¿Cuánto nos va a costar la última decisión de Bankia?

por Jesús Fernández-Villaverde el 18/02/2016

Después de la decisión de 27 de enero del Tribunal Supremo desestimando dos recursos de Bankia sobre las inexactitudes del folleto de la oferta pública de acciones del banco, Bankia ha acordado devolver el dinero perdido por los accionistas minoristas más un pequeño interés de demora del 1%. En esta entrada quiero responder a la pregunta: ¿Cuánto nos va a costar la última decisión de Bankia a cada español? En una segunda entrada, en unos días, responderé a la pregunta: ¿Es esta decisión la mejor manera de asumir el coste social de las pérdidas de Bankia?

El Coste

La respuesta a la primera pregunta es: 40 euros por español. O 160 euros para una familia de 4 personas.

Para efectuar es cálculo, me voy a basar en el informe de auditoria de cuentas consolidadas de 10 de febrero de 2016. La clave es la nota (22) del informe, que comienza en página 132 y que nos dice:

“la estimación actualizada de la contingencia derivada de los costes asociados a las demandas civiles y reclamaciones en 1.840 millones de euros.”

La nota añade:

“La nueva estimación realizada, por importe de 1.840 millones de euros, incluye un importe de 1.040 millones de euros correspondientes al coste derivado de las devoluciones de acciones en ejecución de las sentencias y 800 millones de euros en cobertura de los costes judiciales asociados y, en su caso, los intereses de demora.”

Tomemos estos 1.840 millones como escenario base.

La misma nota nos dice:

“BFA y Bankia suscribieron un convenio por el que Bankia asumía un tramo de primera pérdida del 40% del coste estimado correspondiendo en consecuencia el restante 60% a BFA.”

El convenio original era sobre un importe máximo de 780 millones de euros, pero el 22 de diciembre de 2015 se modificó para llegar a los 1.840 millones mencionados anteriormente. Este convenio nos dice, por consiguiente, que los primeros 736 millones de pérdidas serán absorbidos por Bankia y los 1,104 millones restantes por BFA.

Pero, a 31 de diciembre de 2015, BFA es propietaria del 64,23% de Bankia (64,46% considerando el efecto de autocartera; página 8 del informe), con lo cual BFA, indirectamente, sufre también un 64,46% de los 736 millones del primer tramo de pérdidas.

En otras palabras, BFA sufre el 64,46% del primer 40% de pérdidas y el 100% del 60% restante, con una exposición máxima de 1.578,43 millones, el 85,78% del total, mientras que los accionistas minoristas asumen asumen el 35.77% del primer 40% de pérdidas y 0% del 60% restante, por una exposición máxima de 261.57 millones, el 14.22% del total.

BFA esta participada al 100% por el FROB, con lo cual esos 1.576,70 millones son pérdidas de todos los españoles. Hace unos días, Nacho Conde y Clara González nos contaban que la población residente en España a 1 de julio de 2015 era de 46,42 millones personas (que es una aproximación lo suficientemente buena a la población a febrero de 2016 que solo cambiaría el cálculo por algún decimal). Dividiendo 1.578,43 millones de euros por 46,42 millones de personas nos salen 34 euros por persona.

Pero ahora nos quedan los inversores institucionales, básicamente aquellas bancos, aseguradoras y fondos a las que les pegaron un telefonazo de Moncloa y Rato para obligarles a poner dinero en la oferta de acciones. Algunos de ellos, como Mapfre, ya han anunciado que están estudiando sus propias reclamaciones y, dadas las circunstancias, parece probable que recuperen parte de sus pérdidas. Aunque en esta parte del cálculo es más complejo saber cuántas pérdidas se generarán, fuentes del sector cifran las mismas entre 500 y 600 millones, de los cuales, con convenios similares al de los minoristas, BFA tendrá que asumir pérdidas entre 430 y 515 millones. A la vez, dado que Bankia ha tomado la iniciativa en la devolución del dinero sin ir a juicio, puede que los 1,840 millones de pérdidas no se realicen en su totalidad (aunque desconozco si tal contingencia se ha incorporado ya en los 1,840 millones). Voy a asumir que, de esta vía (o por convenios menos generosos de BFA con Bankia), el coste adicional de 430 a 515 millones para BFA se reduce a 280 millones. De nuevo, dividiendo por la población residente, nos salen 6 euros adicionales, por un coste total de 40 euros.

Este número esta sometido a cierta incertidumbre, pero una banda de confianza (compensado por el efecto de reclamaciones, ahorro de costes jurídicos, cambio de población, etc.) de 36 a 44 euros.

Me sorprende bastante que prácticamente ningún medio de comunicación haya resaltado este coste y que la gran mayoría de los artículos hablen solo la recuperación del dinero por los accionistas (aquí y aquí). Pero por ello regresaré a este tema en unos días para hablar del tema más general de cómo deberíamos, como sociedad, asumir estos costes.

Santos Arza febrero 19, 2016 a las 01:30

Querido JF-V,
Dices:”Pero ahora nos quedan los inversores institucionales, básicamente aquellas bancos, aseguradoras y fondos a las que les pegaron un telefonazo de Guindos y Rato para obligarles a poner dinero en la oferta de acciones”.
Me temo que en Julio del 2011, fecha de la OPV de Bankia, el que regía los destinos de este país era el Gobierno de Zapatero y su ministra y vicepresidenta económica Dña Elena Salgado la que activaba la adhesión “voluntaria” de los Inversores Institucionales en la suscripción.
Al César lo que es del César…

Jesús Fernández-Villaverde febrero 19, 2016 a las 01:35

Cierto. Ya lo he cambiado. No se como se me ha colado (quizas por que Salgado fue tal inconsecuencia que se me ha hasta olvidado su existencia?). Muchas gracias

Bel y Ana febrero 19, 2016 a las 10:14

A mí me gustaría saber es si la decisión del 27 de enero del TS (y las sentencias previas recurridas) está técnicamente justificada o bien está dentro le la ola actual de dar al pueblo (a la parte más vocinglera del mismo) lo que pide (a costa de la otra), como CREO que pasa con las preferentes, las cláusulas suelo, etc.
Un saludo.

Jesús Fernández-Villaverde febrero 19, 2016 a las 16:09

Es algo que quizas mencione en la proxima entrada. Pero Manuel Conthe ha sido muy critico con las decisiones judiciales:

http://www.expansion.com/blogs/conthe/2016/02/06/las-sentencias-del-supremo-sobre-bankia.html

alfonso febrero 19, 2016 a las 11:39

Buenos días,

No deberías deducir el 25% dado que esa es la participación del Fondo de Garantía de Depósitos en el FROB?

Jesús Fernández-Villaverde febrero 19, 2016 a las 15:59

La estructura del FROB quedó muy cambiada después de la Ley 11/2015, de 18 de junio, de recuperación y resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión. De igual manera, la estructura del balance del fondo de garantía de depósitos de entidades de crédito ha ido cambiado. La relativamente limitada información contable que el FROB y el fondo de garantía tienen en la red me dificulta determinar, sin invertir muchas horas, cuantos de estos 1.578 millones terminarán pagando los accionistas de los bancos que participan en el fondo de garantía. Mi sospecha es que será prácticamente nada. Pero en todo caso, en tanto que muchos de esos accionistas son españoles, es un “impuesto” escondido a los mismos. Por ello, emplee “español” y no “contribuyente” (aunque a esto se me podría responder que los minoritarios son también españoles y que, de manera rigurosa debería haber dicho “transferencia” mas que “coste”; pero creo que la idea fundamental se entiende).

Jaime febrero 19, 2016 a las 12:36

Hola Jesús

Tengo una duda no exactamente sobre este post, pero relacionada. Es muy simple la pregunta no sé si contestarla, ¿cuánto nos hubiese costado dejar caer a las cajas de ahorro?. Por ejemplo, si el Fondo de Garantía de depósitos no tuviese suficiente dinero quién pondría el resto, qué pasaría con los accionistas y prefenrentistas, y en puestos de trabajo con su correspondientes ayudas al desempleo…

He buscado la respuesta y no la he visto por ningún sitio, pero si ya existe ruego me disculpe
Muchas gracias y enhorabuena por el blog

Jesús Fernández-Villaverde febrero 19, 2016 a las 16:07

Es una pregunta increiblemente compleja porque requiere 1) la construccion de un modelo de que hubiera ocurrido con la economia en esa situacion y 2) decidir “cuando” se hubiese tomado esa decision (no hubiera sido lo mismo dejar caer las cajas en 2008 que en 201). Mi sospecha es que, dadas las cricunstancias, la decision de rescatar Bankia fue menos costosa que dejarla caer, pero reconozco que es mas intuicion que seguridad.

Ademas, hubiese sido mas barato intervenir antes, cuando ya se sabia la situacion y no haber puesto a Rato, que no tenia experiencia en el sector. El nombramiento de Rato es algo que estara al cuello del PP por decadas.

BEl y ana febrero 19, 2016 a las 23:11
Jose Pablo febrero 20, 2016 a las 06:22

La verdad es que “el viaje en el tiempo” de la noticia no tiene desperdicio:

– En el nombramiento de Rato cesaba como Consejero de Caja Madrid Gerardo Diaz Ferran (actualmente en la cárcel)
– Según el artículos los artífices del nombramiento de Rato (tras una batalla de vergüenza ajena entre Aguirre y Gallardón) eran Manuel Cobo, Ignacio Gonzalez y Francisco Granados (en la cárcel y dejándose maletines de dinero en casa del suegro ..)

País!! … que diría Forges …

Casandra febrero 19, 2016 a las 15:40

“Alguien” llama a Mapfre (u otra compañía) y ésta tiene que comprar, sí o sí. ¿Así es como funcionan las cosas? Estamos realmente mal (perdón por la ingenuidad).

Jesús Fernández-Villaverde febrero 19, 2016 a las 16:07

Pues si. Las cosas que se decian por Madrid cuando la salida a bolsa de Bankia (incluidas las presiones a los que “vendian” las acciones) son para no dormir.

Estilpon febrero 19, 2016 a las 21:27

Tenemos otro ejemplo con la participación “voluntaria” en el capital del Sareb…

Jose Pablo febrero 20, 2016 a las 05:09

Interesante reflexión, pero creo que asigna los costes a quien no debe. El “coste” no es de la “última decisión” de Bankia de devolver el dinero. El coste es del desastre de salida a bolsa que se organizó en primer lugar. Teniendo en cuenta el coste de los abogados litigando hasta el final, es posible incluso que el pago voluntario nos ahorre dinero!!

Una vez que lo más probable es la condena por los tribunales a pagar esas mismas cantidades, la decisión “de negocio” con más sentido comercial es hacerlo voluntariamente. Hacerlo así refuerza la imagen de confianza (fundamental para un banco) y transmite el mensaje de que “Bankia es una entidad que no huye de sus errores y que siempre está detrás de sus stakeholders (accionistas, clientes, sociedad …)”. Esperaría ver una campaña de marketing reforzando la idea.

Desde ese punto de vista este “from lost to the river” tiene todo el sentido: si la “Bankia confiable, cercana y que responde voluntariamente” vale más que la “Bankia arrastrada por los tribunales” la decisión no solo no nos “cuesta nada” (adicional a lo que ya nos costaría el “desaguisado” inicial resistiendo en los tribunales) si no que hace más valiosa “nuestra” participación en Bankia a través del FROB.

ALlorens febrero 21, 2016 a las 10:55

¿Se ha parado a pensar que Bankia está recomprando sus propias acciones? Tal vez el precio que deba pagar es excesivo si se compara con su cotización, pero a la larga puede ser una operación redonda.

Jesús Fernández-Villaverde febrero 21, 2016 a las 14:59

Si a usted le parece que ese argumento se tiene en pie, haga una cosa muy sencilla: vaya corriendo a su banco, hipoteque su casa, venda todo lo que pueda de sus propiedades, vacie su cuenta corriente hasta el ultimo euro y, con todo ese dinero, compre todas las acciones que pueda de Bankia. Si es una operacion redonda para BFA comprar acciones al precio actual, tambien lo sera para usted.

ALlorens febrero 22, 2016 a las 18:37

Perdone, pero lo que no se tiene en pie es su artículo. ¿Cuánto nos va a costar la última decisión de Bankia? La respuesta es nada. El resultado seguro de esa decisión es que la entidad va a ahorrar 400 millones de euros de costas procesales.
Verá, como la diferencia entre los importes a pagar por Bankia y el valor de mercado de las acciones a recomprar está provisionada en su totalidad, ¡porque corresponde a pérdidas de ejercicios anteriores!, Bankia no va a tener que registrar pérdida alguna.

Si Bankia continúa su ritmo actual de recuperación, es evidente que los títulos recomprados van a aumentar rápidamente de valor en Bolsa. De ahí, que yo dijera que a la larga puede ser un magnífico negocio.

¿Qué tiene eso que ver con su argumento de que yo hipoteque mi casa y compre acciones de Bankia?

Le aseguro que me encantaría poder invertir una cantidad importante en acciones de Bankia, porque no tengo la menor duda de que haría un negocio redondo; a largo plazo, claro.

Por último, sobre las opiniones de los economistas académicos permítame que le recuerde el episodio del fondo Long Terma Capital Management, asesorado por los señores Myron Scholes y Robert Merton. Pues eso.

Un poquito menos de prepotencia, por favor.

Jesús Fernández-Villaverde febrero 22, 2016 a las 19:04

Una provision y la realizacion de una perdida son dos cosas diferentes. Un riesgo provisionado puede no realizarse, la provision se revierte y se tiene beneficios futuros. Un lucro cesante, que es lo que sufrimos al realizarse el riesgo hace un par de semanas, es un coste por mucho que este provisionado.

No es prepotencia, es saber contabilidad del primer semestre de la carrera.

ALlorens febrero 24, 2016 a las 01:06

Pues me temo que va a tener que volver a estudiar contabilidad y de paso lo que es el lucro cesante, concepto perfectamente acuñado por la abundante jurisprudencia del TS, y que no tiene nada que ver con lo que dice Vd.: un riesgo que se materializa.

Para que Bankia hubiera podido revertir la provisión contabilizada, tendría que haber ganado las demandas interpuestas por los accionistas que acudieron a la ampliación de capital. Por tanto, la decisión de Bankia es correcta y la que corresponde dada las sentencias del TS.

Si Vd. hubiera titulado su artículo: ¿Cuánto nos va a costa a los españoles las sentencias del TS sobre la ampliación de capital de Bankia?, pues no tendría nada que decir.

Pero lo que ha hecho es imputar a la actual dirección de Bankia unas pérdidas que tienen su origen en la gestión del equipo anterior. Una broma de mal gusto que no tiene ni pies ni cabeza.

Jesús Fernández-Villaverde febrero 24, 2016 a las 01:22

1. Veo que no quiere entender la diferencia entre una provision y un coste. Un riesgo realizado es un coste, por mucho que se haya provisionado

2. Lucro cesante es una expresion que empleo en su sentido en economia (un beneficio que no se obtiene) y que por otra parte se remonta a como se empleaba la expresion en derecho romano clasico. A fin de cuentas esto es un blog de economia, no de derecho. Como lo pueda definir el Tribunal Supremo en casos mercantiles o civiles en España en 2016 es irrelevante en esta discusion. Es mas, sacar ese argumento a colacion es el formalismo absurdo que tanto gusta en España y que disimula la superficialidad intelectual detras de una pedanteria decimononica.

3. La direccion de Bankia ha decidido lo que ha decidido. Podra haber sido forzada a ello por el Tribunal Supremo (y es mas, puede haber sido la mejor respuesta dadas las circunstancias y por ello fui muy cuidadoso en no criticar en ningun momento a la direccion actual), pero es, al final del dia su decision. Bankia tenia aun recursos legales en la gran mayoria de las demandas y podia haber luchado todas y cada una de ellas por años y años. Mi titulo tiene todo el sentido del mundo.

Siguiendo las reglas del blog de tres comentarios/respuestas sobre el mismo tema (reglas explicadas en la pestaña de comentarios), esta conversacion termina aqui: los argumentos ya han sido expuestos y los lectores sabran juzgarlos.

Jaime de B. febrero 22, 2016 a las 00:35

Sr. Fernández-Villaverde:

¿No le parece que toda esta hiperprotección del ahorrador tiene un claro trasfondo de cálculo político? Los partidos del Sistema saben que los que no tienen ahorros (porque nunca los tuvieron o porque se los han gastado todos con la “crisis”) seguramente no les van a dar su voto en ningún caso. Se tienen que volcar en los que sí los tienen, hay que mimarlos, que no se sientan traicionados, no vaya a ser que haya que repetir las elecciones y… De igual manera, ciertos medios hacen todo lo posible por fomentar otra vez un clima alcista respecto al precio de la vivienda (la otra gran hucha del pueblo, junto con los productos “garantizados” -por el estado y nuestros impuestos, a fin de cuentas- de los bancos y cajas “de toda la vida”-).

Supongo que me contestará que las soluciones radicales nunca son buenas, etc., pero… ¿alguien se ha preguntado en serio si no sería mejor dividir el sistema bancario en dos partes totalmente separadas, una para los depósitos de siempre, con alta liquidez y sin apenas remuneración, que podría ser pública, y una banca de inversión totalmente liberalizada, sin garantía alguna por parte del estado? Tanta regulación, tanto control, tanta garantía y tanto rescate, ¿han servido a fin de cuentas para algo más que privatizar los beneficios y nacionalizar las pérdidas?

Jorge febrero 23, 2016 a las 22:03

Desde mi humilde ignorancia: dentro de los 800 M de euros una parte va a pagar el 1% de los intereses de demora (104 M), ¿el resto del montante va dirigido al pago de la cobertura de los costes judiciales asociados? Me parece una barbaridad de dinero.

Jesús Fernández-Villaverde febrero 23, 2016 a las 23:46

En la entrada explico que reduzco este coste de 800 millones a BFA por entre 150 a 235 millones de euros precisamente por este motivo: que los costes legales ahora puedan ser menores de lo provisionado. Asi que en mi entrada solo considero estos costes de unos 565 a 650 millones (que incluirian ahora tambien los costes legales y de intereses de re-pagar a las grandes participaciones), no de 800.

En la conclusion añado que si estos 565 a 650 millones terminan siendo muchos, el coste se reducira. Señalo explicitamente la cifra de 36 euros por español, en vez de 40. Pero dado lo que todavia nos queda por delante, bajar de 36 euros puede ser dificil.

Finalmente, como respondia a otro comentario, la informacion contable en la red es reducida y tengo que hacer hipotesis que pueden no ser ciertas si tuviese acceso a informacion mas detallada (y mas tiempo para hacer esto).

Se han cerrado los comentarios de esta entrada.

Previous post:

Next post: