“Trabajar más horas para salir de la crisis”

El presidente de la CEOE ha afirmado esta semana que "Es imposible estar trabajando 38 horas y pensar que se va a salir de la crisis". Se debe "trabajar más y, desgraciadamente, ganar menos". "Es muy duro decirlo, pero es la verdad" (veáse aquí o aquí, según gusto). Estas declaraciones  dan, evidentemente, para mucho juego. Centrémonos aquí en la jornada laboral y echemos un vistazo a los datos, antes y después de la crisis, y comparémonos con los demás países europeos. Llegaremos fácilmente a la conclusión que estaremos en contra de estas afirmaciones si creemos factible cambiar de modelo productivo, y a favor, si hemos tirado la toalla.

De las palabras de Díaz Ferrán se pueden derivar al menos dos cuestiones relacionadas con nuestra jornada laboral efectiva. En primer lugar, que por trabajar sólo 38 horas somos menos productivos. En segundo lugar, e implícitamente, el absentismo es alto, si bajara, saldríamos más rápidamente de la crisis.

Jornadas por encima de la media e insensibles a la crisis

En el Gráfico 1, se muestra la diferencia entre la jornada semanal media efectiva de España y los demás países europeos en los 2º trimestres de 2006 y 2010. La primera observación es que, en nuestro país, la jornada semanal efectiva (38,2 horas semanales) es 1.3 horas más que la media de la UE27. Existe una clara diferencia entre la mayoría de los países de la UE15 y los países de nueva incorporación y candidatos. Estamos casi en la zona de nadie. Trabajamos en media más que la mayoría de los países de la UE15, similar a Portugal, casi 3 horas menos que Grecia, pero 7,7 horas más que Holanda, 5.2 horas más que Noruega o 4 si nos comparamos con Dinamarca. Ahora bien, también trabajamos mucho menos que Turquía (10,3 horas) y algo menos que la mayoría de los últimos estados incorporados a la UE. La segunda observación es no se ha producido un cambio significativo en la jornada laboral efectiva desde el inicio de la crisis (sólo 0.1 horas de media entre los segundos trimestres de 2006 y 2010).

En los países más productivos, los asalariados tienen jornadas semanales medias más bajas y los empleadores más altas

La jornada semanal efectiva media es evidentemente fruto de muchos factores. Por ejemplo, no trabajan el mismo número de horas a la semana los asalariados, los empleadores o los autónomos. En el Gráfico 2, se muestran las horas trabajadas por los asalariados y los empleadores y la productividad media por cada persona empleada. En todos los países, los empleadores trabajan en media más que los asalariados, pero la diferencia de jornada entre ambos es generalmente mayor en los países más productivos. El gráfico parece mostrar una posible relación negativa entre la jornada media de los asalariados y la productividad media por trabajador, y lo contrario, una posible relación positiva entre las jornadas de los empleadores y la productividad por trabajador.

Los países con mayor incidencia del tiempo parcial también son los más productivos

La insensibilidad de las jornadas a la crisis también parece mantenerse si distinguimos los empleos a tiempo parcial y a tiempo completo. La tasa de incidencia del tiempo parcial apenas ha aumentado durante la crisis. Sin embargo, el aumento de este tipo de empleo bien pudiera ser una solución ante el recorte de la demanda.

Por otra parte, acercarnos al modelo de nuestros vecinos del norte deberá pasar ineludiblemente por aumentar el peso del tiempo parcial. O, visto de otro modo, también parece haber una relación positiva entre incidencia de este tipo de empleo y la productividad por trabajador.

La incidencia de las bajas laborales ha caído sustancialmente desde el inicio de la crisis.

Finalmente, no parece que la incidencia de las bajas laborales durante este período de crisis sea una justificación para exigir que se trabajen más horas. Todo lo contrario, las tasas de baja parecen mostrar el comportamiento cíclico esperado. Si nos fijamos en el porcentaje de asalariados que no han trabajado o han trabajado menos horas por causas de baja por enfermedad, accidente o incapacidad temporal, éste se ha reducido sustancialmente en los tres últimos años. Teniendo en cuenta que la tasa de baja es menor entre los empleados temporales y que estos han sufrido en mayor medida el impacto de esta crisis, la de los indefinidos ha caído aún más.

En definitiva, nuestra jornada laboral media parece corresponder con nuestro modelo productivo. Cambiar de modelo, acercarse a los países a los que nos queremos parecer, supondrá un aumento de la productividad, y más que probablemente un aumento de los salarios y una disminución de la jornada media. En este sentido, la propuesta de Díaz Ferrán sólo puede considerarse como un paso hacia atrás.

Profesor Titular en la Universidad de Oviedo en el Departamento de Economía e Investigador de Fedea. Sus campos de investigación son la economía laboral y la economía de la educación.

Hay 22 comentarios
  • También hay una fuerte relación entre las ventas de coches de gama alta y deportivos y la productividad de los países. El incremento en el número de coches deportivos vendidos parece desencadenar una transformación hacia un "modelo productivo" con mayor productividad, mayor valor añadido y más dirigido a la exportación.

    En ese sentido, reducir la fiscalidad de esos coches, y, por qué no, subvencionar su compra podría suponer una ayuda al cambio de "modelo" y acelerar la salida de la depresión.

  • Me gusta muchísimo esta entrada del blog, enhorabuena y gracias.

    Luisito, creo que te equivocas. Los paises más productivos, los que mejor están gestionando la crisis, son los que tienen unas fiscalidad más alta. La compra de esos coches es la consecuencia del nivel de vida, no su causa. Solo es un síntoma si toda la sociedad se mueve a la vez en la dirección del bienestar. Si no solo es un espejismo.
    Puedes usar como muestra la proporción de coches de gama alta por habitante en los Emiratos del Golfo, y la mayor parte situación de sus ciudadanos

  • Luis, creo que luisito estaba haciendo un sarcasmo para dar a entender que correlación no implica causalidad.

    • No creo que haya que buscar ninguna causalidad en esta entrada. Sólo constatar que en países con más productividad por empleado que el nuestro la jornada laboral de los asalariados es menor y que en los menos productivos es mayor. Si identificamos salida de la crisis con un modelo más productivo y se mantiene esta asociación, probablemente la jornada media será también menor. Tampoco se aborda el tema de cómo conseguir ser más productivo. No era la intención.

  • La propuesta de Díaz Ferrán es la propuesta fácil para los empresarios, gobierno y legisladores y la difícil para los empleados.
    Fácil para los empresarios porque básicamente consiste en mantener todo como está pero obtener lo que falta apretando un poco más a ese recurso llamado "empleados", que importa una mierda si son personas o cosas y que no tengan otra cosa mejor que hacer que pasarse el día metidos en la oficina (viendo como la ineptitud de sus mandos superiores hagan que decaiga la producción en picado).
    Yo no sé muy bien a qué se deberá, pero el hecho de que los proyectos los saquen adelante empresas subcontratadas de las subcontratadas es obvio que implica pérdida de productividad (y de calidad, por supuesto) y que multitud de personas estén empleando su tiempo en dirigir y gestionar en vez de en "hacer". Lo que se dice: ¡un país de intermediarios!

  • jjj muy buena la de los coches, pero si no me equivoco (y no es tan en broma) en nuestro pais precisamente se ha echo esto hasta ahora. Es decir incentivar la industria del automobil y no creo q nos vaya a dar buenos resultados

  • A mi también me gusta el sarcasmo de Luisito. La propuesta de Diaz Ferran no debe de tomarse tanto en broma. La industria y el turismo español han dejado de ser competitivos. La diferencia del IPC entre España y Alemania durante los diez últimos años es del 15%. Este valor es el que se debe reconducir urgentemente. Claro, lo podemos hacer aumentando la productividad trabajando solo 20 horas a la semana y tardaremos cinco o diez siglos a resolver el problema.
    España tiene la productividad que tiene. El modelo de ladrillo ha quedado atrás y la industria que resiste tiene problemas para exportar y para resistir la entrada de productos del exterior. Si no se ha podido devaluar la moneda alguna cosa se deberá hacer para aumentar la competitividad perdida. Creo que nos debemos colocar en la cabeza cómo disminuir el 15% perdido, y para ello se debe actuar de forma conjunta entre la contención o disminución de salarios, aumento de horas de trabajo y disminución de la cotización salarial de las empresas. Cuanto más se tarde, más duro será el ajuste.
    Finalmente no cabe olvidar que el aumento de productividad el 15% nos vuelve a colocar de forma correcta frente a Alemania y el resto de Europa. Posteriormente deberemos pensar cómo resolvemos el diferencial competitivo con China. Pero de ello hablaremos cuando un próximo post nos hable de Francia y las huelgas.

  • Es peor aún de lo que se dice en el artículo, por el dato optimista de que la jornada media es de 38,2 horas semanales. Ese dato se ha calculado haciendo la media con las jornadas anuales máximas dispuestas cada año en los convenios colectivos vigentes.

    Pero la realidad es que aunque existe esa jornada anual máxima, casi el 100% de los trabajadores (descontando los empleados públicos y no todos) trabaja 40h semanales o más. A la mayoría incluso le ponen en el contrato que la jornada es de 40h de lunes a domingo, sin cortarse un pelo, demostrando no sólo que la ley les importa un pimiento sino demostrando además una ignorancia total de la misma, porque hay que ser muy tonto para poner por escrito nada menos que en un contrato que se está incumpliendo la ley, poniendo en bandeja al empleado la demanda en el juzgado de lo social y la denuncia ante inspección de trabajo.

    Cualquiera que como nosotros haya visto muchos contratos, como un sindicalista o un abogado laboralista, estará de acuerdo en esta afirmación.

  • Pingback: Anónimo
  • Claro, el problema es ese. Que tenemos que trabajar mas y cobrar menos.

    ¿Que es la productividad? Bienvenidos al modelo de la ignorancia española.

    Un ejemplo:

    "No quiero gastarme 10000 euros en mejorar mis TI, prefiero pagar 200000 euros en salarios y que sigan usando agendas de papel. ¿Que se necesita productividad? pues que escriban con letra mas pequeña en la agenda. Y los bolis que los compren ellos."

    Este es el testimonio de Faustino menendez. Un ficticio empresario español al que su padre le pagó unos buenos títulos. Cobra 100000 euros anuales que no se puede recortar, porque si no, no podria pagar su hipoteca, su coche y los caprichos de su esposa. No sube los salarios a sus empleados, porque sabe que seguirían intentando escaparse del curro igualmente. Es lo que él hace. Tampoco les da una parte de los beneficios para que los empleados se motiven y se sientan parte de la empresa, porque la empresa es suya y los beneficios suyos.

    Que trabajen mas, pero que trabajen ellos.

  • No soy ningún experto en economía pero desde hace varios años devoro todo lo que cae en mis manos sobre esta materia. Así que sin más dilación quiero proponer que no se haga caso a alguien que dice representar a los empresarios españoles (y bien que lo hace) puesto que siguiendo su ejemplo seguimos con el concepto medieval de aquí se hace lo que yo digo y si hace falta hacer más horas pues se hacen y sin cobrar. Creí que Cuevas era el peor sindicalista vertical de la era franquista y que era imposible superarlo pero el señor Díaz Ferrán se ha superado, no sólo se atreve a dar lecciones sino que las verbaliza y aplica en sus negocios (Air Comet, Marsans,...). Las estadísticas nos dan una visión muy interesante de temas dificilmente medibles de otra forma pero no siempre nos dicen toda la verdad, mezclar productividad con más o menos horas me parece muy escasa visión, porqué nadie se pregunta porque no hay más empresa españolas entre la lista Best Workplaces España 2010, respuesta, nada de lo que se fomenta y valora en este estudio se aplica en la mayoría de empresas de capital español y para más datos de desmotivación, baja productividad, ninguna expectativa de futuro..., pueden darse un paseo por una sección especial denominada "Pre-Parados" que ha publicado EL País que no deja en muy buen lugar a la CEOE y todo lo que representa. Muchos dirán que esa no es la realidad española y que ellos no se sienten representados porque su nivel adquisitivo es bueno y su relación con la empresa es excepcional pero eso mismo dijeron algunos que trabajaron en su momento con la generación de mis padres y al final vieron que los derechos adquiridos se habían convertido en obligaciones. No hay futuro en España

  • Dos días después, el vocal del BDE José Manuel González-Páramo replicó al presidente de la CEOE aseverando que “no hay que trabajar más, hay que trabajar mejor”

    http://www.lne.es/economia/2010/10/16/bce-replica-diaz-ferran-precisa-trabajar-mejor-productivos/981211.html

    Seguro que todos los blogueros de NEG tienen un criterio propio sobre qué aspectos de sus respectivos trabajos son susceptibles de mejora. Seguro también que todos podríamos aplastar el teclado relatando el calvario que supone vencer la inercia del cambio: la rigidez del mercado laboral en España tiene su reflejo en la inadecuada organización del trabajo de buen número de empresas, entre las que incluyo organismos públicos. Creo que este sería un tema a tratar en futuras entradas.

    Por si fuera poco, Spain is different “magna cum laude”, en material de horarios: aquéllos de vosotros que vivís o conocéis EE.UU., R.U. y esos otros países perezosos del gráfico 1: ¿a que hora comen / cenan vuestros amigos “nativos”?

    Por supuesto, trabajar mejor es condición necesaria, que no suficiente, para salir del pozo de brea en que nos encontramos. Me vienen a la cabeza las palabras de mi profe de micro sobre la productividad: el último ensamblador de rabillos de boina será, sin duda, el profesional más productivo de su sector.

  • Ni en mis días de asalariado principiante recuerdo jornadas inferiores a las 60 horas semanales y es fácil imaginar los motivos del vocal del Banco de España para pronunciarse de modo tan... connivente con las prédicas de los que nunca han tenido que dar un palo al agua o ser responsables de producir algo parecido a la riqueza real.
    El mundo económico no se mueve hacia la prosperidad con las normas oficiales ni fueron estas nunca capaces de generar progreso y prosperidad reales. Todo lo contrario. Las normas son un COSTE --normalmente no pactado--, y mal pueden ser sinérgicas.

    Dicho lo cual, es cierto que siempre tuve la sensación de que mis horas de trabajo en España rendían como un 15% menos que lo que conseguía en el tiempo equivalente en USA donde trabajé unos buenos años.
    Es una sensación, un "educated guess", nada más. ¿Por qué?
    Me parece que esto sucedía por efecto de dos factores: Las diferencias de estandarización cultural y la "dependability", la fiabilidad.
    Era más fácil comunicarse, se entendía mejor uno con alguien desconocido en Palo Alto respondiendo a una llamada desde Boston que la misma conversación llamando desde Huesca al Vallés.
    Quizás en parte por ese mismo fenómeno, tu nivel de confianza en el resultado de la llamada era más alto y te bastaba con hacer una en vez de varias.
    En España hemos conseguido ese milagro. Nos resulta más eficaz, laboralmente hablando, relacionarnos con desconocidos al otro extremo del mundo que entre españoles a 200 kms de distancia.
    Esta "ineficacia sistémica" se ha ido exacerbando durante el desarrollo incontrolado de las “autoctonías” y a pesar de ser un gran colectivo humano (seguimos vivos y hasta hay quien nos mira con pelusa a pesar de un horroroso record de gobernantes) es la responsable de una parte no menor de nuestra tasa de paro.
    Digo.

  • ¿Ya hemos cerrado el paréntesis en la economía de mercado que proponía este empresario de éxito o aún continúa abierto?

  • Totalmente de acuerdo!!!
    Varios estudios realizados en diferentes países de Europa, demuestran que la productividad de los trabajadores disminuye si la jornada laboral es muy amplia o partida, es decir, si trabajamos muchas horas.
    Normalmente, la gente que trabaja "a turnos" o en verano cuando existe "jornada instensiva" el trabajador es más productivo y más feliz porque dispone de más horas libres para su vida personal.
    Dependiendo del trabajo y filosofía de la empresa, tendremos un horario u otro laboral.
    La gente no trabajadora que se encuentra en desempleo, empieza a entender la importancia de la formación de cada uno, por ello, mucha gente está formándose en escuelas y academias con la esperanza de optar a trabajos mejor remunerados y más valorados por la sociedad.

  • Las afirmaciones de Díaz Ferrán son el corolario perfecto a su acreditada y magnífica trayectoria profesional. Sus empresas siempre funcionarían bien en Marruecos pero no subsistirían en Alemania.

Los comentarios están cerrados.