De Oposiciones y sus Tribunales en España

El viernes pasado Antonio Cabrales y yo comenzamos una conversación por correo electrónico sobre un tema que los lectores de NeG saben que nos preocupa mucha: el acceso a la función pública (aquí, aquí y aquí). Dado que somos economistas, no es de extrañar que pronto nuestro interés se centrase en la última convocatoria de oposiciones al Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado de 10 de Julio de 2014 (aquí un pdf con el resultado completo de la búsqueda de la convocatoria en admistracion.gob.es, que incluye algunas modificaciones de la convocatoria original).

Mirando la convocatoria y modificaciones nos llamaron la atención muchas cosas, como el temario, de las que quizás hablemos en otras entradas. Pero, con diferencia, lo que más nos sorprendió fue el tribunal original (anexo III, página 15 del PDF referenciado). El tribunal tiene un presidente, cinco vocales y una secretaria. El presidente, un vocal y la secretaria son miembros del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. Un vocal es miembro del Cuerpo Superior de Estadísticos del Estado. Yo no conozco (o no recuerdo conocer) a ninguno de estos cuatro miembros. Estoy seguro que los cuatro son excelentes profesionales de primerísimo nivel.

Tampoco conozco a los dos vocales, Joaquín López Pascual y Amelia Pérez Zabaleta, que son titulares de universidad y solo de oídas al catedrático original, Juan Francisco Corona Ramón. Por ello, Antonio tuvo la amabilidad de pasarme enlaces a los CVs de los dos titulares (de Juan Francisco Corona Ramón solo hemos encontrado referencias por terceros) y por curiosidad decidí emplear unos minutos en leerlos. Posteriormente, cambió la secretaria del tribunal y Juan Francisco Corona Ramón dejó paso a Carmen Pérez Esparrells, cuyo CV se puede encontrar aquí y que tampoco conozco de nada.

Tendría muchas cosas que comentar de los CVs de los tres profesores en el tribunal, pero en esta entrada me voy a centrarme en el de Amelia Pérez Zabaleta. Para este análisis emplearé el CV que se encuentra aquí, con fecha Octubre de 2014.

Actualización: el CV de Amelia Pérez Zabaleta ha desaparecido esta mañana de la página web de la UNED. Por supuesto, nosotros hemos mantenido una copia que se puede bajar aquí.

En la universidad, la calidad investigadora se mide por las publicaciones. En economía (en otras áreas del conocimiento es diferente) entre estas publicaciones raramente cuentan los libros de texto, al menos que sean libros publicados por editoriales universitarias de prestigio internacional que como los de Tirole, de doctorado, han marcado a una generación. Tampoco cuentan los capítulos en libros, con pequeñas excepciones si han sido libros en editoriales universitarias de prestigio internacional y que han tenido un impacto en la profesión. Las comunicaciones a congresos, de nuevo en el área de la economía, son totalmente irrelevantes y la mayoría de los investigadores de primer nivel ni las ponen en su CV.

Amelia Pérez Zabaleta no tiene ningún libro o capítulo de libro publicado bajo las condiciones que acabo de describir, con lo que podemos pasar directamente a sus publicaciones en revistas.

En las páginas 3 y 4 de su CV aparecen listados 14 artículos (existe una entrada adicional, “Pérez Zabaleta, A., (2013). Coord. Rev. Economía de la Salud. Rev. Economistas. Colegio Economistas de Madrid. Vol. 136. Junio 2013. ISSN 0212-4386,” pero esta es de coordinadora de un número de una revista y el uso habitual entre los economistas suele ser no contar tal coordinación como una publicación; es una labor editorial).

14 artículos desde la fecha de doctorado, enero de 1990, a Octubre de 2014 es un nivel de productividad bajo. Por ejemplo, cuando escribo cartas de evaluación para promociones de “assistant profesor” a “associate” (algo que suele ocurrir al comienzo del sexto año después del doctorado), lo normal es encontrarse con CVs que tienen al menos 6-7 publicaciones. Igualmente sorprende que la primera publicación sea de 1999, 9 años después del doctorado. ¿Quizás se hayan omitido publicaciones del CV? Por lo que argumentaré en un momento con respecto a algunas de las publicaciones que sí aparecen en el mismo me parece poco probable.

Pero la evaluación de un CV no se realiza solo en número de publicaciones, sino también por la calidad de las mismas.

Una primera medida de la misma es la importancia de las revistas en las que los artículos han aparecido. Un economista con 3 artículos en la American Economic Review es probablemente más productivo que un economista con 5 artículos en la European Economic Review.

De los 14 artículos en el CV de Amelia Pérez Zabaleta, 12 han aparecido en revistas españolas, 1 en una revista mexicana y solo 1 en una revista internacional.

El problema es que el artículo que ha aparecido en una revista internacional es

“Environmental Control for the Industry: A Water Consumption Model. International Journal of Engineering and Innovative Technology (IJEIT), Vol 3, nº 8.”

El International Journal of Engineering and Innovative Technology (IJEIT) es un “predatory journal”. Con la llegada de internet y la creciente necesidad de publicar para las promociones académicas, una serie de empresarios poco escrupulosos (muchos de ellos en la India, probablemente por ser un país donde existe mucha gente que habla inglés y por tanto puede “aparentar credibilidad académica” escribiendo correos o colgando páginas web sin errores gramaticales serios) han montado un modelo de negocio en el que se crean “journals” con mínimas (o sencillamente inexistentes) normas de publicación. Estos empresarios reclutan a académicos en universidades secundarias para que funcionen de editores no remunerados (lo que ayuda a los mismos a “mejorar” su CV) e invitan, con correos masivos a la comunidad universitaria, a enviar artículos a estos “journals” (yo tengo que borrar todas las mañanas tres o cuatro correos de este estilo). Tras una revisión casi nula, los artículos se publican en la red después de pagar una “publication fee”. Y de este pago viene el beneficio.

Por ejemplo, el International Journal of Engineering and Innovative Technology (IJEIT) cobra 100 dólares por artículo. En 2013 esta revista “publicó” 11 números. Cada número tiene unos 60 artículos (algunos llegan a 85, otros tienen algo menos de 40). Si esta revista publica en la cercanía, pues, de 650-700 artículos al año, uno genera unos ingresos de unos 65.000-70.000 dólares al año. Simplemente una corta visita a la página web de la revista demuestra que los gastos de la misma deben ser irrisorios: no se paga ni a editores ni a evaluadores, no hay impresión en papel, la página tiene un diseño gráfico nulo. Si además, en vez de una revista, uno monta 10 de ellas (como suele ocurrir), un empresario puede acumular una pequeña fortuna a expensas de académicos incautos o pillos (según sepan o no el negocio en el que están participando).

¿Llamo yo arbitrariamente al International Journal of Engineering and Innovative Technology (IJEIT), la única revista internacional en la que ha publicado Amelia Pérez Zabaleta, un “predatory journal”? No. Jeffrey Beall, un bibliotecario en la University of Colorado, Denver, ha elaborado una famosa lista de estos “journals” que se ha convertido en referencia de muchos académicos. La lista incluye al International Journal of Engineering and Innovative Technology (IJEIT).

Como decía antes, una corta visita a la página web de presentación de la revista deja claro las razones que han llevado a Jeffrey Beal a incluir a esta revista en su lista: además de una total falta de calidad (compárese, por ejemplo, con la página de la American Economic Review, quizás la revista más famosa de la profesión), se ven cosas como un supuesto factor de impacto de 2.137 que, para cualquiera que sepa de esto, no tiene sentido alguno (no te dicen ni de qué factor estamos hablando). Y uno duda mucho que sea posible encontrar 650-700 artículos de calidad al año que publicar para una revista poco conocida.

En todo caso, invito al lector a que lea el artículo el mismo (aquí) para que juzgue qué le parece con su propio criterio. Olvidándome por un momento de la falta de formateo adecuado o de no citar referencias según las reglas de uso habitual, yo me quedo con una gran frase que comienza el cuarto párrafo del mismo:

“Needless to correctly choose the local hotel segment any other, the method is completely reproducible”

y con la “Table 2” de cómo interpretar un coeficiente de correlación.

Pasemos ahora a los otros 13 artículos publicados. Ninguno de ellos lo hace en revistas de alto nivel.

Uno de ellos, “Modelización de consumos de agua y energía en hoteles de sol y playa”, apareció en PASOS, Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. Aunque esta revista no aparece en SOCIAL SCIENCES CITATION INDEX, sí es una revista que tiene una página web informativa y que demuestra el deseo de publicar trabajo de calidad. Personalmente lo que más me ha llamado la atención de este artículo (se puede encontrar aquí) es lo cercano que es al artículo en inglés en el International Journal of Engineering and Innovative Technology (IJEIT).

El primer párrafo del artículo en inglés es:

“The consumption of water and energy are the second most important cost item in hospitality, after staff expenses. It is clear that success in managing a hotel establishment is closely linked to the implementation of reliable control system and target consumption without reducing comfort of customers.”

Los dos primeros párrafos del artículo en Español son:

“Los consumos de agua y energía constituyen la segunda partida más relevante de costes en los establecimientos hoteleros, después de los gastos de personal.

Queda patente que el éxito en la gestión un establecimiento hotelero está estrechamente ligado a la implantación de un sistema de control de consumos fiable y objetivo sin disminuir el confort de los clientes.”

De hecho, la frase en inglés que resalté antes:

“Needless to correctly choose the local hotel segment any other, the method is completely reproducible”

tiene un equivalente en Español que sí que tiene sentido:

“Sin más que elegir correctamente los establecimientos de otro segmento hotelero cualquiera, el método es completamente reproducible”

y también tenemos el equivalente a la “table 2”, en este caso el cuadro 3.

Una lectura más completa (que omito en interés de la concisión) lleva a la conclusión de que el artículo en Inglés es una versión resumida del artículo en Español pero sin citar a este último, algo poco aceptado en los círculos científicos.

Cuatro de las publicaciones de Amelia Pérez Zabaleta lo son en revistas editadas por la UNED, institución donde Amelia Pérez Zabaleta se doctoró y ha desempeñado su labor académica desde entonces. Dos lo son en la Revista A Distancia. Como dice la página web de la revista “La revista A Distancia es el medio impreso de expresión de los miembros de la Comunidad Universitaria de la UNED: profesorado de la Sede Central, de los Centros Asociados, PAS y alumnos, aunque también tiene cabida la participación de personas ajenas a aquélla”. De las otras dos publicaciones en revistas de la UNED, una lo es en Revista de Evaluación de Programas y Políticas Públicas, una revista de muy reciente creación (el primer volumen es 2013) y otra en Comunitania. Aquí y aquí están estos dos artículos para que lector pueda juzgar la contribución a la investigación de estos trabajos por si mismo.

Dos publicaciones más lo son en Economistas-Revista del Colegio de Economistas de Madrid. Esta revista es más una revista de divulgación que una revista donde se publican artículos de investigación. Amelia Pérez Zabaleta es miembro del consejo de redacción de Economistas.

Una publicación lo es en Schengen: Revista de Análisis de Temas Europeos. Prácticamente no hay información sobre esta revista en Google. Buscando “revista de análisis de temas europeos" solo aparecen 7 “hits” (dos de ellos, del CV de Amelia Pérez Zabaleta). La primera entrada me lleva al catálogo de la Biblioteca Nacional, donde parece que esta revista, editada por la Asociación de Antiguos "Stagiaires" de la Unión Europea, tuvo una vida efímera de un solo número. Dada la limitación en la información existente, bien pudiera equivocarme y agradecería a cualquier lector que sepa de esta revista que me pasase más información al respecto.

Las publicaciones restantes son en Cuadernos de Información Económica, la Revista del Instituto de Estudios Económicos, Carta Económica Regional, la Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y Enlightening Tourism.

No he encontrado ninguna de las 12 revistas en las que ha publicado Amelia Pérez Zabaleta entre las 3152 revistas del SOCIAL SCIENCES CITATION INDEX, pero si algún lector tiene mejor información al respecto estaré encantado en corregir este punto. Aparecer en el SOCIAL SCIENCES CITATION INDEX es requisito, en muchos departamentos de economía, para que una revista "cuente" como publicación.

Una segunda medida de la calidad de los artículos son sus citas. En Google Scholar, el artículo más citado es “Hacia una política integral del agua en España desde los principios de la Directiva Marco del Agua”, que tiene 8 citas (de las cuales al menos 3 son auto-citas). 8 citas para el trabajo más citado de un investigador son muy pocas.

En resumen:

1) Amelia Pérez Zabaleta ha publicado 14 artículos en 24 años desde su doctorado.
2) Ninguna de estas publicaciones lo ha sido en una revista de alto impacto.
3) Una de estas publicaciones, sin embargo, lo es en un “predatory journal”.
4) Una de las publicaciones en Español es muy cercana en enfoque a esta publicación en el “predatory journal”.
5) El trabajo con más citas tiene 8 citas, con al menos 3 auto-citas.

Algunos podrán argumentar que Amelia Pérez Zabaleta ha estado involucrada en labores de administración universitaria y que esto explicaría su nivel de productividad investigadora. Como indica su CV, fue decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UNED desde 11/09/2007 a 30/04/2014. Este argumento no funciona. Olvidémonos por un momento de la idoneidad de una profesora con un CV como para ser decana de una universidad pública (las universidades privadas pueden hacer lo que quieran; la UNED esta financiada con el dinero de todos) dada la evidencia empírica de la relación entre productividad académica y calidad de la gestión universidades o simplemente por la falta de “autorictas”. Si uno no ha investigado, aunque sea por el motivo más loable del mundo, carece de una familiaridad con la frontera del conocimiento y puede escasamente juzgar los conocimientos de otros.

Desconozco el criterio empleado por el Ministerio de Economía y Competitividad para seleccionar a Amelia Pérez Zabaleta para ser miembro del tribunal de la oposición. Sin embargo, en mi opinión profesional, no veo en su CV -incluso compensando por los posibles errores que haya podido cometer con mi rápida búsqueda de información en internet y que estaré encantado de subsanar en cuanto sea informado de ellos- muestras de excelencia académica como las que me gustaría ver en una persona que va a seleccionar servidores del estado que han de tomar decisiones claves en las décadas futuras de España. No veo nada, en otras palabras, en su CV que me haga pensar que sabrá evaluar cómo un candidato "canta" un tema de micro o de macro relativamente avanzado.

En la universidad española existen decenas de profesores con CVs mucho más lucidos y que estarían dispuestos a servir en este tribunal. Y si fuera complejo encontrar a estos profesores dispuestos a aceptar este trabajo por la cantidad de tiempo que lleva (Antonio me comenta que hace unos años esta fue la razón que le llevó a no aceptar una posición semejante), esto sería un argumento aplastante más para eliminar nuestro sistema de oposiciones actuales. España y nuestra administración pública se merece algo mucho mejor.

p.d. No tendría que hacer falta decir esto pero tristemente me temo que con probabilidad 1 alguien comentará algo al respecto. No tengo el más mínimo deseo de servir en este tribunal (ni creo que ninguno de mis amigos lo tenga tampoco) aunque solo fuera por que sólo preguntarle a mi mujer si la podía dejar en Haverford colgada para venirme a España a hacer esto me supondría (con toda la razón del mundo, por otra parte, la pobre ya sufre mil de mis viajes) tener que dormir en el cuarto de invitados por una semana. Igualmente no conozco absolutamente a nadie que ahora o en el futuro cercano se vaya a presentar a esta convocatoria o a las siguientes. He escrito esta entrada porque sinceramente creo que Amelia Pérez Zabaleta no debería estar en este tribunal.

Hay 167 comentarios
  • Pues, primer "articulo" que aparece en el CV de a Carmen Pérez Esparrells, otro de los miembros:
    Casani, F., Perez-Esparrells, C., Petit, J.C., Torre, E.M., (2014): “How to place European Research Universities in the global rankings? Policies and strategies of University International Excellence in France and Spain”, Advances in Social Sciences Research Journal, Septiembre, vol. 1, no 5, pp.183-197

    La "publicacion" es de la "Society for Science and Education United Kingdom (SSE-UK) also called Society for Science and Education" y tambien aparece dentro de la lista de Predatory Journals: http://scholarlyoa.com

    (a los que con pocos medios en univs pequeñas luchamos por una publicacion de impacto, esto nos revuelve el estomago)

  • Me doctoré en 2013 en el extranjero y, aunque consigo publicar en SSCI, sufro a diario la presión del publish or perish y rejections duras de digerir. Dicho ésto, tengo tres objeciones al mensaje y metodología de tu publicación.

    1. Como ya ha comentado alguien, el número de publicaciones no es el baremo definitivo para medir de manera tan contundente el valor académico de una persona.

    2. Los requisitos que se exigían en el mundo académico en 1990 no tienen nada que ver con lo que se exige ahora. Creo que es intrínsicamente injusto dilapidar a esta persona con criterios actuales. Quizá es una profesora que se haya volcado en la docencia y, por tanto, hubiera sido conveniente recabar información a este respecto.

    3. Aunque lo que quieres demostrar es un defecto endémico del sistema de oposiciones español, te has reducido a una sola persona de la cual básicamente (y aunque no sea tu intención) estás arruinando públicamente su reputación. Dada que mi especialidad es el derecho, creo que no está de más informarte de que las injurias públicas son un delito (no una falta) y dejan antecedentes.

    Querría señalar que decir que hay 3152 revistas de SSCI es engañoso de tu parte. Habrá 3152, pero eso cubre todas las áreas, ¿cuántas de esas son de economía?

    En fin, gran parte del mundo académico nacional es deprimente y de hecho soy lecturer fuera, pero esta entrada me ha parecido poco rigurosa, muy de platillo y de muy poca humanidad.

    • Si a partir de ahora su reputación es mala es debido a sus malas decisiones. Me parece estupendo destapar estos casos de incompetencia y reconocimiento injusto de los méritos de cada uno.
      A partir de ahora sabremos que ha pubicado en predatory journals. No pensaremos ni que es una asesina ni una mala persona, pero si que tuvo la deshonestedad de intentar coger ese atajo y quitar méritos a los que si consiguieron publicar.
      Ese paper es una risa para la profesión y una estafa hacia los que le pagan el salario para que investigue.

    • 1. El que el numero de publicaciones no sea un baremo fundamental es una excusa barata. No todos los que publican son buenos evaluadores académicos pero sin publicar no se puede ser buen evaluador académico (la palabra académico aqui es clave, los TECOs en el tribunal pueden ser excelentes evaluadores ya que el tribunal va de su trabajo; quiero enfatizar una vez que no critico ni de la manera mas remota a ninguno de estos funcionarios).

      2. Si en 1990 no se pedían publicaciones, esto puede explicar porque el CV es corto de publicaciones pero ni explica que la pongan en este tribunal y acepte ni explica que Amelia Perez publique en un predatory journal.

      3. Injurias. Sé de qué va el articulo 208 del código penal y el conflicto potencial entre los artículos 18.1 y 20.1 de la Constitución Española. También me conozco bien la jurisprudencia al respecto. Hay además un tema de la LOPJ, pero no voy a entrar en él . Mira mi CV: no me vas a asustar sacando temas de derecho.

      4. En ningún momento he dicho que haya 3152 revistas de economía en el SSCI. Y no, no se pueden contar las revistas de economía en el SSCI porque hay muchas revistas en áreas interdisciplinares.

      He dicho: “No he encontrado ninguna de las 12 revistas en las que ha publicado Amelia Pérez Zabaleta entre las 3152 revistas del SOCIAL SCIENCES CITATION INDEX, ….. Aparecer en el SOCIAL SCIENCES CITATION INDEX es requisito, en muchos departamentos de economía, para que una revista “cuente” como publicación.” Esta muy claro y pensar que mi frase es engañosa me parece disparatado. En particular varios de los artículos en el CV de Amelia Pérez son sobre evaluación de políticas públicas, uno puede argumentar con razón que las revistas de políticas públicas también contarían entre el “ámbito” de referencia.

      Siento que no te haya gustado la entrada. No se puede contentar a todos.

  • Leyendo los comentarios a este articulo, se podrian escribir un par de tesis doctorales sobre los problemas de nuestro pais. Oye, igual hasta le doy una idea a Amelia y publica algo decente. Mientras sigamos infravalorando la importancia de que nuestras elites y nuestros funcionarios ( me gusta mas "public servants"), esten lo mas formados posibles y cumplan unos niveles minimos de competencia, seguiremos siendo un pais de amiguetes, de lazarillos y de una capacidad de autodestruccion notable. Con esta mentalidad como no van a terminar gobernandonos los que usaron la formacion para justificar su ideologia (Iglesias, Errejon,...), en vez de los que usaron la formacion para formarse una ideologia.

  • Gregorio Izquierdo (INE), García Verdugo (CNMC), Marín Quemada (CNMC), Martínez Álvarez (IEF), Castejón Montijano (Banco de España), Pampillón (FUNCAS)… por no hablar de Iranzo, Requeijo, Calvo Hornero, Pérez Zabaleta… TODOS del mismo departamento… Esto es España, señores...

  • Como ha comentado que viene apreciando un cambio de tendencia en los dos últimos años y que ha analizado los méritos de los profesores miembros del tribunal de las mismas, tras una búsqueda superficial y rápida en internet de los profesores que fueron miembros del penúltimo tribunal,

    Don Francisco Javier Martín Pliego. Catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos

    Don Ramón Febrero Devesa, Catedrático de Economía aplicada en la Universidad Complutense de Madrid

    Don Álvaro Escribano Sáez (que por cierto también figura en el tribunal de la última convocatoria y usted no menciona). Doctor en Economía (Ph.D) por la Universty of California, San Diego en 1986 y Licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid en 1979. Actualmente es Catedrático en el Departamento de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid desde 1998 y titular de la Cátedra Telefónica-UC3M de Economía de las Telecomunicaciones. Es Director del Master in Industrial Economics and Markets que imparte la UC3M, y Vicerrector de Relaciones Internacionales desde 2007.
    Doña Sara González Fernández (que por cierto también está en el tribunal de la última convocatoria y usted tampoco cita). Catedrática Jean Monnet ad personam de Integración Económica Europea. Universidad Complutense de Madrid (http://pendientedemigracion.ucm.es/info/gechfmec/)

    Don Miquel Buesa Blanco. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid y Catedrático de Economía Aplicada e investigador del Instituto de Análisis Industrial y Financiero.

  • Don Francisco Cabrillo Rodríguez. Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid. Antiguo director del Instituto de Economía de Mercado y Senior Associated Member del St. Antony’s College de la Universidad de Oxford.

    Don José Félix Sanz Sanz. Catedrático de Economía Aplicada (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado y Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid. MSc. in Economics por la Universidad británica de York. Premio Ramón Trías Fargas (1995), concedido por la Universidad de Barcelona y el Banco de España, premio Joven Economía 99, otorgado por la Fundación General de la UCM. En 1998 obtuvo también uno de los Young Scholars Awards concedido por el International Institute of Public Finance (IIPF). Ha sido visiting scholar en varios centros académicos extranjeros: entre septiembre de 1995 y octubre de 1996 en University of York (Gran Bretaña), entre septiembre de 2004 y febrero de 2005, en la Andrew Young School of Policy Studies de Georgia State University (USA) y, más recientemente, en University of Melbourne (Australia) desde abril de 2009 a mayo de 2010. Entre 2008 y 2012 fue editor asociado de la Revista Hacienda Pública Española/Revista de Economía Pública. Director de Estudios Tributarios de Funcas.(http://www.funcas.es/QuienesSomos/Estructura.aspx?Id=44)

    mi honesta pregunta es: ¿de verdad calificaría usted a un tribunal formado, entre otros, por estos profesores como incapaz de evaluar los conocimientos en materia económica de un candidato a Técnico Comerciales y Economista del Estado?

    • "¿de verdad calificaría usted a un tribunal formado, entre otros, por estos profesores como incapaz de evaluar los conocimientos en materia económica de un candidato a Técnico Comerciales y Economista del Estado?"

      Y cuando he dicho yo eso? Yo me he centrado en Amelia Perez.

      Mi comentario de la deriva es sobre la calidad media de las integrantes del tribunal. Si, algunos de los miembros del tribunal en 2013, como Escribano, son grandes economistas. Pero la calidad media del tribunal en el pasado era mejor.

      Por favor, lea lo que escribo y no lo que se imagina que he escrito.

  • Gracias Jesús por la entrada!

    Me sorprende que algunos comentaristas sean tan indulgentes con el tema de los predatory journals (por no hablar de las predatory conferences). Para los lectores que no pertenecen al mundo académico, se trata de falsas revistas científicas internacionales gestionadas por individuos ajenos al mundo científico que a cambio de una módica suma te publican el artículo, independientemente de su calidad. Puede que haya algún caso en el que el autor ingenuamente no se haya enterado, pero en general se trata de un pacto de canallas en el que ambas partes salen ganando: el pseudoeditor de la falsa revista se lleva el dinero de las fees y el autor con pocos escrúpulos adorna su CV con una publicación en una revista internacional con un nombre rimbombante. No engaña a nadie del gremio que se dedique medianamente a la investigación pero puede colar como mérito en según qué situaciones. Y aunque no tengo pruebas de ello, no me extrañaría que gran parte de estas publicaciones en estas falsas revistas científicas internacionales se estén pagando con dinero público.

    • En el tema de los predatory journals me pregunto si un académico que esté fuera del circuito académico (lo que es ya es grave) puede verlos como una especie de working papers en los que cobran una fee para difundir mejor.

      Es decir, considero muy plausible la posibilidad de ingenuidad que apunta Manuel.

      Además, si hubiese mala fe lo esperable sería VARIOS papers en predatory journals y no sólo uno

      Pero el punto importante de la discusión creo que se refiere a la vida académica de esta persona y, sobre todo, a la forma de designar a las elites

      En cualquier caso, me parece mucho más grave lo de INE, CNMC, IEF. Aquí hablamos de una vocal minoritaria en un tribunal y en los otros casos de los presidentes/directores de varias de las instituciones más importantes del país

      • vi23: si, desde el punto de vista agregado tienes razon. Pera cada cosa en su tiempo. En todo caso recuerda en cuenta que yo proteste energicamente por la verguenza de que Marin Quemada y Benigno Valdes fueran nombrados en la CNMC. El caso de Benigno Valdes es particularmente sangrante. A diferencia de Amelia Perez, yo SI que le conozco personalmente. Su CV es un reflejo 100% fiel de sus conocimientos. Como dicen los americanos, been there, done that.

    • Manuel
      No habia pensado lo del dinero publico, pero tienes razon, si esto fuera asi, seria tremendo!!!!!!!!!!!!!!!

  • Ya que os gusta arrojar luz... ¿por qué no mordéis temas más fuertes?

    Alguien debería echar un vistazo a otro fenómeno, asociado con el que se denuncia aquí, y comprobar si algunos de los personajes que se citan en estos comentarios aprovechan las revistas asociadas a las instituciones que por desgracia dirigen para "hacer curriculum" y volver a la universidad (cuando les echen) debidamente adornados. Obviamente la estrategia es "yo te publico a ti, y tú a mi".

    Son dos ejercicios distintos: mirar los CVs académicos de esta banda antes de acceder a sus cargos, por supuesto; pero mirar también (y esto es más grave y escandaloso) cómo algunos han engordado sustancialmente ¡durante el ejercicio de los mismos!

    • Buena idea. Algo hemos dicho con la Revista del Instituto de Estudios Economicos en la que casualmente han publicado los tres vocales de este año y muchos en el pasado reciente. Yo no habia conocido nunca a nadie de los economistas españoles influyentes que publicase ahi.

  • En efecto, lo del pj es penoso, quien publica ahí señaliza que no puede publicar en ninguna otra parte, así que uno acaba peor de lo que estaba ("mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar todas las dudas"), a no ser que necesite la publicación para impresionar a alguien que no sepa distinguir entre revistas (¿quizás la fundación Aquae?). En todo caso, creo que el post falla al no ahondar en por qué esta señora no puede evaluar el conocimiento de los opositores, dado que evalúa el conocimiento de estudiantes de grado, de posgrado, incluso de doctorandos. Si el Estado la considera válida para lo segundo, ¿por qué no para lo primero? Uno podría argumentar que tampoco debería trabajar en lo segundo, pero entonces el problema es más general, no se circunscribe a quién se escoge entre la comunidad universitaria para un tribunal de oposiciones.

    • AF, tienes toda la razon. Simplemente queria mantener la discusion relativamente "centrada" en algo mas concreto. Me cuentan cosas sobre algunos programas de doctorado de economia en Madrid que son para no dormir....

    • La clave del asunto no está en la capacidad de la susodicha para evaluar nada, sino en su "bizcochabilidad". Es obvio que acude en sustitución de alguien que ya no puede estar, y que la coloca ahí para que le represente, recibiendo instrucciones si es preciso. La sustituta tiene tan poco cuerpo que no puede oponer ni voluntad, ni intereses propios ni prestigio personal. Acepta no por las dietas, sino porque no puede decir que no. Su pago vendrá de otro sitio porque esto es una banda que teje una amplia red de favores debidos/prestados.

  • Me parece muy interesante este post.
    Estoy de acuerdo que los tribunales de oposición deben ser formados por profesionales de primer nivel y que el proceso debe ser transparente y escrupulosamente equitativo.
    Nada es excusa para que esto no se cumpla y que los candidatos accedan por el principio de mérito y capacidad.

    Sin embargo hay que preguntarse.
    ¿Cuantos economistas de primer nivel están dispuestos a participar gratis o casi gratis en un proceso de oposición que dura cerca de 6 meses?
    ¿Cuantos están dispuestos a participar en una reforma del temario?

    • 1) Como he dicho antes, creo que si no encuentras a gente, esto es un problema del sistema actual de oposiciones y que habria que plantearse una reforma del mismo.

      2) Sin embargo, una subida de dietas seguro que ayuda mucho. A todos nos pareceria raro no pagar a un seleccionador de futbol lo suficiente. Por que no pagamos lo suficiente con dietas?

      3) Temario: igual que 2).

  • "El aparente efecto positivo de la opción OA sobre el número de citas y, en consecuencia, del IF –aunque su efectividad haya sido puesta en duda por el ISI– ha dado origen a dos tipos de fenómenos. De una parte, a un beneficio económico excesivo de las multinacionales de la edición científica, que son las más favorecidas. Por otra, asistimos a la desvirtuación de la investigación científica en sí misma, pues el valor de las aportaciones científicas concretas de un investigador ha quedado reducido a una simple cifra derivada directamente, o al albur de algoritmos más o menos complejos, del IF de las revistas en que sus artículos han sido publicados, incluso a veces sin tener en cuenta el año de la publicación. Esto es, evidentemente, más rápido y cómodo para los evaluadores que leer y ponderar seriamente la importancia real de los contenidos de los artículos, pero no deja de ser incorrecto e injusto por ello. ¿Es que alguien ha visto alguna vez que, cuando se anuncia la concesión de un nuevo premio Nobel, se haga constar como mérito la media del IF de las revistas en que ha publicado?"

    • Si, tienes razon que es un problema (lo de la "prediccion" de los Nobel es bastante ridiculo). Solo señalizar que cuando vas a departamentos buenos la gente "lee" los papers. Yo, una vez, para una decision de promocion, me pase dos dias completos, de 8 de la mañana a 1o de la noche trabajado el paper del potentical promocionado. Me hice todas y cada una de las pruebas y lo pense con mucho, mucho detalle.....

  • Como diría Miguel de Unamuno: "Me duele España". A diario veo cómo la supuesta meritocracia que debería regir una sociedad es sustituida por una actitud predatoria. El desvío de fondos que sufre este país en chanchullismos y amiguismos en inagotable. Yo no dejo de ser un pobre chaval, pero las actitudes predatorias en la administración y en las universidades no hacen de este país sino un desierto dominado por caciques y un país con unas desigualdades preocupantes (la más preocupante de todas: la de oportunidades). Dime a quién conoces y te diré a qué puedes aspirar. Esto es lo que funciona por aquí. Pero más que esto, me preocupa mucho más la connivencia social que existe a este tipo de fenómenos predatorios.

    Gracias Jesús por esta entrada.

  • Gracias, Jesús, por la entrada y por los comentarios adicionales.

    Veo que hay quien lo considera un desalmado, ha arruinado la reputación de esta mujer, porque, por supuesto, ella pasaba por allí y no tiene ninguna responsabilidad; ninguna decisión de las que ha tomado puede ser criticada con argumentos.

    Pasa cuando critico a los profesores que se ven "obligados" a impartir sus asignaturas en inglés. En la educación obligatoria o en la no obligatoria, tanto da, el nivel es claramente insuficiente y el modelo está mal implantado: niños que no entienden el enunciado de sus ejercicios de "Science"; además, un Director Provincial de Educación, Juan Carlos Rodríguez Santillana, diciendo que "los profesores no están preparados, que no es magia."
    Suelo obtener las mismas respuestas, "no tienen responsabilidad", "qué van a hacer", "se ven obligados", "son de otra época" o "quieres echarlos".
    Sin embargo, nadie me dice que el problema está en los criterios de selección, en que lo razonable es tener a gente bien formada y luego implantar el programa, en que quizás podría establecerse un período para que los profesores lo aprendan y ofrecerles los medios.

    En estos casos, siempre pregunto:
    -¿y los que sí lo están y no pueden enseñar?
    -¿y los alumnos que están recibiendo esa educación?
    -¿las personas nos volvemos tontos cuando pasamos a otra "época" y no podemos aprender nada nuevo, en este caso un idioma?
    -¿no es precisamente el ser capaz de estudiar y aprender siempre lo que debería exigirse a un profesor?
    -¿uno no puede decir que no está preparado?

    Muchas gracias.

  • Jesús,

    Creo que sería bueno que escribieses un post sobre que significa saber de economía y como se puede medir/saber, ya que ha salido en los comentarios. Asimismo, echo de menos en NEG, un post sobre la diferencia entre ideología y ciencia en economía (algo se ha escrito pero era más concreto). Por ejemplo, yo tengo la creencia que de la mayoría de lo que se enseña de economía en España es ideología más que ciencia. O también, como debemos distinguir de lo que dice Krugman en el NYT lo que es ciencia de lo que es ideología.

    Me gustaría comentar que Ramón Febrero fue el mejor profesor que he tenido durante la carrera (luego los he tenido mucho mejores). Seguramente fuese por su formación (LSE y Chicago) y estaba a años luz de lresto (he tenido profesores que daban la clase en portugués en Galicia). Pero también es cierto, como el mismo reconocía, que no es un gran investigador y sus publicaciones son muy muy escasas.

  • Todo esto es de traca. Tomarse la molestia de desenmascarar a personas concretas habla muy bien de usted. Muchas gracias por el esfuerzo.

Los comentarios están cerrados.