Pacto entre generaciones y reforma de las pensiones

El viernes nuestro compañero Luis defendió brillantemente (y con una paciencia didáctica ejemplar) junto con César Molinas el documento sobre reforma de las pensiones que hemos suscrito un grupo de economistas preocupados por la situación. Luis ya ha descrito en un post el contenido del artículo. No creo que valga la pena insistir en lo dicho ahí, pero me gustaría añadir un motivo de preocupación extra que me asalta viendo los gráficos del documento. En una línea el problema es el que sigue. Cualquier sistema de pensiones constituye un pacto entre generaciones. Yo pago a los mayores de hoy para que los jóvenes de mañana me paguen a mí. Esto funciona siempre que no haya una incertidumbre sustancial sobre que las generaciones futuras cumplan su parte del pacto. Si pienso que no lo van a hacer, dejo de cumplir inmediatamente y me pongo a guardar mis euros en un colchón viejo.

Hasta donde yo sé, la primera versión del argumento se encuentra en un artículo de Peter Hammond "Charity: Altruism or Cooperative Egoism?" en un volumen que no he encontrado en Internet. Una versión más moderna aplicada a teoría de organizaciones puede verse en un artículo de Jacques Crémer. Para gente como nosotros, que piensa que nada es gratis resulta algo sorprendente ver que las generaciones actuales dedican entre un 8 y un 10 por ciento de su producto en sostener a los mayores de la tribu. En sociedades antiguas se les animaba a que se montaran en un barca y fueran hacia el horizonte cuando dejaban de ser productivos. Y, como decía César Molinas, este sistema de sostenimiento a nuestra gente grande (disculpad el catalanismo, pero me encanta la expresión) es un gran logro social que deberíamos mantener. Pero para mantenerlo, primero hay que comprenderlo para ver sus potenciales debilidades. El argumento de Hammond, Crémer y otros es esencialmente el que apunté al principio. Si tomáramos en consideración solamente el día de hoy, lo egoístamente racional sería montar al anciano en una barca y ahorrarnos los euros. Pero hoy día todos tenemos una probabilidad elevada de llegar a viejos, afortunadamente. Y la perspectiva de montarnos en la barca, en este caso claramente la barca de Caronte, no es muy agradable. Y esto es, justamente, lo que sostiene el contrato intergeneracional. Yo pago hoy a mis mayores el 8 por ciento, porque si me lo ahorro cuando llegue mi turno el jovenzuelo que me toque me señalará a Caronte y me dirá que donde las dan las toman.

Una vez comprendemos esto nos tropezamos con un problema, que descubrió Matthias Messner, uno de mis mejores estudiantes de doctorado (que ya es decir). En su primer artículo de la tesis, publicado después en el Journal of Economic Theory, Matthias demostraba que cuando los costes de cooperación no son siempre iguales, sino que varían al azar, la cooperación puede resultar insostenible. Esta variación azarosa en el coste de cooperación en nuestro caso puede venir, por ejemplo, de los cambios en la tasa de dependencia o de las tasas de crecimiento de la economía. Puede que la barca de Caronte mañana nos resulta más agradable si la alternativa es pagar la mitad de nuestra renta hoy. Imaginen que el proceso que determina estos costes de cooperación es tal que sabemos con suficiente certeza que en algún momento del tiempo (no sabemos cuál por aquello del azar) una generación dejará de cumplir su parte del contrato de pagar a los mayores. Si el proceso que determina estos costes tiene suficiente memoria (ésta es una parte crucial del argumento), la generación anterior sabrá que esto va a pasar con bastante probabilidad y dejará de tener incentivos para pagar a sus mayores. Pero entonces la anterior tampoco lo hará. Y como se pueden dar cuenta, un simple argumento por inducción nos lleva a que no puede haber contrato desde el principio. ¡Qué desastre!

En mi opinión, la tesitura en la que nos encontramos ahora mismo es exactamente ésta. Y por ello es tan importante actuar ya. A mi me entran muy serias dudas de que, dadas las proyecciones demográficas, la generación de mis hijos vaya a querer sostenerme cuando me jubile en la década de los 30. ¿Y si no me van a pagar, para qué demonios estoy dejándome hoy el 10 por ciento de mi renta? Mejor lo meto en un fondo de pensiones. Solamente si hay una estrategia que haga creíble que la generación futura me va a querer sostener, puedo tener ganas de seguir con mi contribución hoy. Y el intento de ocultación de quienes dicen, contra toda evidencia, que el sistema está sano y no hace falta tocar nada, es culpable de una irresponsabilidad sobre la que algún día habrán de rendir cuentas.

Hay 20 comentarios
  • "Cualquier sistema de pensiones constituye un pacto entre generaciones". Creo que sería más exacto decir que eso es sólo característico de los sistemas de pensiones como el español basado en sistemas de reparto intergeneracional (en último término un esquema Ponzi) y no de los sistemas de pensiones basados en la capitalización de las aportaciones.

    "el intento de ocultación de quienes dicen, contra toda evidencia, que el sistema está sano y no hace falta tocar nada, es culpable de una irresponsabilidad sobre la que algún día habrán de rendir cuentas". El problema es que de rendir cuentas alguien no serán los que lo dicen ahora por lo que tienen todos los incentivos para mentir impunemente.

  • Gracias, Stirner. Un sistema de pensiones que fuera un esquema Ponzi no podría funcionar, porque en un esquema de esa naturaleza alguien sale perdiendo al final, y por tanto nos negaríamos a entrar. La idea de una reforma es justamente evitar que lleguemos a eso para que el esquema actual no colapse ahora mismo.

  • Muy adecuado el título, sobre todo cuando España está viviendo un agudo conflicto generacional (entre los que tuvieron acceso a la vivienda y los que no, los que tendrán pensión y los que no, los que tienen trabajo protegido y los que no, los que llevan ostentando el poder desde los 80 y los que no...)

  • La negativa a entrar supone la posibilidad de elegir, cosa que no se da en un sistema obligatorio bajo medidas de coacción. Supondría también disponibilidad de información veraz, cosa que no existe (si así fuera el debate no sería si reformar o no sino como reformar). Supondría también capacidad e interés en informarse por parte de los partícipes lo que considero que no es el caso (las elecciones no se deciden por la mejor fórmula para reformar el sistema sino por quien apuesta más fuerte a no tocarlo en absoluto).
    Una cosa es que un esquema Ponzi no pueda funcionar a largo plazo (en lo que coincido contigo) y otra cosa es que no pueda existir al menos durante un tiempo en un entorno de avestrucismo generalizado. Cuando colapse los responsables de mantener engañados a los timados (que están encantados de serlo mientras la ilusión se mantenga), estarán lejos y forrados, como decía el pretor de Asterix, .

  • La posibilidad a elegir a la que me refiero es colectiva, y si no crees que esto pueda decidir unas elecciones es claro que la afirmación es incorrecta. Pero yo no soy tan pesimista sobre eso, nosotros afirmamos que la reforma de las pensiones y la del mercado de trabajo son complementarias. Un partido que no proponga y esté dispuesto a cumplir reformas serias en varias dimensiones no cuenta con mi voto y espero convencer al personal de que tampoco cuente con el suyo. La información está ahí, toda en fuentes de acceso público como se dice en el documento, otra cosa es que el ruido mediático no deje verla. De ahí nuestro interés en hacer algo de didáctica pública.

  • Muy buen post. Me he quedade pensando en el primer comentario de Stirner en el que menciona los sistemas de pensiones basados en la capitalización de las aportaciones. Implementar uno de estos sistemas cuando se viene de un sistema de reparto es difícil ya que es necesario que la primera generación pague doble. Por un lado paga la jubilación de los actuales jubilados y por el otro su propia jubilación que se capitaliza. En la transición pagar por los jubilados actuales es altuismo puro ya que no se espera que sea retribuido en el futuro.
    Ahora, si nos encontramos en un mundo en el cual la gente ya deconfía del acuerdo intergeneracional, entonces pasar a un sistema de capitalización es más facil ya que pagar por los jubilados actuales es un coste hundido en los dos escenarios mientras que el sistema de capitalización provee un ingreso que en el otro escenario sería cero.

  • Antonio y Stirner , la gente empieza a preguntarse por qué todos somos iguales pero unos más que otros. Yo dudo que las avestruces no saquen la cabeza antes del colapso y de que los partícipes no quieran informarse. No hay nada peor que "te toquen el bolsillo" y la gente se enfada cuando eso ocurre. En la calle ya se escuchan opiniones de cómo se les va a compensar por trabajar más años que otros. ¿Serán los timadores castigados?

  • Hablo desde el mas absoluto desconocimento de como se instauró realmente el sistema de pensiones, pero creo que el problema no está en que pasaría en el cambio. Simplificando el modelo al máximo, el problema real es que hubo una primera generación que ni capitalizó ni sostuvo a otra generación y que sin embargo si disfrutó de los beneficios del sistema. Hay un déficit de los costes de una generación que, entre todos , vamos financiando hasta el infinito y que si se quiere cambiar el sistema debe pagarse, bien pagando doble una generación tal y como indica Rolf Campos al pasar a un sistema de capitalización o bien si se produce la destrucción del sistema porque habrá una generación que pague pero no reciba beneficios.

    Con lo cual coincido con Stirner en que si que es un esquema Ponzi, en el que nos pasamos "el marrón" de la primera generación que cobró sin cotizar ( en realidad se va actualizando ), y además que se perpetúa en el tiempo ya que no existe la posibilidad de no participar en él y que por las características del sistema democrático de partidos nadie se atreverá a solucionar. Desde luego en un esquema de este estilo alguien tiene que pagar al final y creo que mi generación será la que lo haga ( tengo 32 años). Ya hemos empezado a recibir mensajes de hazte un plan de pensiones privado, el pacto de Toledo no asegura las pensiones a los de menos de 40 (esta cifra me la invento, yo se que a mi no me asegura)...

    De todas formas nos venden las pensiones como un acto de solidaridad colectiva cuando en el imaginario individual el esquema es de capitalización y egoísmo (realismo)privado. Cotizo porque es la forma de ganarme mi pensión , no porque quiere alimentar a los pobres ancianos de la generación anterior.

  • Rolf, es una buena idea. No lo había pensado, pero igual es una forma de vender la transición a un sistema más capitalizado.

  • Ludwig, pensar en castigar a los avestruces puede ser satisfactorio pero no soluciona el problema. Si alguna gente no quiere trabajar más años, no hay problema, tendrán una pensión más baja y ya está. No se les puede compensar, porque los que han disfrutado de jubilaciones mejores estarán ya muertos. Los únicos que podrían hacerlo tienen el mismo problema.

  • Aspi, el problema real no es la primera generación. Si todas las generaciones tuvieran el mismo tamaño estaríamos tan panchos. Lo que sucede es que España ha atravesado una transición demográfica espectacular y tenemos que prepararnos para las consecuencias. Que no llegarán a sentirse a fondo hasta dentro de bastantes años, pero para prepararse hay que comenzar ya.

  • creo que el cambio demográfico hará reventar el problema, pero creo que el problema es anterior. No creo en la solidaridad gratuita y creo que la gente cotiza para su pensión. El problema de los políticos es que tienen que alargar el problema ya que si alguno dice abiertamente que es lo que ocurre la gente intentaría dejar de cotizar y se vendría el sistema abajo y eso mejor que lo haga el siguiente.
    Desde un punto de vista estrictamente financiero tenemos un problema ya que en un esquema de proyección de gastos e ingresos tenemos unos años en los que no ahorramos ( no capitalizamos) y seguidos años en los que tenemos comprometidos (ese era el acuerdo no?) gastos altos y por la baja natalidad tendremos bajos ingresos. EL tema es como explicar a los cotizantres de hoy que no recibirán o recibirán menos el día de mañana mientras pagan para que otro hoy reciba mas de lo que recibirán ellos

  • Respecto al comentario de Rolf de que alguien debe pagar la transición: No necesariamente. Imaginemos que la administración de la Seguridad Social manda a cada individuo un cheque por el valor actual neto de la parte proporcional de las pensiones que le corresponderían dadas sus contribuciones hasta la fecha (o la parte completa si es que ya está jubilado). Esa cuantía se financia vía deuda pública. A partir de ese momento se pasa a capitalización. Conceptualmente hemos convertido la deuda implícita de la seguridad social en una deuda explícita, pero nada ha cambiado. Si la financiación de la seguridad social es distorsionadora, entonces incluso sería posible generar ganancias de eficiencia a distribuir. En definitiva, es posible financiar una transición sin que nadie pierda, y eso es lo que discutíamos Carlos Garriga y yo en nuestro artículo de 2008 en International Economic Review.
    Por supuesto la realidad es más compleja y existen fricciones (miopía, mercados incompletos, etc.) que hacen mucho más compleja la tarea, pero no necesariamente imposible.

  • Las generaciones jovenes, a pesar de un posible retraso de la edad de jubilación, habran trabajado menos años y en mejores condiciones que la mayoria de los que se jubilan, hoy en dia, o ya se han jubilado. La educacion que se ha recibido , en la mayoria de los casos gratuita, "no es gratis".
    Es un simplismo pensar que las pensiones se financian unicamente con lo que se cotiza. Es un sistema de equilibrio social, muchas veces injusto para quien las recibe, que debe compensar a los que han contribuido al desarrollo de la economia de un país.
    Puestos a evaluar contraprestaciones, podriamos ver como retorna al pais toda la riqueza que se invierte en la educacion de los jovenes que siguen estudiando hasta los 30 y pico, mas cuando con talento y educado con la contribucion de todos se va a trabajar a UK o USA.
    Los pactos intergeneracionales van mas alla de las pensiones. Otra cosa es que los salarios, Unica Fuente De Financiación De Las Pensiones, cada vez representen menos en la renta nacional, a pesar de que ha crecido espectacularmente la población activa.
    El problema de laas pensiones es un problema de estructura politica y social de un pais, no de reparto intergeneracional.

  • Nos hemos de hacer a la idea, los que rondamos los 40-45, que una parte de la pensión debera ser complementada con un plan particular, creo que todos lo tenemos claro.

    El tema que me gustaria comentar, es dar paso a sistemas mas flexibles, un ejemplo en plan tormenta de ideas, si una persona de unos 63 años se le da la posibilidad de que se organice con tiempo, un plan de pensiones complementario juntamente con la empresa, podria trabajar los 64-65-66 años a media jornada, dejando la otra media jornada a un joven para que estuviese en formación,formación que haria el pre-jubilado, se aprovecharia la experiencia del pre-jubilado, y tendriamos a un joven menos en paro, que los padres deberian sostener.
    La empresa tendria una ventaja, porque sabemos que el coste en formación los primeros años del "recien llegado" es importante para la empresa.
    No seria muy costoso por parte del estado incentivar a empresa, trabajador pre-jubilado y joven en formación.

  • Juan Carlos. Me ha gustado tu artículo con Carlos Garriga (he leído la versión del working paper de la Fed de St. Louis). Una vez que aceptamos que el sistema de pensiones implica la existencia de una deuda implícita, entonces hacerla explícita de la forma en que describes no tiene efecto sobre las elecciones de los agentes por los argumentos de equivalencia ricardiana. La situación no empeora respecto de la inicial que tenía deuda implícita.
    Creo que una diferencia importante con el artículo de Messner es que él permite que los agentes actúen estratégicamente, es decir, que hagan default a la deuda implícita.

  • Dicho de otra forma, el modelo del artículo de Messner se parece más a un sistema de pensiones en que la participación es voluntaria.

  • Sobre lo que piensa la gente de como está montado el sistema de pensiones, yo lo que percibo es que piensan que cotizan para "su" pensión, que lo que cotizan hoy les "acumula" o les da derecho para el día de mañana. En un cierto número sí que comprenden que su dinero se va en pagar a los pensionistas de hoy, pero siguen convencidos en que tienen un derecho inalienable a que alguien pague en el futuro (inciso: yo, al igual que Stirner, a esto lo llamo esquema Ponzi). El entorno en que me muevo es de gente universitaria, que se suponen más formados.

    Por otra parte, si se ha montado la que se ha montado en España sólo con la sugerencia de subir un par de años la edad de jubilación, no veo cómo se va a plantear siquiera un sistema de capitalización aunque fuese mixto.

  • Al final se trata de la relación entre dependendientes y cotizantes ¿no?
    Es cierto que ahora tocamos a más mayores dependientes por cotizante, pero también tenemos que sostener a menos niños, ya que la tasa de natalidad se ha desplomado..
    Mis bisabuelos mantuvieron a unos 10 hijos, mis padres 5, y mi generación a un máximo de 2.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad