- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Distribución mundial de renta

milanovicfig1

Este gráfico, copiado de esta entrada de Branko Milanovic (por cierto, su blog es siempre interesante, por mucho que a menudo no esté de acuerdo con él, pero ¿quién no puede estar fascinado por preguntas como la ausencia de revolución industrial en Bizancio?) es realmente importante.

En el eje horizontal es el percentil de renta mundial. En el eje vertical, el crecimiento acumulado del ingreso entre 1988 y 2008. Es un gráfico que, a pesar de sus problemas (si lo interpreto correctamente, es una comparación de secciones cruzadas, no un panel) nos dice mucho de lo que ha ocurrido en las últimas décadas.

También es un gráfico que nos debería a todos hacer pensar un poco. Por ejemplo, yo estoy en el punto "C". Te colocas ahí, por ejemplo, si estás en el 12% más arriba de la renta en Estados Unidos, grupo en el que entras, si estás soltero y sin críos, con unos ingresos de unos $145,000, que es lo que viene a ganar un assistant professor de economía en una buena universidad. La experiencia de los tiempos recientes ha sido francamente positiva para mi y la gente que se parece a mi: nuestro ingreso ha crecido con fuerza y, como se puede comprobar en cualquier ciudad americana, las “amenities” dirigidas a nosotros (restaurantes pijo-orgánicos, Whole Foods, tiendas de queso europeo en las que te cobran solo por mirar) han crecido como setas (y sí, yo gasto mucho dinero en estos tres sitios).

Mis parientes en China están cerca del punto "A". Han pasado, en una generación, de tener que ahorrar por 5 años para comprar una radio a tener coche propio (un Ford Fiesta, nada en especial). Aún no lo creen de contentos que están (y por eso tragan, por el momento, con la dictadura; está por ver que pasará en 10 años).

El problema, claro, es la gente en el vecindario de "B". Este es el trabajador de Yorkshire o la cajera de Whole Foods que me cobra la leche orgánica de vacas que, tristemente, están mejor tratadas que ella.

La humanidad, en su conjunto, está muchísimo mejor hoy que en 1988: por cada perdedor en Yorkshire (o, más correctamente, por cada estancado en ingresos) hay 10 ganadores en Jiangsu. Y, además, no es obvio que el perdedor de Yorkshire lo sea por culpa del ganador de Jiangsu (o al menos todos ellos, sí probablemente algunos). Pero el votante de Yorkshire (o de Rivas-Vaciamadrid) está, con algo de razón, enfadado. Y las cosas probablemente vayan a peor para ellos en el futuro cercano (al final de esta charla lo explico en detalle).

Por supuesto las soluciones no son las que muchos propugnan (cargarse los mercados no solo no ayudará sino que agravará la situación), pero antes de juzgar a nadie, como se ha lanzado buena parte de la prensa española en la última semana, es un esfuerzo de honestidad intelectual mirar donde está uno en este gráfico.