- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Frente a la despoblación y la desertificación tecnológica: ¿Más STEM?

Hace unas semanas, fui invitado por uno de los candidatos a la presidencia del gobierno autonómico para participar en un grupo de reflexión sobre el futuro de mi región. La pregunta para la que fuimos convocados era sencilla: ¿qué tipo de políticas aplicaríamos? Varios asistentes coincidimos en señalar que el problema más preocupante de la región era el del envejecimiento demográfico. Sus tasas de natalidad son de las más bajas de Europa (es la región con menores tasas de fertilidad de la UE) y lleva unos cuantos años de crecimiento vegetativo negativo. Es también una región que no parece levantar cabeza económicamente, en situación de crisis perpetua. Mi respuesta a la cuestión planteada en la reunión fue que era muy pesimista y precisamente porque el balance demográfico no permite suficiente margen para la acción en la práctica.

A lo que no puedo dejar de darle vueltas es a la sugerencia de otra persona asistente a la reunión, bien conocedora de las necesidades de las empresas y de los problemas con los que se encuentran para instalarse en la región: no encuentran suficiente personal altamente cualificado. Su sugerencia fue que desde el gobierno regional se debería impulsar la demanda de estudios STEM (acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics) para evitar estos cuellos de botella.

El problema de la escasez de personal cualificado, en especial con cualificaciones TIC, y la importancia de los estudios STEM (que incluye las TIC) como conductores del crecimiento económico en esta era digital, son ya temas clásicos. Permítanme que no me detenga en documentarlos, pero siempre que intento abordar este tema, me viene a la mente instantáneamente el mapa que aparece en la cabecera de esta entrada, que ya utilicé en otra entrada en NeG  en 2015 y que procede de un artículo de Goos, Konings y Vanderweyde. El mapa representa la intensidad del empleo Hig Tech en la regiones de Europa. Esto es, según los autores, el porcentaje sobre el empleo regional total de los sectores High-Tech y en las ocupaciones STEM de los demás sectores.

Los datos del Mapa son ya antiguos (2011), así que lo primero es tratar de actualizarlos para las regiones españolas. Es lo que propongo en el Cuadro 1, donde las columnas High-Tech se refieren a la definición de Goos et al., y las columnas STEM se refieren a las ocupaciones STEM independientemente del sector de actividad.

Como pueden ver, la media nacional sólo ha crecido unas décimas de punto porcentual, ya sea en STEM o en High-Tech, siguen estando la Comunidad de Madrid (con una menor  intensidad que en el 2011), Cataluña (con una mayor intensidad), y el País Vasco (con prácticamente la misma intensidad). Siguen prácticamente las mismas diferencias regionales, con alguna mejora notable, como la de Navarra.  Si descendemos al nivel de provincia Barcelona tendría  una intensidad de empleo High-Tech del 10,2% y la de Vizcaya del 10%, reduciéndose, por lo tanto, las diferencias con la Comunidad de Madrid.

Pero si entramos en mayor detalle en qué tipo de ocupaciones STEM y cuánto supone sobre el volumen de empleo nacional la preponderancia de estas tres regiones con mayor intensidad, observaremos considerables diferencias entre ellas.  Para ello, acudimos a los microdatos de contratos registrados entre enero de 2014 y marzo de 2018, y analizamos como se distribuyen los nuevos empleos (emparejamientos empresa-trabajador con contratos iniciales en este período).

El hecho diferencial de la Comunidad de Madrid dentro de las ocupaciones STEM es el alto volumen de emparejamientos en las ocupaciones TIC. Casi la mitad de los empleos de Analistas y diseñadores de software y multimedia del país trabajan en centros de trabajo de esta comunidad.  Sumando Cataluña, alcanzarían conjuntamente cerca del 70% de los empleos TIC de nivel superior del país, es decir, del total profesionales TIC, y cerca del 60% de los Técnicos y profesionales de apoyo de las TIC. En ingenierías, la Comunidad de Madrid también tienen un volumen de empleo superior a Cataluña, mientras que esta CCAA supera a la de Madrid en Físicos, Químicos, Matemáticos y afines y en las ocupaciones de técnicos de dichas ciencias y de la ingeniería. El País Vasco, por su parte, destaca por su aportación en ocupaciones de Ingenieros superiores (243) y en técnicos de la ingeniería. 
Pero para retornar a la cuestión que nos preocupa en esta entrada, nos preguntamos cuánto volumen de empleo generado en la actual fase expansiva se cubre con residentes inicialmente en otras CCAA. Aquí, de nuevo, es donde destaca especialmente la Comunidad de Madrid,  y sobre todo en las que mayor volumen de empleo aporta: las ingenierías y los profesionales TIC, alrededor del 30% de trabajadores de otras CCAA. y hasta 37%  para los analistas y diseñadores de software, con  
¿Y quiénes son las CCAA  más exportadoras de trabajadores para los empleos en ocupaciones STEM?  Esta información se puede aproximar comparando la CCAA de residencia  del trabajador (tal como indica el contrato inicial de los nuevos emparejamientos) y la CCAA donde se localiza el centro de trabajo. Como pueden ver, la primer región es Castilla-La Mancha, probablemente en parte por motivos de commuting, a continuación se sitúan 5  CCAA con indicadores de envejecimiento por encima de la media nacional, en especial, Asturias, Castilla y León y Cantabria. Además, la que se sitúan en la parte alta del cuadro, destacan por su altos valores en este indicador para todas las ocupaciones STEM, y en especial, para las ocupaciones de profesionales TIC. Por contra tanto Cataluña como Madrid, y el País Vasco, se encuentran a la cola en todas la ocupaciones.

Son muchos los factores por los se produce tal emigración que afecta a varias de las CCAA más envejecidas, uno de ellos puede ser la propia precariedad de los empleos STEM en estas CCAA. Como pueden ver en el Cuadro 5, tres de las CCAA que se encontraban a la cabeza del ranking de trabajadores STEM empleados en otras regiones, también son las que destacan por tener mayor peso de los contratos temporales sobre el total de contratos registrados en empleos STEM en centros de trabajo radicados en esas regiones. Por el contrario, Madrid y a continuación Cataluña, destacan, de nuevo, por todo lo contrario: ofrecen un mayor porcentaje de contratos indefinidos, de nuevo también para profesionales de las ciencias y de ingenierías y para profesionales TIC, ocupaciones para las que absorben mayor volumen de empleo, y en particular, la Comunidad de Madrid, absorbe también a más trabajadores residentes en otras regiones.

Conclusiones

Me gustaría concluir con unas frases que dijo Manuel Pimentel precisamente en Oviedo en fechas cercanas a la reunión a la que aludí al inicio de esta entrada.

"En las ciudades medianas españolas, como Oviedo, y en algunas europeas está ocurriendo un fenómeno común que las está arrastrando a un importante declive. Los jóvenes prefieren desplegar sus carreras profesionales en lugares como Madrid o Barcelona. ¿Por qué ocurre todo esto?  ... (Por) la nueva economía digital", plagada de compañías que crecen de forma rapidísima y que tienen un poder de atracción tremendo. "Eso beneficia, sobre todo, a las grandes ciudades. Las medianas se van a quedar como unos grandes decorados, bonitos, porque Oviedo es muy bonito, pero vacíos, y que solo se llenarán los fines de semana para atender al turismo".

Es decir, además de la polarización ocupacional que nos trajo la nueva economía digital, existe otra polarización territorial, que envejece aún más la población en aquellas regiones que ya sufren  de envejecimiento crónico. Y estas regiones, probablemente necesiten de un plan de choque para intentar revertir la situación en el largo plazo. Invertir aún más en educación STEM puede ser una buena política para que los jóvenes tengan una oportunidad fuera de estas regiones, pero no resolverá per se su principal problema , y menos si sus empleos STEM además de ser más escasos, también son más precarios.