Pollos azules en la universidad española - de Carmen Herrero

por Antonio Cabrales el 26/07/2011

Carmen Herrero nos cuenta unos tristes sucesos que están teniendo lugar en la Universidad de Alicante, que tiene uno de los mejores departamentos de economía de España. Pero, como ella les contará nuestras buenas instituciones son frágiles. Al final del relato ponemos enlaces con más detalles.

Es bien sabido que las mutaciones constituyen una parte esencial del progreso de los organismos vivos y de las sociedades. Y también que las mutaciones requieren que los mutantes puedan sobrevivir merced a su número y a su capacidad de impregnar suficientemente al grupo. Masa crítica y capacidad de influir son pues los elementos esenciales que posibilitan las mutaciones.

Hay organismos y sociedades, sin embargo, que se muestran especialmente refractarias al cambio, al progreso, o a la mutación. En estas sociedades la vida es muy difícil para los mutantes y su probabilidad de sobrevivir en el medio o largo plazo es reducida.

Recientemente me hablaron acerca de un experimento en que colegas de economía estaban colaborando con biólogos. Parece ser que en una granja de pollos se pintaba a unos pocos de los pollos recién nacidos de color azul, y se observaba el comportamiento de los demás pollos. La situación era radicalmente distinta dependiendo del número de pollos pintados. Cuando este era bajo, los demás pollos los atacaban, hasta matarlos a picotazos, pero si el número de pollos pintados sobrepasaba un cierto umbral, entonces el color azul dejaba de tener importancia, y los pollos convivían tranquilamente.

Independientemente de si el tener las plumas azules se puede considerar una ventaja comparativa para la supervivencia, la lección que se desprende de la historia anterior es que hay una tendencia instintiva a matar al alienígena, entendiendo por tal a aquel que es diferente de los demás. Una intolerancia intrínseca ante lo diferente y pequeño.

En las sociedades permeables, o que tienen que luchar con un entorno hostil para sobrevivir, los mutantes que funcionan mejor suelen triunfar en el largo plazo. Lo mismo ocurre en las especies animales: Los demás miembros de la sociedad se dan cuenta de que su producción es mejor para el conjunto, de que el esfuerzo realizado es más selectivo y mejor, de que sus genes tienen mas capacidad reproductora, y el resto de la sociedad, paulatinamente, acaba mutando. Y se produce una mejora social, o una mejora biológica.

Sin embargo, hay sociedades que parecen impermeables a la mutación, en las que los mutantes, aunque consigan resultados mucho más interesantes desde el punto de vista del colectivo, acaban siendo eliminados. Estas sociedades se caracterizan por tener garantizado el sustento de sus miembros, y el mantenimiento de los privilegios de sus dirigentes, independientemente de su desempeño. Bajo las actuales leyes, y en ausencia de una sociedad civil suficientemente informada, y sin exigencias de funcionamiento que condicionen los presupuestos, las universidades españolas son el típico ejemplo de sociedad potencialmente impermeable.

Para nuestra desgracia como país, el sistema de gobierno de nuestras universidades está diseñado de tal forma que los objetivos de los dirigentes, salvo contadas excepciones, no son el mejorar el desempeño de su institución, sino mantenerse en el poder el mayor tiempo posible. Así, los rectores son esclavos de sus relaciones de dependencia electoral, ciertos lobbies se convierten en dirigentes en la sombra, y los incentivos operan en muchos casos en la dirección de mantener un entorno uniforme, donde nadie destaque demasiado, donde no haya espacio para los mutantes.

En una universidad de provincias, hace más de 20 años se empezó a construir un departamento que funcionara de acuerdo a las reglas de los departamentos competitivos de las universidades mejor situadas a nivel internacional. Ello suponía evitar la endogamia, montar un programa de doctorado internacional exigente con los alumnos, pero que los formara adecuadamente, conseguir que estos doctores jóvenes salieran al mercado y fueran exitosos en él, fomentar la investigación de calidad, la rotación del profesorado, la internacionalización, la apuesta por innovación, etc. Este departamento se unió en esta apuesta a otros departamentos españoles de la misma disciplina, situados, sin embargo, en las grandes ciudades: Madrid y Barcelona. Quienes pasaron por ser un puñado de locos se embarcaron en esta aventura. El resultado fue espectacular: doctores egresados de este departamento se encuentran repartidos por todo el mundo; gracias a este departamento, en el ámbito que opera, la universidad es conocida a nivel internacional, hay personas que han pasado por ella, trabajado en ella y dejado su impronta en ella en todo el mundo. Y siempre se hablaba del Milagro que suponía que este departamento siguiera funcionando en esta forma.

La existencia de este departamento, orgullo de puertas afuera, se estaba convirtiendo, sin embargo, en un problema interno. El delicado equilibrio necesario para el sostenimiento de esta aventura se empezó a quebrar. Algunos departamentos se sentían incómodos; los sindicatos tenían problemas para aceptar reglas de promoción no automáticas; ciertos profesores se sintieron tratados injustamente, y el rectorado, implicado directamente en el tema, decidió intervenir.

El primer ataque serio se produjo hace un año, pero entonces, la Junta de Facultad no quiso desmembrar el departamento. Hubo suficientes personas en ese foro que pensaron que romper el departamento era una pérdida para la universidad, que sólo beneficiaba directamente a cuatro personas, vinculadas directamente al rectorado. Pero cuando el poder quiere algo, lo consigue. El segundo ataque se acaba de producir. De nuevo en puertas de vacaciones. En él, de manera unilateral, un grupo de 8 funcionarios, entre los que se encuentra el rector, han propuesto la creación de un departamento que rompe el anterior, le priva de sus asignaturas más emblemáticas, se asigna plazas de todo tipo pertenecientes al citado departamento, y todo ello sin ningún tipo de justificación, ni académica ni de ninguna otra índole.

Y ahora la Junta de Facultad lo ha aprobado. El equilibrio que sostenía la diferencia se ha roto definitivamente. El pollo azul ha sido eliminado.

Nota del editor:

En el intento anterior un grupo de economistas firmamos una carta de apoyo al departamento de economía. Y los ex-presidentes de la Asociación Española de economía, otra carta.

Unos documentos respecto a la nueva intentona. La propuesta de creación del nuevo departamento, el informe de respuesta del departamento de economía, y el informe de la Junta de Facultad:

Jorge Alcalde-Unzu julio 27, 2011 a las 16:27

Paco,

mi intención no era juzgarte a tí. Ni sé quién eres, ni si has realizado actividades de gestión, ni dónde te has doctorado, ni creo que eso sea relevante para el debate. Si ha parecido lo contrario, te pido disculpas. Lo único que conozco son los comentarios que has vertido en este blog y sobre ellos opino. Mantengo que algunos argumentos que has expuesto en este blog como el que he citado anteriormente son muy manidos por los gestores de muchas universidades españolas que no conducen a sus instituciones en la mejora de su calidad. ¿Significa eso que tu intención es defender sus políticas? No soy quién para juzgar tus intenciones ni creo que estemos aquí para eso.

También mantengo que el hecho de que cada vez más personas puedan estar informadas sobre los atropellos que se cometen en la universidad española y los “argumentos” que se utilizan para justificarlos es muy beneficioso. La sociedad tiene el derecho a estar informada de lo que pasa en las instituciones que financia, así que a mí el hecho de que estos casos se denuncien no es que no me parezca un problema (como dices tú), sino que me parece una medida totalmente necesaria.

Miguel A. Ballester julio 27, 2011 a las 17:23

Hola,

gracias por el mensaje, que muestra nuevamente la dificultad de mantener un sistema de justicia y excelencia en la universidad española. Incluso los departamentos que logran escapar de una situación endogámica tan poderosa, tienen que luchar constantemente y sin ninguna garantía de éxito futuro. Quería agradecer públicamente la labor de Carmen como investigadora y gestora de prestigio (de acuerdo a argumentos sin sentido alguno, no sé si esto la incapacita como docente, pero estoy seguro de que esta última labor es tan excelente como las otras dos), y con ello, a toda persona que tuvo un papel relevante en esa primera transición de la universidad española.

Los éxitos de esa primera transición, sin embargo, no deben ocultar que el mundo académico en España necesita de una segunda transición, que permita que los frutos positivos de la primera se extiendan a todo el sistema. Leo y observo con preocupación como personas con una formación de calidad y que crecieron en un sistema que estimula su labor investigadora, opten por rechazar este sistema o, cuando menos, por ponerle trabas. Desconozco si lo hacen por interés personal, pero no logro entender como consideran su visión positiva para el futuro de la ciencia en España.

Un saludo
m.a.

Angel Hernando-Veciana julio 27, 2011 a las 17:25

Querido Jose:

Como antiguo miembro del departamento de fundamentos de Alicante y antiguo compañero tuyo y del resto de miembros del departamento he hecho un esfuerzo importante en entender qué es lo que ha pasado. El resultado de tal esfuerzo me ha dejado muy triste. La razón es que el departamento de fundamentos ha dado unos resultados espectaculares durante los últimos veinte años, sin duda es uno de los cinco departamentos de economía más prestigiosos de España, y no he entendido en vuestros argumentos cómo la división del departamento os va a permitir tener mejores resultados.

Lo único que he entendido es que vuestro argumento es que el departamento de fundamentos ha asignado sus recursos de una forma arbitraria que os ha perjudicado y que no ha reconocido vuestros méritos académicos. La división del departamento solucionará este problema al daros el control de una parte importante de los recursos.

En mi opinión, este argumento no es aceptable porque los departamentos se han de juzgar exclusivamente por sus resultados tanto en docencia como en investigación. Cualquier cambio en su funcionamiento, sobre todo si los resultados hasta el momento han sido positivos, ha de estar justificado en esos términos, más en un entorno con incentivos tan perversos como el sistema universitario español en donde es sorprendente encontrar un departamento que funcione razonablemente bien. Las injusticias en la asignación de recursos entre los miembros de un departamento no es motivo suficiente para arriesgar un proyecto que hasta día de hoy ha dado unos resultados tan notables.

Fede julio 27, 2011 a las 17:34

Teneis suerte de tener las ideas tan claras.
Cuando se llega a un departamento y te cargan el “marrón” de formar parte de la comisión de contratación y te llegan casos de personas a las que el departamento ha explotado durante años a cambio de unas nebulosas promesas, y que tienes que decidir sobre su futuro cuando sabes que su edad y capital humano les dificulta sino imposibilita encontrar trabajo fuera de la universidad se pasa mal.

Pedro Rey Biel julio 27, 2011 a las 18:18

Tienes razón, Fede. Somos una panda de de insensibles (por no decir algo peor) a los que no preocupa el sufrimiento de los demás. Te recuerdo que una de las carácterísticas de este trabajo (al menos cuando se hace bien) es que constantemente tienes que estar evaluando a otros (como editor o evaluador de artículos o de proyectos de investigación, como miembro de tribunales, como miembro de un comité de contratación o de tenure…) o siendo evaluado por otros. Es una parte dura del trabajo que a veces provoca frustraciones, decepciones y disgustos (tampoco nos quejamos, casi hasta lo hace emocionante), pero la única manera de hacerlo es con criterios lo más objetivos posibles.
En un entorno como el existente en la mayoría de las universidades españolas, es cierto que existen muchos casos de gente a la que se le han hecho medias promesas. Pero precisamente la forma de romper con estos abusos es tener las ideas claras y no perpetuar el ciclo. Y si no las tienes claras, por favor deja estas responsabilidades, que son de extrema importancia para el futuro de la universidad al que, aún sufriendo tanto como tú, las tenga.

Carlos Castillo julio 27, 2011 a las 20:14

¡Una vez mas enhorabuena por la entrada! Dado el sistema legal universitario español este tipo de iniciativas es casi lo único que nos queda para tratar de meternos en la senda de la excelencia.

Os animo de todo corazon a que deis continuidad a este flujo de informacion.

Para termina una pregunta: ¿hay algun area de conocimiento en el sistema universitario español que haya sido capaz de escapar a estas practicas tan perversas (tengo en mente el caso de la UAM que se comento recientemente)? ¿Podemos aprender de alguien que este sujeto al mismo ordenamiento juridico?

Samuel Bentolila julio 27, 2011 a las 20:39

Carlos Castillo. No sé lo que pasa en otras áreas de conocimiento. Sería interesante saberlo, aunque por lo que se contaba en el trabajo de Manuel Bagues y Natalia Zinovyeva mencionado en esta entrada,

http://nadaesgratis.es/?p=12866

dado que no se limita a economía sino que comprende todas las áreas, el panorama no debe ser mucho mejor, en promedio.

Pero en economía, como hemos mencionado a menudo, hay facultades que siguen las prácticas habituales de contratación de las mejores universidades extranjeras. La mayoría, pero no todas, son facultades nuevas, creadas por personas que venían de esas universidades y querían emularlas. Es más difícil hacerlo partiendo del statu quo tradicional. Aunque el nivel científico de la economía académica en España ha mejorado mucho en las últimas 2 décadas, aún no ha habido la segunda transición que menciona Miguel A. Ballester en un comentario previo (es decir, una extensión del sistema de contratación por méritos a la mayoría de las facultades).

Fede julio 27, 2011 a las 20:46

Me aparto todo lo que puedo de esas situaciones y cuando no me queda alternativa intento hacer lo que creo que es mejor. Aunque no siempre es fácil.
No sé lo que habrían hecho en algunos departamentos con criterios estrictos si en un tribunal para una plaza de profesor titular se les presentara un aspirante esposado y escoltado por dos guardias civiles acusado de pertenencia a banda armada, en un edificio rodeado por coches patrulla. Yo he estado en una situación así. Sin duda es un caso extremo que esperemos no vuelva a suceder, pero cada uno conoce las presiones y las circunstancias en las que le toca vivir.

Luis julio 28, 2011 a las 10:43

Duda: Este Jimenez Raneda que lidera el nuevo departamente (Google Scholar dice que una publicacion internacional del 80 por todo CV internacional) es uno de los rectores del llamado grupo CR8 que tratan de que la evaluacion de los tramos se base en tratar a todas las revistas practicamente por igual. Puede verse en este enlace
http://forounives2010.blogspot.com/2010/10/maite-cancelo-hoy-en-abc-sexenios.html
Es bastante revelador

Dubitador julio 28, 2011 a las 12:30

“Estas sociedades se caracterizan por tener garantizado el sustento de sus miembros, y el mantenimiento de los privilegios de sus dirigentes, independientemente de su desempeño.”

Casi siempre los similes sociobiologicos, las fabulas evolucionistas, se aplican a exaltar una pretendida competitividad frenada por el estatalismo colectivizante.

Justo se hace mas y mas hincapié en la falacia colectivizante e inmovilista del Estado del Bienestar precisamente cuanto menos Estado intervencionista hay, pero luego los trovadores de la libertad de los mercados, tan panchos ellos, no se cortan un pelo en comerciar con un pais bajo dictadura como es el caso de China.

Luis Sanz julio 28, 2011 a las 13:14

@ Luis: interesantísima tu entrada sobre la valoración de la investigación promovida por el mencionado grupo de rectores y decanos. No la conocía. Entiendo que se trata de algo con posibles consecuencias nefastas. Animo a los editores del blog a que lo traten aquí.

Daniel julio 28, 2011 a las 13:37

@Luis
El acta de la asamblea de este grupo CR8.
http://www.unizar.es/centros/fccee/doc/confede/acta_madrid.pdf
Su propuesta para la concesión de sexenios viene detallada en el Anexo. Incentivos para la Excelencia, sin duda.

Un lector julio 28, 2011 a las 14:44

No sólo en la UAM se conovocan plazas para promocionar a miembros de dicha universidad. Los departamentos de Economía y Economía de la Empresa de la Universidad Carlos III también utilizan este procedimiento:

En los links que adjunto se pueden ver las últimas listas de aspirantes admitidos y excluidos a concursos de plazas de titular y catedrático de estos departamentos.

http://www.uc3m.es/portal/page/portal/inicio/universidad/empleo_universidad/personal_docente_e_investigador/pdi_concursos_docentes_carrera/Resoluci%F3n%20y%20relaciones%20definitivas%20de%20admitidos.pdf

http://www.uc3m.es/portal/page/portal/inicio/universidad/empleo_universidad/personal_docente_e_investigador/pdi_concursos_docentes_carrera/Resolucion%20y%20Listas%20Definitivas%200310.pdf

En todos los casos hay un único candidato por plaza y siempre del departamento. Estos candidatos debieron cumplir los requisitos internos del departamento, pero quizá llama la atención la falta de competencia externa. Dados los CV de todos los candidatos y del candidato que se presentó al concurso en la UAM, mi pregunta es si dicho candidato hubiera podido competir con los candidatos internos. Quizá, el candidato debería estar más atento a próximas plazas de estos departamentos y así costararíamos si en dichos departamentos existe competencia real.

Miguel julio 28, 2011 a las 15:14

@Luis y Daniel,

Muchas gracias por la información. No tenía noticia de semejante propuesta. Es inconcebible que se proponga la destrucción en la práctica del único elemento discriminador de calidad que existe en el sistema universitario español. Una apuesta clara por la mediocridad. Lo peor es cuando apelan a criterios de equidad con respecto a otras campos: “si otros son mediocres, ¿por qué nosotros no tenemos derecho a serlo?” ¿Dónde hay que firmar para oponerse a esto?

carmen herrero julio 28, 2011 a las 17:00

La Comisión de Ordenación Académica y Profesorado (COAP) en su sesión celebrada hoy jueves 28 de julio ha aprobado por 34 votos a favor y 25 en contra (ha habido 1 abstención) la propuesta de creación del Departamento de Análisis Económico y Métodos Cuantitativos en la Universidad de Alicante. La propuesta de creacion de dicho Departamento está en el Orden del día del Consejo de Gobierno de mañana, día 29 de Julio

Claire julio 29, 2011 a las 02:25

Hecho de menos que nadie cuestione el propio concepto de “area de conocimiento”. En mi experiencia academica, se ha empleado como arma territorial para excluir a investigadores. Tambien, me parece una nocion arbitraria; mas bien el resultado de la historia azarosa de los departamentos y universidades, particularmente de sus miembros mas poderosos y sus seguidores. Yo soy linguista (en si un campo muy amplio), pero me veo obligada a trabajar en el “area de conocimiento” de Filologia X, sin poder publicar ni enseñar en Filologia Y ni Filologia Z, donde tengo gran interes; por otra parte, lo que hago no tiene nada que ver con las actividades de otros miembros de mi “area de conocimiento”, Filologia X. Siempre me ha parecido un concepto absurdo y burocratico. Y argumentar que debe ser el criterio para formar un unico departamento me parece obsoleto en una epoca en que las disciplinas se hacen cada vez mas interdisciplinares. Por ejemplo, en “Investigacion y Ciencia” leo hoy un articulo (aunque de enero de 2011) de linguistica asistida por ordenador y paleogenetica que explica la expansion de las lenguas indoeuropeas por el continente euroaasiatico. ¿En que area de conocimiento caeria este articulo?

Por otra parte, me asombra el comentario inicial de Emilio contra los sindicatos. Los sindicatos en las universidades hacen mucho. Lo malo es cuando los miembros del rectorado pertenecen a un sindicato –y me consta que asi es– y se distorsiona la actividad sindical.

Victor Rios julio 29, 2011 a las 11:41

Desde el humilde rincón del CAERP hemos pensado que el uso de la partición de departamentos para solventar problemas internos destruye recursos de la profesión y empeora las posibilidades científicas españolas. Por ello hemos decidido retirarles el trato de académico más favorecido a los miembros de los departamentos que se separen unilateralmente. En su lugar, el CAERP se limitará a usar la cortesía como regla de trato.

El trato de economista más favorecido se lo damos a todos los economistas españoles o que trabajen en España y en alguna ocasión los miembros del CAERP se han esforzado en facilitar visitas a centros extranjeros, introducciones a colegas, comentarios desinteresados sobre trabajos y otras formas de echar una mano que normalmente no se dan a desconocidos.

Ya sabemos que el CAERP no tiene poderes especiales y que nuestra decisión inducirá carcajadas a muchos, pero pensamos que es nuestro granito de arena para fomentar futuras decisiones constructivas en el seno de departamentos y evitar conductas que, aunque legales, son impropias de los que quieren sobre todo mejorar la vida académica.

Eso sí, personalmente no queremos que haya ningún efecto, y esperamos seguir tomandonos las cañas con todos, que no hay que mezclar las cosas.

Se han cerrado los comentarios de esta entrada.

Previous post:

Next post: