que el texto no sea demasiado brutal, pero son bastante evidentes en ambos casos (y no porque sea el PP, serían igualmente válidas para el PSOE):

(1) No quieren a nadie más independiente.

(2) Ahora están al otro lado.

Saludos

elisadelanuez octubre 3, 2012 a las 19:20

Para los desesperados, algunas ideas sobre lo que se puede hacer por la ciudadanía de a pie, además de presionar mucho en las redes sociales y demás, que tienen mucho más tirón del que parece, y que los polìticos vaya si miran (especialmente twitter). Pedir la reforma electoral es particularmente importante. Y por supuesto no votar a los partidos del establishment.
http://hayderecho.com/2012/10/01/que-hacer-para-superar-la-crisis-institucional/

elias zaldo octubre 4, 2012 a las 13:39

Los partidos del establishment son todos los que se presentan a las elecciones, estimada Elisa. siguen el dictum de quítate tú para ponerme yo. Y en algún caso es como aquel concejal que fue concejal en la dictadura de primo de rivera, en la república, en la dictadura franquista y en las primeras elecciones locales. Preguntado que fue si no había dado muchos bandazos, contestó que no, que siempre había sido fiel a la misma idea política. Preguntada cual era, contestó: ser concejal.

Penny octubre 3, 2012 a las 19:22

Gracias por volver a llamar la atención sobre este lamentable hecho y por recuperar la mirada crítica (y fundada) a la realidad. Tras el verano, había percibido que NeG navegaba por aguas demasiado tranquilas

Como bien resaltais, tenemos un claro problema con la selección de élites (y suprimir las retribuciones de los diputados no va a ayudar en absoluto). Y cuanto antes lo reconozcamos y pongamos fin mejor para todos

Saludos

PD Elisa de la Nuez pasó un enlace al audio de la conferencia de Jesús “La salida de la crisis: cómo y cuándo” en el club empresarial ICADE https://dl.dropbox.com/u/3390942/mezcla%20audio.mp3

Nacho octubre 3, 2012 a las 19:49

Creo que el PSOE ha jugado a lo mismo que el PP en el nombramiento de élites (el caso más evidente es el del BdE). Pero en muchas ocasiones veo una gran diferencia. No conozco la trayectoria de Julio Segura, ni profesional ni académica, pero al menos es un experto de organizacion industrial y análisis económico. Es decir, que más allá de su afiliación política, tiene una formación adecuada (lo que en cierto sentido tb le hace más independiente). La misma sensación tengo con los nombramientos en RTVE y otros organismos.

Vamos, que el PP, además de ser una agencia de colocación, tb ha apostado por la mediocridad. El caso me recuerda al personaje ficticio que Luis Garicano inventó para criticar la posibilidad de un nombramiento político como Gobernador del BdE

Purgandus Populus octubre 3, 2012 a las 20:12

No puedo estar más de acuerdo con todo lo escrito.

Un saludo

Bucéfalo octubre 3, 2012 a las 22:09

Básicamente estoy de acuerdo con todo lo que decís de doña Elvira Rodríguez, unicamente destacar en su favor que hasta ahora parece que ha sido una persona equilibrada y capaz.
Lo que no entiendo es porqué afirmais: “No nos cabe la menor duda que, como declaró Julio Segura, presidente de la CNMV en ese momento, en su comparecencia en el Congreso, se hizo lo posible para proteger a los inversores minoristas”.
Francamente, cuando se hizo la OPV ya era vox populi que BFA-Bankia no iba bien, de hecho, por eso ampliaba capital en el mercado y los inversores institucionales nacionales tuvieron que ser incentivados a comprar en el IPO y a los internacioneales ni se les vio.
No creo que los técnicos de la CNMV tuvieran un especial interés en proteger los planes de Bankia. Todo ello deja muy en entredicho la labor de Don Julio Segura.

jorgescc octubre 3, 2012 a las 22:17

La lealtad partidaria que asegura la Sra. Rodríguez es una consecuencia del tipo de democracia que nos gobierna.

El silogismo en el que se apoya la clase política es sencillo:
Si el soberano es la voluntad popular, y la voluntad popular elige una opción política, los representantes deben ser leales a esa decisión de la voluntad popular.
¿Y quién puede ser más leal a la opción elegida por la voluntad popular?.
Siempre, “uno de los nuestros”.
O lo que es igual, en democracia el Poder es de “los nuestros” porque “los nuestros” representan a la voluntad popular.
Esto significa que al que no le gusten “los nuestros” está en contra de la voluntad popular.
Es lo que hay.

Si queremos acabar con las facciones donde la única consigna es ser “uno de los nuestros”, hay que destruir el mito de la voluntad popular y de que ésta puede ser representada.

Para ello necesitamos un giro aristocrático de nuestro sistema político.
En caso contrario,” si no deciden los mejores lo harán, inevitablemente, los peores”.
http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2012/08/de-el-hombre-que-mato-liberty-valance.html
http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2012/09/si-no-deciden-los-mejores-lo-haran.html

pautax octubre 4, 2012 a las 01:32

A las alturas en que nos encontramos, uno se pregunta si en realidad se nombra a la desesperada, a los pocos que quieren aceptar un puesto.
Lo que hoy sucede en España me recuerda el último año de la dictadura, cuando nadie quería ser nombrado y se temía la llegada del cartero.
Hoy leía el artículo de Iñigo Saez de Ugarte en “El Diario” sobre la publicación del NYT y lo que dice de nuestro país y su gobierno: nepotismo, decadencia, corrupción masiva y hambre en las calles, etc.
Probablemente no acierto y el nombramiento nada tiene que ver con la poca o mucha disponibilidad, sin embargo y tal como están las cosas, es lo que parece; y de no ser así, pues peor, mucho peor.
En realidad ya da lo mismo a quién se sitúe, la suerte ya está echada y España ha comprado, todos sabemos cómo, todos los números. Ahora solo toca hacer de testigos de una carrera hacia delante con precipicio incluido.

JSB octubre 4, 2012 a las 08:40

Sobre el tema de la independencia de organismos reguladores me parecen muy relevantes algunos párrafos del discurso de toma de posesión de Julio Segura:

“¿Cómo veo una agencia pública supervisora independiente como la CNMV? Muy brevemente trataré de transmitirles estas ideas:

Primera: una parte fundamental de la eficacia de una institución supervisora depende de su prestigio –que se gana poco a poco y se pierde con facilidad– y este prestigio es función de la competencia de sus técnicos y órganos de gobierno y no de su ideología.

Segunda: la competencia profesional es un antídoto contra la dependencia. Un profesional competente tiene como activo fundamental su prestigio y ello limita enormemente su grado de discrecionalidad, impidiendo que se convierta en arbitrariedad.

Tercera: las actuaciones del organismo supervisor deben ser previsibles por los supervisados y responder a criterios conocidos, justificados y duraderos. Criterios que deben cambiar cuando los desarrollos de los mercados o las modificaciones regulatorias así lo requieran, pero que es conveniente sean lo más estables posible, su eventual cambio se encuentre sólidamente argumentado y sea de conocimiento general.

Cuarta: las actuaciones del organismo supervisor deben ser neutrales y simétricas. Los supervisados no deben tener cariño al supervisor –porque significaría posiblemente que lo habían capturado– pero sí deben estar convencidos de que un competidor, en circunstancias semejantes a las suyas, será tratado de igual forma que él por el supervisor.”

El discurso completo está aquí.

cherry octubre 4, 2012 a las 09:34

Gracias por el post. Solamente añado, ¿esta señora no era también Consejera General de Caja Madrid?

Un saludo

Ana octubre 4, 2012 a las 11:47

…y siguiendo en estas arenas movedizas de la meritocracia, me gustaría conocer la opinión que les merece a los editores y colaboradores de FEDEA la concesión hace unos días del premio rey Juan Carlos de Economía 2012 a Jaime Terceiro Lomba.

Jesús Fernández-Villaverde octubre 4, 2012 a las 23:02

Es un premio que creo da una fundacion privada (si estoy equivocado, perdon). Nosotros creemos en la libertad: cada uno con su dinero hace lo que crea mas adecuado. Nosotros solo protestamos cuando es dinero publico (es decir de todos los Españoles) y nos parece que el premio no se ha dado con los criterios correctos.

turgot octubre 4, 2012 a las 12:11

Los autores del blog vienen a decir que la causa principal de nuestra crisis es la incompetencia o falta de sabiduría de nuestros dirigentes políticos y de los burócratas al frente de los organismos reguladores; la crisis financiera y presupuestaria son epifenómenos, algo accesorio; nombremos probos y sabios reguladores (ingenieros sociales) y las cosas irán mucho mejor (para ellos claro); Platón redivivo; pero ocurre que las crisis financiera y presupuestaria no son epifenómenos , sino que son parte esencial, consecuencias o efectos, de su causa, de lo que los autores llaman eufemisticamente regulación y que no es mas que ingeniería social o intervencionismo; y en el ámbito que nos ocupa , el financiero, puro socialismo con un GOSPLAN del que cuelgan el Banco Central y resto de reguladores financieros encargados de proteger los privilegios en que se funda la relación parasitaria que Gobierno y Sistema Financiero tienen con respecto al resto de la sociedad ; si a unos les dan el privilegio de emitir o crear dinero y al resto de la sociedad le imponen su curso forzoso (el vulgo a esto le llamaría robo, para los economistas mainstrem es “estimular la demanda” o “ajustarse a las necesidades del comercio”; siempre me he preguntado porque yo no puedo hacerlo si también estimularía la demanda y el comercio), por mucho regulador que haya, las consecuencias las acaba pagando el resto de la sociedad (en derecho, daño generalizado a terceros y por tanto punible penalmente).

vi octubre 5, 2012 a las 10:36

En esta misma línea, ¿qué imagen da sustituir al presidente del Instituto Nacional de Estadística al cambiar el gobierno? ¿No debería haber una serie de cargos completamente ajenos a los vaivenes políticos para tener credibilidad?

Saludos

Carlos Jerez octubre 5, 2012 a las 11:26

Disculpadme por el offtopic pero De Guindos ha pasado recientemente por la LSE recientemiente, y como se que alguno de vosotros trabaja por allí, me preguntaba si os habéis encontrado y que impresiones habéis podido sacar.

El artículo muy bueno, como en hayderecho, e importante difundirlo. Que lástima que en los medios estas cosas no lleguen mucho.

Saludos

Benito el Tonto octubre 5, 2012 a las 11:42

Completamente de acuerdo. En los últimos tiempos se está poniedo de manifiesto la gran cantidad y calidad de personas con formación y perspicacia adeuada a la hora de analizar y diagnosticar los problemas de nuestro país en todos los ámbitos y, desde luego, en el financiero, como es el magnífico ejemplo de este blog. El problema fundamental, creo que está muy claro, está en la clase política y su enorme poder sobre la opinión de los ciudadanos, de tal manera que, desde el punto de vista democrático, vía elecciones, está blindada y mantiene una fidelidad de votos que le permite continuar se alocado rumbo y seguir acercándonos al precipicio (corrupción económica, política, exacerbación nacionalista, etc.). Si no reaccionamos podemos caer en la melancolía generalizada.

Jorge octubre 5, 2012 a las 16:33

¿Estuvisteis en Shanghai? Avisad la próxima vez, que aquí tenéis algunos lectores muy fieles ;-)

JuanAV octubre 5, 2012 a las 20:25

No hay ninguna duda de que tenemos un problema grave con la selección de nuestras élites: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/10/05/actualidad/1349454276_520810.html. ¿Quién fue el genio que le dio un cargo a este hombre?

Se han cerrado los comentarios de esta entrada.

Previous post:

Next post: