¿Está Bolonia incubando la próxima generación de corruptos?

Hace unos días me llevé un gran disgusto. Me di cuenta de que nuestra historia reciente ha construido una narrativa sobre el éxito muy tóxica: sólo los deshonestos triunfan. Y desgraciadamente esta narrativa ha calado hasta en mi propia familia. Los amigos me recuerdan que la narrativa no es correcta, o menos de lo que imaginamos a veces. Pero como mostraré en la entrada de hoy el ejemplo de los corruptos tiene externalidades terribles no solo en mi anécdota familiar porque es contagioso, incluso en las academias militares. Y esto me hacer reflexionar sobre una posible consecuencia indeseada del proceso de Bolonia, que es como se suele llamar al proceso de estandarización de la educación europea o EEES (Espacio Europeo de Educación Superior).

Comencemos por la corrupción y mi familia. Al oírnos hablar de la sucesión en la cúpula del Santander durante la cena, mi hijo de doce años preguntó: “¿Y cómo se llega a consejero delegado?” Mi mujer contestó sin dudarlo ni un microsegundo: “Siendo inteligente y estando bien preparado.” Y con la misma rapidez el preadolescente contestó: “Venga, mamá, en serio”. Me fui a la cama muy, pero muy, deprimido.

Afortunadamente uno tiene amigos, y Samuel me recordó que mi mujer tiene razón: “Las ecuaciones de salarios son tozudas y siempre muestran coeficientes grandes, positivos y significativos en esas variables. Las tasas de paro son fuertemente decrecientes con la educación. Por supuesto, el porcentaje de varianza que explican es mucho menor de lo que debería, pero no es despreciable.” Le dejaré a Samuel que se lo explique con su habitual elegancia didáctica cuando tenga un rato, pero ya les anticipo que es verdad y me tranquilizó algo.

Pero la parte pesimista de mi naturaleza siguió incordiando y me recordó un estudio que muestra que la corrupción es contagiosa. Ese estudio, de Carrell, West y Malmstron muestra el efecto en terceros de las trampas estudiantiles en las academias militares americanas. Y esto me llevó a la reflexión con la que cerraré esta entrada. Pero antes, déjenme que les explique el estudio.

Los datos del estudio provienen de 4900 encuestas enviadas a una muestra aleatoria de los graduados de las tres academias militares americanas (tierra, mar y aire) entre 1986 y 2005, a la que contestaron 2600 (un 42%). En estas academias estudian unos 4200 estudiantes al año, alrededor de un 13% de los que solicitan entrar en ellas. Los estudiantes reciben una beca completa para los estudios y su mantenimiento, que pagan sirviendo al menos cinco años como oficiales en las fuerzas armadas después de su graduación. Es importante hacer notar que las academias militares tienen un código de honor muy estricto que cubre las actividades académicas y este código se toma muy en serio. La instrucción incluye clases sobre el honor, el comportamiento honorable y el propio código. Las violaciones del código se investigan por un comité de cadetes (alféreces), una junta de cadetes estudia los resultados del comité y propone los castigos, que pueden incluir la expulsión de la academia.

En la encuesta se preguntaba a los graduados sobre sus actividades y actitudes con respecto al código de honor, durante sus estudios en la academia así como en la secundaria. Hay varios problemas con unos resultados sobre comportamiento inadecuado obtenidos de una encuesta. El más obvio es que resulta probable que algunos individuos que han hecho trampas no digan la verdad en la encuesta (quizá también al revés, aunque parece menos probable). Para descartar que esto afecte a los resultados los investigadores comprobaron que las tendencias estadísticas de los datos de la encuesta sobre corrupción son iguales a los de datos de casos que llegan a las comisiones de honor (formalmente, las dos series están. cointegradas). Asimismo los que responden pueden no ser representativos. En este caso, por ejemplo, parece que los mejores alumnos están sobrerrepresentados. Los autores hacen un test reduciendo la ponderación de estos estudiantes y el efecto es incluso algo mayor. Finalmente como las encuestas son sobre actos pasados, puede que los que responden tengan una visión “rosácea” del pasado. Este problema se puede controlar observando si los resultados dependen de la distancia en el pasado sobre la que se responde, y parece que no es así.

El efecto de contagio social siempre es complicado de estudiar porque convergen varios problemas. El primero es que una persona se contagia de otra, pero su comportamiento puede a su vez reforzar o aumentar el efecto del contagiado (esto se llama a veces el problema de “reflexión” de Manski). Este problema se puede controlar mirando primero el efecto de alguna variable de contagio exógena, en concreto, el hecho de que alguien hiciera trampas en la secundaria. El otro problema importante es que “Dios los cría y ellos se juntan” así que podemos no saber si alguien hace trampas porque tiene malas compañías o eligió las compañías porque tenía propensión a las trampas.

Los resultados se pueden ver en la tabla que sigue. Para distintas especificaciones (las columnas 2 a 5 son las que controlan la endogeneidad) en la segunda fila el efecto de tener un “tramposo” adicional en los otros estudiantes. El resultado, que es bastante consistente entre especificaciones nos dice el efecto directo de esa persona. Pero lógicamente es posible que una vez introducido el “virus” haya un efecto multiplicador. Si cada nuevo tramposo “infecta” aproximadamente a 0,6 personas como sugiera la estimación, y la población es grande se puede llegar a 1/(1-0.6), o sea alrededor de 2,5 personas. Vaya, que los corruptos pueden llegar a tener un efecto externo mucho mayor de lo que su maldad original sugiere.

cheating

Ya sé que todo esto es un poco traído por los pelos, y la aplicabilidad de unos resultados de cadetes americanos sobre nuestra corrupción es como mínimo dudoso. Pero solo por un momento imaginen que algo de esto hay, aunque sea cualitativamente. Entonces entenderán mi preocupación por un fenómeno que ha venido acompañando al proceso de Bolonia. Uno de los pilares de este sistema es dar mayor peso a la “evaluación continua” y al “trabajo de fin de grado”.

En algunos casos los sistemas de evaluación continua dependen de trabajos en casa donde el control de la autoría es complicado. Pero incluso cuando la evaluación se hace en clase hay muchas más posibilidades de hacer trampas cuando hay muchas pruebas. El grado de control simplemente no puede ser tan exhaustivo como cuando hay un único examen al cuatrimestre y se pueden extremar las precauciones. Me consta que hay muchos profesores preocupados y algunas universidades están comenzando a pulir sus propios “códigos de buenas prácticas”. Esto está muy bien, pero dadas las externalidades negativas que el mal comportamiento ocasiona, y la dificultad de localizar a los tramposos, tendremos que ser muy serios y castigar de manera fulminante a los que encontremos. Sería bien triste que cuando mi hijo le diga al suyo que tiene que estudiar para sacar buenas notas este le conteste: “venga, papá, en serio….”.

Hay 41 comentarios
    • Una observación muy interesante. No tengo evidencia de si son más trampososo, pero si los economistas son más self-interested (algo que quizá comente algún día, no está nada claro) deberían hacer más trampas si, y solo si, el castigo no es suficientemente radical o suficientemente probable. En caso contrario podrían tener mejor comportamiento.

    • Este artículo está muy bien (aquí el original) pero siempre queda la duda de qué papel juega la autoselección: puede que sean los menos cooperativos, los aprendices de Gordon Gekko, los que se van a estudiar económicas.

  • explico mi limitada y parcial experiencia: este año, con uno de mis grupos de ciclo formativo, hemos hecho un trabajo que es un proyecto de empresa. no creo que hayan aprendido menos que con el sistema de exámenes tradicional. yo creo que no sólo importa la honestidad (que también) , sino también la constancia y la perseverancia, la capacidad para organizarse el tiempo, el cumplimiento de los plazos, y eso es más fácil de lograr con la evaluación continua.
    otra cosa es que para el profesor es mucho más laborioso de corregir, y si el alumno está trabajndo, es complicado seguir el curso

    • Que no se me interprete mal. No digo que la evaluación continua sea mala, solo que puede inducir más a copiar si no se tiene cuidado y un ambiente de tolerancia con las trampas me parece negativo. Simplemente hay que tener cuidado.

  • En mi experiencia de 1 año universitario en Canadá, puedo decir sin lugar a dudas que allí las trampas se las toman bastante más en serio que en España, al menos en la Politècnica de Catalunya.

    Donde estuve, copiar significa expulsión automática del sistema universitario canadiense durante dos años. Más de uno se lo plantea.

    Luego, en los casos de los trabajos en casa, pienso que no hay nada malo en que la gente use a terceros para completar sus trabajos, me explico.
    Al salir de la universidad, no sabes casi nada, dudo que después de 4 años de puentes y caminos, puedas montar un puente. La universidad está para darte una metodología, una forma de comportarse a la hora de trabajar. Constancia, estudio y penalización en los errores. La evaluación continua no es buena por el hecho de que haya mucho pequeño examen, sino que es buena porque nos fuerza a trabajar todos los dias. Así evitamos que la gente se comporte de la forma "salgo de fiesta y lo dejo todo para las dos últimas semanas", un comportamiente extremadamente nocivo para el mundo laboral.
    Que copian? Dudo que puedan copiar en tooodos los trabajos. Que lo hacen en grupo? No creo que sea malo puesto que refuerza el trabajo en equipo, algo de lo que no vamos sobrados actualmente.

    • Creo que el trabajo en grupo es bueno y debe fomentarse. Pero debe hacerse abiertamente diciendo que es trabajo en grupo. El problema principal de las tareas en casa (por cierto, es algo de lo que oigo quejarse más a los juristas que a los economistas) es que a veces induce a "cortar y pegar" sin criterio, o peor a plagiar sin más. Afortunadamente hay software por ahí para detectar el plagio que cada vez lo hará más difícil.

  • Hola Antonio,
    No veo porqué las respuestas de tu mujer y tu hijo están enfrentadas. Sin duda hace falta talento para llegar a ser consejero delegado de un gran banco, pero, seguramente, tener muchos escrúpulos no ayuda. No sólo Sáenz y sus compinches mostraron sus credenciales mafiosas y su nulo respeto por la justicia sino que se le mantuvo en el cargo y ningún otro ejecutivo del banco le reprobó públicamente.
    En cuanto a los contagios de estas actitudes, no me cabe la menor duda. Hace unos años se "extravió" un examen de Teoría de Decisión y Juegos en la clase que vigilaba. El alumno aseguró que yo había perdido el examen y tuvo derecho a una repetición. A los dos o tres meses, sentado en uno de los autobuses que van a Getafe, oí una conversación entre tres o cuatro chicos que me resultaban familiares. Uno de ellos aconsejaba a los demás que "cuando no vean que van a suspender, salgan del aula con su examen, así te dan una segunda oportunidad. Yo lo hice con Teoría de Decisión y Juegos y al final aprobé". Los demás asintieron, dándole la enhorabuena por su picarersca (inteligencia?).

    • Quizas fue, de todos los alumnos, el que mejor entendio la asignatura; al menos en su aplicacion practica.

  • ¿Por qué la "evaluación continua" permitiría más trampas?
    Yo tuve un par de profesores que aplicaban algo parecido a Bolonia avant la lettre y mi impresión es la contraria. Con ellos la trampa era casi imposible, con los demás variaba pero en cualquier caso era más factible.
    Cuando tienes que hacer exposiciones en clase, contestar preguntas de otros alumnos o del profesor, explicar sobre la marcha por qué pusiste tal cosa en un trabajito, cuando se espera que vayas a tutoría a contar tus planes para los trabajos y pedir consejo... francamente, si todo ese trabajo te lo han hecho o lo has copiado, y no te has leído a fondo el material, cantas más que Violeta en La Traviata.

    Otra cosa es que hacer así las cosas en lugar de simplemente multiplicar los examencitos y calificar trabajos escritos sea más trabajoso para el profesor. Lo es. Pero evitarlo... ¿a quien le están fomentando la trampa?

  • ...poniendo de actualidad la antiquísima evidencia de que una manzana podrida pudre el resto del cesto/frutero y bolonia como parafrasis de la comunidad educativa adolescente.
    Qué comunidad (militar, laboral, deportiva, estudiantil) es irrelevante. El contagio prospera en cualquier cesto/frutero cuando las manzanas sanas miran para otro lado y no se atreven a señalar al podrido.

  • Os cuento mi experiencia como profesor de educación a distancia. Los alumnos trabajan por tareas, con la posibilidad de utilizar internet y toda la ayuda que estimen oportunas. La nota de la asignatura coincidía con la nota media de sus tareas, pero para validarla debían superar una prueba escrita, sin nota numérica, valorado con un "apto" o "no apto" en función a sí quedaba probada la autoría de las tareas o no.

    -Un porcentaje reducido de estudiantes copiaba sus tareas de internet, fenómenos fácilmente detectable para el profesor, por lo que esos estudiantes no llegaban a la prueba escrita, o habían cambiado su comportamiento tras una sanción.
    -Otro pequeño porcentaje de alumnos llegaba a la prueba escrita con una media considerable en sus tareas, pero no lograba mostrar un conocimiento similar en las pruebas escritas, quedando suspendidos a la espera de repetir la prueba. Ninguno de ellos realizó ningún tipo de reclamación, hablo de estudiantes con medias de 8 y 9 que apenas alcanzarían un 6 en un examen normal. Además de la prueba escrita, el estudiante se descubre por la falta de interacción con el profesor, o el nivel de sus dudas planteadas, etc.

    En general, la mayoría de estudiantes respondía, comprendía que debían realizar sus tareas de forma que lograran una comprensión significativa de los conocimientos que después se valoraban en la prueba escrita. La verdadera tarea del profesor estaba en diseñar tareas y trabajos difíciles de copiar, nosotros siempre utilizábamos casos concretos que exigían respuestas personales y nunca preguntas genéricas.

  • La evaluación continua da mucho trabajo. Demasiado sin no hay ayudantías. Para evitar aprobar a los jetas, uso un test de mínimos eliminatorio final, sin nota, como "prueba del algodón". Quien no lo pase, suspenso. A los que lo pasan, nota según las tareas hechas en casa (que suele correlacionar con la calidad de sus participaciones en las clases prácticas).

  • Gracias por el artículo, Antonio, otra vez muy interesante.
    Desde mi punto de vista, una respuesta sobre la pregunta de cómo llegar a consejero delegado es indicar quién toma la decisión, y, estadísticamente, qué características (CV), red de contactos y tipo de vida suelen tener los que acceden a esos puestos.
    En el fondo, distintas personas valoran distintas cosas en otros (preparación, capacidad, integridad, lealtad ciega, favores debidos, moral flexible, integridad maleable, marketing propio, capacidad de generar beneficios, contactos, ...).
    No sé si es bueno pintar a nuestros hijos un mundo "justo" donde no lo hay. Distintos caminos pueden llevar a un mismo sitio, y lo poco que queda es que el objetivo para algunos seguirá siendo la integridad en el camino, más que el destino.

    • "No sé si es bueno pintar a nuestros hijos un mundo “justo” donde no lo hay."

      Eso me recuerda a un lamento de mis padres: "Os enseñamos a apoyaros unicamente en vuestro esfuerzo y talento, y no en vuestras amistades, y viendo como está el patio, no sabemos si hicimos bien." Tampoco lo hicieron tan mal, dado que todos sus hijos somos ahora profesionales bastante reputados en nuestros respectivos campos...eso sí, trabajamos todos fuera de España.

  • Sobre la posibilidad de llegar al consejo de administración del Santander, yo realicé hace algún tiempo un pequeño experimento. Con la base de datos del INE sobre apellidos en España, comparé lo "raros" que son los apellidos del consejo del banco con lo "raros" que son entre los premios extraordinarios nacionales de fin de carrera para un año determinado (el primer listado que conseguí por internet en una búsqueda simple).
    Los resultados son los esperados (por mí): los consejeros del Santander tienen muy pocos tocayos y eso que sólo consideré la forma simple del primer apellido. En media, un consejero del Santander tenía unos 100.000 tocayos (primer apellido), frente a 300.000 de un "cerebrito" universitario. Más significativo era el consejero que estaba en el percentil 50 por número homónimos: en el Santander tenía 300 tocayos y entre los "hachas de la uni" casi 80.000.
    los dos Rodríguez (Inciarte) eran responsables de la diferencia tan abismal entre la media y la mediana en el caso del Santander.
    Es decir, consejeros (altos directivos, en general) con gran CV, sí (o más bien quizá); pero sobre todo, con una familia de muchos posibles.

    • Totalmente de acuerdo,.
      A Basagoiti le han llamado a filas para cubrir una baja en Mexico. Como explicación se añade que "es nieto de uno de los fundadores del Hispano".No dudo de su valía personal pero la probabilidad de que la inmensa mayoría de las personas mejor preparadas para dirigir un banco sean aquellas cuyos abuelos fundaron el banco es ínfima. De hecho, hay bastante evidencia empírica al respecto. Francisco Pérez-González tiene varios artículos sobre el tema. En uno de ellos muestran como empresas familiares que transmiten la gestión por herencia reduce significativamente los beneficios de la empresa (en uno de ellos, usando como instrumento el sexo del primogénito).

  • Magnífico artículo, algo de verdad debe tener, visto el panorama de nuestro País por comenzar con alguno. Muy significativo " Si cada nuevo tramposo “infecta” aproximadamente a 0,6 personas como sugiera la estimación, y la población es grande se puede llegar a 1/(1-0.6), o sea alrededor de 2,5 personas. Vaya, que los corruptos pueden llegar a tener un efecto externo mucho mayor de lo que su maldad original sugiere."

    Si es un contagio lo de ser tramposo, a saber si con el tiempo pueda llegar a ser genético inclusive. De todas maneras, decía Esopo que los malvados no tienen solución y quizás no quieran estar sólos en el camino, prefieren compañias.

    Enhorabuena al autor por un artículo tan sociológicamente real.

  • Bolonia y el "bolonies" .

    Para empezar nos deberían dar a los profesores en curso de "bolonies". Para que entendamos de que nos están hablando.

    El otro día en la comisión de calidad de mi facultad asistí a una charla poco menos que esotérica sobre si los profesores cumplíamos adecuadamente con las competencias, habilidades y destrezas que aparecían en nuestras guías.

    Según la RAE
    Competencia: hay que irse a la acepción 2 de la RAE, para dejar a un lado todo lo que tiene que ver con rivalidad, y encontrar que competencia es pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado.
    Habilidad: Capacidad y disposición para algo.
    Destreza: Habilidad, arte, primor o propiedad con que se hace algo.
    ¿Yo puedo desarrollar la pericia, idoneidad, capacidad... de mis alumnos o eso deberían traerlo de serie?
    Al final los primeros que copiamos somos los profesores, repitiendo en nuestras guías las mismas competencias, habilidades o destrezas porque de no hacerlo estamos incumpliendo con el bolonies.
    Y mucho me temo que esto poco tiene que ver con la equiparación de nuestro sistema al sistema anglosajón,

  • He suspendido a importantes dirigentes de juventudes políticas (horroroso dar clase en CC.PP) por bajarse trabajos de internet. Por eso, he recibido educadas amenazas e incluso me han avisado de que importantes catedráticos de derecho revisarían mis correcciones. Siempre he contestado que encantado, pero que, además, les pediría su permiso para emitirlo en streaming y anunciarlo por internet, porque soy adicto a la transparencia. Después de esto, jamás vienen las autoridades a revisar mis correcciones.
    No obstante, jamás se ha impuesto una sanción por estos comportamientos. Llevo años intentando concienciar a los colegas que, sin una sanción negativa, premiamos la trampa, porque el coste es 0 y el beneficio alto. Si sólo me pillan 1 de cada 10, la trampa será sistemática. Nadie quiere tener esos problemas, las autoridades políticas de la Universidad miran para otro lado y no quieran jaleos y los reglamentos garantistas pasan de soslayo. Eso sí, los centros privados no son especialmente más rigurosos que la pública. Estamos a un paso de la compra venta de títulos y el amiguismo institucionalizado (las estadísticas no miden la preparación y el esfuerzo, miden los títulos adquiridos), aunque es un problema que viene de lejos. Si alguien quiere saber cómo era en el siglo XIX, aquí una ponencia que di en el Instituto de Historia del CSIC sobre la corrupción académica:
    http://es.scribd.com/doc/31531937/Los-examenes-entre-1859-y-1880-libre

    • Para Carles.

      Impresionante el ejemplo tan real de cómo se buscan la vida los futuros dirigentes políticos.

      En cambio tu Carles nunca harás carrera política. al menos en España, con esa fe ciega en la transparencia. Eso de la "transparencia" sire antes que nada para decirlo en los discursos y en rimbombantes declaraciones de principios, pero nunca debe aplicarse hasta el punto de cortar una prometedora carrera política, "of course".

  • Antonio, tienes razón. Te cuento mi experiencia como profesor en GADE y GECO una de las academias dedicadas a la Carlos III y antiguo alumno de la universidad. En algunas asignaturas, soléis mandar y evaluar ejercicios adelantados a los temas que estais explicando. Normalmente, el buen estudiante lo intenta hacer, pero comete fallos, por ser la primera vez que ve los contenidos. El vago sin embargo, nos pide a los profesores de la academia que los resolvamos. Y en muchos casos, consigue mejor nota, porque los entrega más completos. Al final, y teniendo en cuenta su restricción temporal, la gente responde a los incentivos, y copia los ejercicios en un porcentaje alto para evitar la pérdida de nota. No veo una solución clara, sólo pongo en tu conocimiento lo que creo y lo que veo. Gracias por el post.

  • Aprovecho esta entrada para pediros consejo sobre un problema relacionado con este tema.

    Soy estudiante de doctorado, y hace poco estuve como representante de estudiantes en un proceso de selección para admitir a futuros estudiantes en un doctorado de prestigio (que obviaré) , que tb incluye una generosa beca de investigación.

    Resulta que uno de los applicants venía de mi universidad de origen (tb había estudiado lo mismo) y solicitaba la entrada con un expediente manifiestamente falso (con muy muy notables incongruencias), con un sello que era de la delegación de estudiantes (no el oficial de la secretaría de la facultad) que casualmente él dirigía, con un garabato de firma (sin especificar el cargo de quien expide el expediente) y con cartas de recomendación también más que sospechosas (no por lo malas que eran, sino por ser sospechosamente falsas). Luego investigando en internet me doy cuenta que esta persona ocupa un cargo de responsabilidad política (un cargo menor, pero de nivel estatal) y es un notable dirigente las juventudes de un partido político.

    Lo comuniqué a una profesora, pero no me consta que haya hecho ninguna gestión (aunque a lo mejor me equivoco) para denunciar el caso o al menos poner el preaviso a la universidad de origen.

    Qué hago? Esta persona es hoy un estudiante de doctorado estúpido que falsifica un expediente para conseguir una beca, pero manana es un responsable político (por la carrera que lleva no tengo ninguna duda) que puede manejar un presupuesto público.

  • (continúo mi entrada anterior)

    El caso es que no sé hasta qué punto hacer público el caso choca con el derecho de privacidad (especialmente porque la documentación que se aporta en el proceso es confidencial).

    Realmente me sentí muy muy ofendido, porque había otros candidatos excelentes y alguno de ellos podría haberse quedado fuera en caso de que nadie se hubiese dado cuenta. Y a veces en los procesos de selección, con tantos candidatos, es difícil fijarse en todos los detalles de cada application.

    Espero vuestra respuesta

    • Estimado "OPUCO"

      que sucedio, le dieron la beca o no?

      yo creo que efectivamente, mandarnos a nosotros la informacion confidencial del tribunal podria ser ilegal. Pero por otro lado, no hacer nada no es lo correcto. La profesora con la que hablaste esta incurriendo un delito por no actuar dado su conocimiento. Creo que debes enviar por cauces oficiales a la autoridad supervisora del tribunal del que formabas parte (al vicerrector de estudiantes) el expediante y un email explicando la situacion, y pidiendole que proteja tu identidad. Tu testimonio no debe ser necesario, ya que todo lo que tu sabes esta claramente documentado. Haz todo por escrito para que quede constancia. Si habia algun catedratico "respetable" en el tribunal (suele ser facil identificarlos-- los que se leyeron la documentacion con cuidado, que tambien suelen ser los que hacen investigacion seria y cuidadosa) habla con el personalmente y pidele que actue.
      Un saludo y suerte. Si la gente que sabe de los chorizos no actua, terminamos efectivamente con los dirigentes con los que terminamos (http://politica.elpais.com/politica/2012/02/12/actualidad/1329072084_198272.html) y con los catedraticos con los que terminamos (http://elpais.com/diario/2011/05/20/sociedad/1305842408_850215.html)

      Un saludo cordial,

      Luis

    • Puedes intentar ponerte en contacto con la Federación de Jóvenes Investigadores,
      http://www.precarios.org/portada
      Te pueden remitir a personas que hayan tenido una experiencia similar o puedes crear un foro preguntando por consejos. También tienes a la Plataforma contra la corrupción universitaria, pero suelen ir desbordados. (http://www.corruptio.com/)De todas formas, les puedes preguntar por enlaces a algún periodista serio o fiable.
      He pasado por experiencias parecidas y debes ir con cuidado. En todo caso, debes hacer constar tus dudas sobre la cuestión de los sellos y pedir que se confirme por cauces reglamentarios. De todas formas, no te voy a mentir: te lo tendrán en cuenta y te harán la vida imposible y, siendo predoc, eso siempre es peligroso. Y no te fíes mucho de la gente que se indigna y te da todo su apoyo moral: a la hora de la verdad, te dejarán solo y es posible que recibas unas cuántas bofetadas.
      Suerte y ánimo.

  • Gracias Luis,

    no, no le dieron la beca, porque insistí en que la documentación era una chapuza. Incluía dos expedientes,

    - uno no oficial en castellano (el típico que puedes obtener por internet pero que no tiene validez oficial) con las letras muy pequeñitas e incompleto, pero que parecía verdadero. La nota media de ese expediente no superaba el 6. Claramente es el expediente en el que el tribunal no se fija, porque está en castellano y casi no se veía nada.

    - otro en inglés, totalmente casero, con el sello absurdo y el garabato no sé de quién. la nota media de ese expediente estaba alrededor del 8, y obviamente había muchas asignaturas revisadas al alza.

    A parte de que era una chapuza, con esa nota no competía con algunos candidatos que tenían mejor expediente. Pero también la selección este año era más dura porque han recortado las becas. En circunstancias normales y con un profesor que mirara más el proyecto y menos el expediente podría haber entrado perfectamente.

    Haré lo que me sugieres. Quizá tengáis noticias del tema. Lo patético de todo es que el tipo está metido en cosas de política universitaria. Gracias. Un saludo

    -

  • Tu chaval parece listo, yo me iría tranquilo a la cama. Para llegar alto en los consejos de administración hay que tener algo más que buena formación académica, aunque yo señalaría a la corrupción:

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013/05/12/espana-estaba-al-borde-del-colapso-y-nosotros-alardeabamos-del-dinero-que-estabamos-ganando-120649/

    Para llegar alto en los consejos de administración hay que tener tendencias psicopáticas. Es la teoría en la que trabajan distintos investigadores como por ejemplo el doctor Andrew M. Lobaczewski. Cuando lo leí por primera vez me pareció una bobada pero viendo la conducta de la banca financiera, de la industria textil condenando a muerte a miles en banglades para aumentar beneficios etc empiezo a darle crédito

    • He leído varias cosas sobre esa hipótesis y me parece desoladora, por la siguiente razón:
      O los puestos del Consejo los ocupan los nietos de fundador, que al fin y al cabo tienen la misma probabilidad que la población general de ser unos psicópatas (y de reunir talento suficiente), o realmente hay meritocracia y entonces los psicópatas tienen más probabilidades que el resto de la población.
      Pues estamos aviados. Esperemos que no se cumpla del todo, porque como sea cierto va a resultar que la monarquía hereditaria y la nobleza de sangre tenían sentido como defensa de la población ante la perspectiva de tener por jefes a la fracción de la población consistente en psicópatas brillantes.

  • Está claro que una buena formación es necesaria pero no suficiente. Pero no creo que la corrupción y la falta de escrúpulos sean los atributos que faltan. Habrá casos pero parece un poco exagerado asumir que es generalizado.

    Yo creo que la explicación va por otro lado y está relacionada con el debate sobre la remuneración de los ejecutivos.

    Estos puestos de responsabilidad requieren características observables (e.g. formación académica) y menos observables (e.g. sentido común). Las no observables requieren conocer de cerca al candidato. Eso genera redes de contactos en el mundo de la dirección que son las al final hacen la diferencia. Acceder a una de esas redes no es fácil y a mi modo de ver es lo que explica el management-premium que se observa.

  • Yo creo que en el fondo del problema subyace una cuestión de "valores"; es indudable que para ocupar determinados puestos hay que tener un grado de formación y capacidad importantes pero después aparece la cuestión del éxito, el fin justifica los medios, y de ahí a la falta de escrúpulos un paso. Hoy en día damos importancia a los resultados a corto plazo y no a las cosas "bien hechas" y eso favorece las características psicopáticas (personajes seductores, egocéntricos, manipuladores, que generan "admiración"...en definitiva "conseguidores"). Los que están por encima de estos personajes suelen ser los que se "benefician" de sus conductas, lo que incentiva que miren para otro lado.

  • Con mi debido respeto, el efecto de Bolonia sera muy marginal. Estas cosas se llevan en los genes de tanto comportamiento aprendido generacion tras generacion. No es la primera vez que los corruptos triunfan en el sur de Europa. Nos guste o no el enchufismo, la burocracia mas ineficiente e incluso la mafia viene de estas latitudes. Mientras que a los del norte de Europa, y por extension los USA, tienen en su origen una moral mas puritana. Podemos buscar el origen en la distinta naturaleza de nuestras instituciones, el modelo de crecimiento, o lo que queramos. Pero en las regresiones falta controlar por heterogeneidad no observada. Por ejemplo, el origen racial, que muchas veces puede servir para instrumentar por estas cosas.

    Y no somos solo nosotros los que sufrimos por esto. Para que te tranquilices, Antonio, consuelate con que esto de la corrupcion y la falta de respeto a los codigos de honor va a ir en aumento a nivel mundial. En el fondo, es el motivo por el que Yale ha decidido cerrar su programa en China:

    http://www.economist.com/news/china/21569070-foreign-universities-find-working-china-harder-they-expected-campus-collaboration

  • Antonio: me alegra ver que comienza a haber conciencia con el asunto de las copias, pero ¿seguro que la permisividad con las trampas es un asunto de los mayores exámenes que hay en Bolonia?. Los de licenciatura llevamos unos cuantos años ya quejándonos del tema, aunque, eso sí, predicando en el desierto 🙁

    Además de por este hecho, no comparto lo que señalas respecto a los costes para los profesores: ¿tanto cuesta vigilar en condiciones un examen?. Basta con no permitir entrar con móviles, dejar las mochilas a la entrada y poner buena atención un par de horitas. De verdad, no es tanto, y habéis sido cocineros antes que frailes... y por último, y esto es desconocimiento absoluto ¿tantos quebraderos de cabeza supone a un profesor conseguir que se penalice a alguien que copia?

    Por mi parte creo que, además a ese "efecto red" de la corrupción que explicas, parte del aumento de las copias viene motivado por otros aspectos sociológicos también muy difíciles de capturar. Uno de ellos es, sin duda, el igualitarismo rampante "¿Cómo va a tener este más nota que yo, si me llevan diciendo toda la vida lo listo que soy?". Mi profesora de primaria decía que "a ver quién le ponía ahora el cascabel al gato". La secundarización tan bestial que está sufriendo la Universidad unida a la creciente infantilización social también explican parte del problema.

    • Vaya, hombre, ya sabía yo que iban a terminar teniendo la culpa los de secundaria hasta de que en la universidad nos pasemos los exámenes leyendo en lugar de vigilar si los alumnos copian o no. Y, digo yo, ¿Por qué no prueban a proponer para su nivel educativo lo mismo que tanto defienden para los otros, es decir, pruebas estandarizadas externas o revalidas, si prefieren un argot más de medio de comunicación? ¿Si nos parece tan bien en una parte del sistema educativo también lo deberíamos defender para nuestra parcela, no? ¿Aquí es mejor el trabajito? La Universidad estará sufriendo de "secundarización", pero algo tendrá que ver en ello: controlan desde hace décadas el acceso a la Universidad mediante unas pruebas que se llaman PAU y, curiosamente, al mismo tiempo que critican el muy bajo nivel de nuestra secundaria aprueban a más del 90% del alumnando que examinan en esas pruebas. O una cosa u otra, que las dos al mismo tiempo no las entendemos.

  • Sr Cabrales:
    Su amigo Samuel responde algo distinto de lo que pregunta su hijo: Éste pregunta cómo se llega a la cúpula de una organización empresarial y aquel afirma que siendo inteligente y estando preparado se suele ganar más sueldo y se suele estar menos parado. Su hijo, al que se le intuye espabilado-juicio crítico independiente de sus padres y respuesta rápida-,empieza a inferir que formación e inteligencia no son los únicos requisitos para ascender a lo más alto de una estructura jerarquizada y tiene razón. ¿Qué le desazona señor Cabrales que el mundo no sea estrictamente meritocrático o que su hijo empiece a darse cuenta de ello? Tarde o temprano todos nos acabamos dando cuenta de que los reyes magos no existen y que la justicia rara vez prevalece. Agradezca que no ha parido a un tonto.

  • Un examen universitario en España es un festival de chuletas. Es normal porque lo peor que le puede pasar al estudiante si le pillas es un suspendido (al menos en la UAB, me imagino que sera lo mismo en otras universidades).
    Pero tambien eso refleja un problema en nuestras asignaturas (el contenido y/o la manera de ensenarla). Muchos estudiantes no ven la utilidad de lo que les ensenamos para su futura vida profesional. Para muchos estudiantes, el contenido de una asignatura solo sirve para pasar el examen: el objetivo es saber para el dia del examen, no para el dia despues.
    Estoy pasando el año en Stanford y descubri que tienen una asignatura de "myth busters", este programa de la tv americana (y uno de los presentadores del programa participa en la clase!) segun Stanford, el objetivo no es de enseñar fisica (en este caso) pero de enseñar como pensar como un fisico. Sin ir tan lejos (eg invitar a Buenafuente o Evole a dar clases de periodismo), no seria demas reflexionar un poco sobre lo que ensenamos y como lo hacemos.

    • Creo que en muchísimos casos, un buen profesor, que trabaje su asignatura es capaz de poner un examen en el que la posibilidad de copiar tienda a cero. Es decir, una prueba en la que de verdad se mida si se han asimilado los conceptos, y no una mera repetición memorística del manual o, en su caso, de los ejercicios-tipo.
      Los buenos profesores universitarios que he tenido (los menos, por cierto, muchísimo peores en media que en cualquier nivel precedente de mi periplo educativo) no necesitaban preocuparse de si copiabas o no.
      ¿La clave? Un buen diseño del examen, incluyendo un tiempo ajustado para resolver los ejercicios.
      Por otro lado, completamente de acuerdo con los exámenes estandarizados a los universitarios. Si al final lo importante es el título, al menos exijamos que todos los titulados alcancen un umbral mínimo. Claro que entonces se les acaba el chollo a las universidades privadas españolas (salvo honrosas excepciones) y a muchas públicas.

  • Otra anécdota desmoralizante: hace más de 20 años compartí aula con un hoy prestigioso profesor de economía, cuyas aportaciones científicas he visto en algún momento ensalzadas en este blog. Era un alumno brillante, pero su afán por sobresalir le llevaba a utilizar "chuletas" ¡para sacar mayor nota! Incluso se aprovechó de sus buenas relaciones con algún profesor para llegar tarde a un examen (con la falsa excusa de una visita médica), habiéndo convencido previamente a un compañero (que en principio no iba a presentarse) para que le sacara un ejemplar del examen. Una vez licenciado, su periplo posterior incluyó beca, universidad EEUU, postdoc y profesor en el extranjero, y vuelta al terruño. En fin.
    Sí, los corruptos ya existían antes de Bolonia. Pero no claudiquemos. Quizás todo esto sirva para que en un futuro no muy lejano una generación vuelva a valorar la cultura del trabajo y del esfuerzo.

  • Desgraciadamente estoy bastante con tu hijo. Si Samuel utilizara en sus ecuaciones los ingresos 'totales' en lugar de los salarios creo que vería como la significatividad de las variables explicativas 'honestas' se reduce dramáticamente.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad