¿Cuánto más trabajan los Nórdicos que nosotros?

NeG Visual y Básico

No resulta fácil analizar cómo se está desarrollando la recuperación con los indicadores usuales del mercado de trabajo. Los datos del paro no dejan de sorprender debido a los vaivenes de la actividad laboral. La tasa de empleo (la proporción de personas de una determinada edad que están ocupadas) no sufre de este mal, pero si de otro que comparte con la tasa de paro. No tienen en cuenta las horas de trabajo. De hecho, basta con que una persona haya trabajado una hora para que deje de ser parado y se considere como ocupado. Y así, podemos discutir en vano sobre varias hipótesis acerca de esta recuperación, partiendo de la posibilidad de que se base predominantemente en mini-jobs.

Es hora de desempolvar un indicador del que se dejó de tener conocimiento desde que Eurostat dejara de publicarlo en el inicio de la crisis: la tasa de empleo equivalente a tiempo completo (TEQTC) (1) ¿En qué consiste? Pues, simplemente en lugar de ponderar cada empleado por 1 como la tasa de empleo, lo hace por el cociente entre las horas que ha trabajado y la jornada ordinaria a tiempo completo. De esta forma, si esta jornada ordinaria es de 40 horas a la semana y dos personas consiguen emplearse cada una por 20 horas a la semana, sumarían 2 al numerador de la tasa de empleo, pero sólo 1 al de  la TEQTC.

Técnicamente resulta algo más complicado. Por un lado, las horas de trabajo que aparecen en el numerador son las horas efectivas, o realmente trabajadas por cada empleado. Por otro lado, siguiendo la definición reglamentaria, en el denominador aparecería la jornada media normal, ésta es, la pactada en el caso de los asalariados y la habitual para el resto de empleados. No siempre se dispone de las jornadas pactadas, en cuyo caso se utilizan las usuales o habituales. Ambas opciones se han dibujado en el Gráfico 1, acompañando a la tasa de empleo tradicional.

Graf1

Durante esta larga recesión, la tasa de empleo para la población de 25 a 64 años –que es la que ha pasado a ser referencia para la CE- cayó cerca de 10 puntos. En ese tiempo hemos pasado de estar muy cerca de la media de la UE-15 a alejarnos en estos mismos 10 pp. Como se puede ver en el Gráfico 1, esta caída ha sido fruto en realidad de una drástica disminución de la tasa de empleo de los varones en casi 15 pp. Por otra parte, el avance del tiempo parcial en España, no parece haber impedido que las dos tasas de empleo equivalente (las líneas verde y roja) hayan seguido un movimiento casi paralelo a la tasa de empleo. Las diferencias entre tasas de empleo y TEQTC son casi el doble para las mujeres, debido esencialmente a que también doblan a lo varen en las tasas de empleo a tiempo parcial.

El Gráfico 2 muestra las tasas de empleo y las TEQTC en España y en otros 9 países europeos con mayores tasas de empleo y de tiempo parcial que España. Son para el 2013 y se han calculando utilizando los microdatos de la EPA europea. Como se puede ver, en el caso de los varones, las diferencias entre países en las tasas de empleo se mantienen para las TEQTC, pero no para las mujeres. De hecho, España recorta sus diferencias significativamente con todos los países, superando incluso la TEQTC de Holanda.

Graf2

Un primera causa de esta reducción en las diferencias con nuestros vecinos es evidentemente la mayor intensidad del tiempo parcial en todos los demás países lo que reduce los numeradores de sus TEQTC.

Pero, déjenme centrarme en esta entrada en otras razones importantes para explicar las diferencias entre tasas de empleo y TEQTC. Existen situaciones en las cuales los trabajadores pueden ser contabilizados como empleados (y por lo tanto incluidos en la tasa de empleo) aunque no hayan trabajado ninguna hora durante la semana. Además, también puede ocurrir que la jornada efectiva de trabajo se haya desviado de la jornada habitual o pactada.

El primer caso se puede dar por estar ausente por vacaciones o de baja por enfermedad o incapacidad temporal, o por permiso o excedencia por nacimiento de un hijo, por ayuda familiar u otro tipo de ausencia con una reincorporación en tres meses que diera derecho al menos el 50% del salario. En todos estos casos, las personas aparecería en la tasa de empleo, pero no en la TEQTC. Otras razones pueden ser la existencia de jornadas flexibles, el mal tiempo, el paro parcial por razones técnicas o económicas, expedientes de regulación de empleo, huelgas, actividades de representación sindical o haber recibido formación fuera del establecimiento.

Las razones por las que se ha trabajado menos de las horas habituales pueden ser las mismas que las anteriores, además de días festivos o de permiso, jornadas flexibles o que se haya finalizado o comenzado un contrato durante la semana. Evidentemente, también se pueden dar  situaciones en la que se trabajan jornadas semanales más largas de las habituales, por jornadas flexibles o por la realización de horas extraordinarias, por ejemplo.

Para el caso Español, la EPA nos indica que estos motivos han perdido algo de importancia a lo largo de esta recesión, pero que aún siguen afectando una proporción sustancial de trabajadores, y en especial mujeres. Por ejemplo, cerca de un 10% de las que están contabilizadas en la tasa de empleo dejan de estarlo en la TEQTC por no haber trabajado ninguna hora. Además, tanto para los hombres como para las mujeres es mayor la proporción de empleados que trabajan menos horas de las habituales que aquellos que, por lo contrario, trabajan más, lo que reduce también las TEQTC en relación con las tasas empleo tradicionales.

 

Graf3

 

Estos factores también han de tenerse en cuenta a la hora de explicar las diferencias entre nuestras tasas de empleo y las de los países de referencia en esta entrada. Por ejemplo todos ellos tienen una mayor proporción de empleados que no trabajaron realmente o lo hicieron menos de lo habitual, “hinchando” sus tasas de empleo y reduciendo sus TEQTC. En este sentido, los casos de Suecia, Finlandia y Francia con unos 20 pp más en la proporción de ocupados que han trabajado menos de lo habitual o, sencillamente, no han trabajado, son especialmente significativos.

GRAF4

Finalmente, en este mismo sentido, el Cuadro 1 presenta más de una sorpresa. Si nos detenemos en las razones principales para desviarse de la jornada habitual, constatamos que no son las vacaciones, ni las fiestas. Cierto que aún superamos algo a alemanes e ingleses, pero según estos datos estamos lejos de llegar a las cuotas de franceses y los países escandinavos en general. También somos el país en el que menos personas reducen su jornada efectiva (respecto de la habitual) por permisos de maternidad o paternidad, tanto para hombres como para mujeres. En esta comparación, tampoco parece que  abusemos más que lo demás de las bajas por enfermedad, accidente o incapacidad temporal. Lo que si se confirma, en cambio, es nuestra falta de flexibilidad en las jornada laborales, tanto para reducirla como para aumentarla.

Cuadro 1

En definitiva, las TEQTC y su comparación con las tasas de empleo tradicionales nos dan una visión algo distinta de nuestros déficit en materia de empleo en comparación con los oaíses del norte. Cierto que están presentes, y son importantes. Pero se pueden moderar un tanto cuando se ponen en evidencia los empleados que reducen sus jornadas o simplemente no trabajan, por motivos diversos, hechos que con consiguen captar  agregados tradicionales como las tasas de empleo.

 

Profesor Titular en la Universidad de Oviedo en el Departamento de Economía e Investigador de Fedea. Sus campos de investigación son la economía laboral y la economía de la educación.

Hay 4 comentarios
  • Tres reacciones rápidas. Primero, en cualquier análisis económico, lo importante es el tiempo efectivamente trabajado por cada trabajador (si pudiéramos medirlo en segundos en lugar de años, meses u horas, sería mejor). Segundo, introducir cualquier estándar arbitrario para analizar si una persona ha trabajado mucho o poco no parece que agregue algo al análisis económico del trabajo de millones de personas. Tercero, sí, las estadísticas de empleo y desempleo que habitualmente se usan tienen errores graves de diseño y también de recopilación, procesamiento y presentación, y por esto mismo deberían usarse con muchísimo cuidado en el análisis económico.

  • ¿ En realidad valen para algo los datos de empleo "desalados" ?

    Si se desglosa un trabajador por las horas trabajadas también debería desglosarse por la eficacia de cada hora y la eficacia solo puede medirse en términos de ventas; por lo tanto, suponiendo que el mercado fuese libre, la única medida total del trabajo sería el monto total de salarios privada y libremente pagados porque son la estimación de las ventas.

    Así, tenemos los salarios individuales y su total: ¿ se puede detallar más ? ¿ se pueden sacar las componentes de ese sueldo individual ? Soy escéptico.
    Y más aún: ¿ Es lícito sumar personas con eficiencias distintas o solo se deben sumar salarios, como en cualquier otro producto heterogéneo ?
    Y por último: ¿ No estaremos demasiado influidos por la obsesión keynesiana del pleno empleo y buscamos medidas ad hoc homogéneas pero espurias ? ¿¿¿¿¿¿ Puede alguien estar seguro de que no estemos YA EN PLENO EMPLEO en términos de eficiencia ????????

    ..."desalados" es porque van sin salarios... que hay que explicároslo todo (guiño)...

  • No cabría perfeccionar el indicador de tasa de empleo equivalente a tiempo completo corrigiéndolo mediante la consideración de quienes hacen tiempo parcial de manera voluntaria como equivalente a tiempo completo.
    Lo de equivalente a tiempo completo es cuando menos relativo.
    Creo que la clave estaría en la "involuntariedad". Según EPA sobre el 60% de los parciales.
    ¿El caso del autónomo que hace 14 horas diarias cómo lo clasificaríamos?

    • La "involuntariedad" la incorporamos a la tasa de infra-utilización del trabajo (que extiende la tasa de paro), como por ejemplo aquí
      Con la tasa de empleo equivalente tratamos de acercar el concepto de "ocupación" al de "puesto de trabajo", independientemente de que se hubiera preferido trabajar a tiempo completo o a tiempo parcial.

Los comentarios están cerrados.