¿Quién teme a la deflación?

Hoy Ricardo Lagos (NYU) ha contado su interesante investigación "Asset Prices, Liquidity, and Monetary Policy in an Exchange Economy" en Bellaterra. Llegado el momento del análisis normativo de nuevo aparece la Regla de Friedman (tipo de interés nominal cero y deflación a la tasa de descuento temporal de los agentes) como la política óptima. Y digo "de nuevo" porque resulta sorprendente cuan robusto es ese resultado de política monetaria óptima a un número importante de marcos analíticos distintos.

Esos resultados a mí, que sé muy poquito de monetaria, me chocan bastante con la alarma que genera en los medios de comunicación la deflación y los tipos de interés nominal a cero (o casi).

Hay 5 comentarios
  • Cuando el dinero se usa solo para hacer transacciones y no da otro servicio la regla de Friedman (bueno no exactamente la regla de Friedman sino que el dinero de el mismo interés que los activos alternativos). Si el dinero tiene otras virtudes entonces la política óptima es otra. En mundos con precios fijos, la política óptima incluye consideraciones para arreglar la dificultad de ajuste de los precios.

    Para tener políticas óptimas alternativas, el dinero tiene que tener roles alternativos. Los marcos analíticos importan menos. Por ejemplo, Javier y Ramón (con Pedro y Georgia) documentan que la política óptima tiene consideraciones de manipulación de la deuda. En otras palabras, como imprimir dinero es una fuente de ingresos públicos, la mejor de las políticas se determina simultaneamente con la imposición óptima.

    Aprovecho esta oportunidad para atacar, denigrar y minuscabar el usar la lógica de Ramsey como sinónimo de política óptima y pido por favor que los que la tengan en mente añadan el latiguillo cuando el gobierno tiene capacidad de comprometer a futuros gobiernos. En otras palabras la política óptima debe ser la que satisface consistencia temporal. Si no, no es implementable.

  • Aprovecho la oportunidad que me ofrece Jose Victor para denigrar y minuscabar la logica y hasta el termino "politica optima", sin nada mas anadido (tios, donde encontrais acentos y "enyes" en las tecla QWERTY?).

    No hay "politica optima" y punto: hay la politica optima para X y la politica optima para Y y hasta la para Z(P). El mundo real es uno de agentes heterogeneos y conflictos de intereses. Las politicas siempre se utilizan para servir algun interes de parte, nunca para un supueso "interese general" que casi nunca existe. Y las politicas, especialmente las fiscales y monetarias, redistributivas son, como nuestros amiguetes en el Fed y en el Treasury nos acaban de provar un cien veces mas.

  • Aprovecho la oportunidad para denunciar la falta de acentos en mi computador en FEDEA, pero tambien para recordar otro problema asociado a la deflacion. Mi amigo Will Roberds del atlanta fed que sabe mas que nadie de instituciones y sistemas de pago (Bueno sabe menos que Michele y Victor pero eso es normal 😉 ) me cuenta que otro problema de la deflacion (asociado a lo que comenta Victor sobre la deuda) es que casi todos los contratos de deuda privada (por ejemplo las hipotecas) estan firmadas bajo el supuesto de inflacion positiva. La deflacion haria estos contratos impagables. Se podrian cambiar, claro, pero seria un problema el decidir como y cuando.

  • Michele y Juan. En windows van a control panel, languages and regions y añaden un lenguaje, español, claro, o dos para aprovechar el viaje. Después apretando alt shift left cambia del teclado español al inglés. Hay que recordar que la ñ está donde los dos puntos y el acento donde las comillas. Para otros signos menos habituales se puede volver al teclado guiri.

  • No hace falta ni cambiar de teclado en el panel de control para escribir á é í ó ú ñ. La opción más sencilla es utilizar cualquier editor de textos (Wordpad el gratuito que viene con la computador) antes de poner un acento por ejemplo en la letra (e) haceis CTRL + (la tecla “) y luego la vocal pertinente en este caso la (e), y el acento sale de forma mágica. Es igual que el teclado en español pero con un paso más (CTRL). Para la ñ de ESPAÑA basta con la siguente secuencia CTRL+SHIFT+~+n = ñ, si uno quiere MAYUSCULAS tiene que CTRL+SHIFT+~+SHIFT+n = Ñ. Editar en Wordpad siempre es más agradable que utilizas la minúscula ventana de comentario de entrada del blog. Cortar y pegar es trivial en cualquier idioma. Fins i tot en català. Este último acento queda como ejercicio para los catalano parlantes 🙂

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad