La prima de riesgo: el efecto de los políticos y las noticias

Hace unas semanas comentamos aquí cómo la prima de riesgo de Italia –medida por diferencia entre el tipo de interés de la deuda pública a 10 años con respecto al de Alemania– había pasado de ser algo inferior a la española a ser algo mayor (un 0.6% menor en mayo de 2010, un 0.3% mayor en septiembre). Mencionábamos que Tito Boeri identificaba en Vox, un blog asociado a Nada es Gratis, una serie de eventos políticos que habían coadyuvado a ello. Pues bien, la pesquisa continúa, y parece que tanto la conducta de los políticos como los medios que dan las noticias importan.

Riccardo Puglisi ha publicado (en italiano) en otro de nuestros blogs asociados, Lavoce.info, un sencillo análisis empírico de la diferencia entre la prima de riesgo italiana y la española, estimando su correlación con noticias de prensa. Para Italia, se centra en las noticias sobre un paquete de ajuste fiscal (manovra) y sobre el contenido de las llamadas telefónicas privadas del primer ministro intervenidas por los jueces (intercettazioni). Para España, se fija en las noticias sobre elecciones anticipadas (elezioni), recortes presupuestarios (tagli) y reforma laboral (riforma del lavoro). El seguimiento de las noticias se refiere a La Repubblica y Corriere della Sera, en España a El País y El Mundo (a los que caracteriza respectivamente, en cada país, como pro y antigubernamentales). El periodo analizado va de junio a septiembre de 2011. Se estudia la prima diferencial en relación con las noticias aparecidas el día anterior (para lectores avanzados: también se incluyen la prima diferencial desfasada y una tendencia lineal).

Los resultados son interesantes. Resulta que en Italia las noticias sobre el ajuste fiscal elevan la prima diferencial italiana. ¿Por qué? Porque las noticias informaban de que el ajuste podía descafeinarse, como de hecho sucedió. Por otra parte, las noticias sobre las conversaciones telefónicas intervenidas del primer ministro reducen la prima diferencial. En este caso, se debería a que el contenido de esas conversaciones hacía más probable el procesamiento judicial del primer ministro y, cabe suponer, también un cambio de gobierno.

En el caso español, las únicas noticias que resultan relevantes son las relativas a la probabilidad de que hubiera elecciones adelantadas, que elevan la prima diferencial italiana (se entiende que por reducir la prima española). De nuevo, parece que el mercado valoraba favorablemente la posibilidad de un cambio de gobierno.

Un aspecto curioso es que en Italia resultan significativas las noticias que se publican en el periódico identificado como más cercano al gobierno, según el autor porque las noticias críticas en este medio resultarían más creíbles para los mercados que si se dieran en un medio opuesto al gobierno. En España sucede lo contrario. (*)

Este sencillo ejercicio no puede estimar efectos causales. Sería interesante, como señala el propio Puglisi, realizar la estimación con datos en tiempo contínuo, viendo los cambios en la prima de riesgo justo después de cada noticia, como se hace en los llamados “estudios de eventos” (event studies), que son ahora muy comunes en economía y especialmente en finanzas. No obstante, sí sugiere que los mercados reaccionan muy rápido a las noticias que alteran las expectativas sobre el curso futuro de la política económica. Y este impacto se puede cuantificar. La falta de apoyo del primer ministro Berlusconi a su ministro de economía Tremonti puede haberle costado muy caro a Il Bel Paese.

---

(*) Párrafo cambiado por los comentarios de Zoroasthro y Marco Celentani (ver abajo). Gracias.

Doctor en Economía por el MIT y profesor del CEMFI. Investigador Asociado de CEPR y CESifo. Ha sido Presidente de la Asociación Española de Economía. Su investigación se centra en la economía laboral.

Hay 13 comentarios
  • No deja de sorprenderme como los medios de comunicación pueden afectar en las decisiones de los grandes inversores -está claro que los pequeños inversores si que se ven afectados por los medios-. Más si suponemos que cualquier gran inversor tendrá un equipo de research que le proveerá con información correcta y valoraciones más o menos adecuadas.

    Otra posibilidad es que la causa sea la noticia y el efecto la variación de la prima de riesgo si no que el efecto sea la noticia y la causa una decisión tomada de alterar el comportamiento del mercado aunque este tipo de teorías conspiratorias es más complicado de creer.

    • El escaner. La interpretación más limpia es que los medios de comunicación persiguen averiguar lo que está sucediendo antes que nadie (el 'scoop' que permite captar lectores u oyentes). Entonces, cuando lo revelan al público, los mercados reaccionan. Aunque los grandes inversores tengan equipos de expertos, los periodistas deberían tener ventaja comparativa en esta tarea con respecto a ellos. Esta interpretación no exige teorias conspirativas.

  • Hola Samuel,

    Solo un apunte. Si no me equivoco, en Italia el medio progubernamental seri'a el Corriere della Sera y el antigubernamental La Repubblica. Por lo dema's, muy interesante la entrada.

    • Zoroasthro. Sí, se debe a mi pobre conocimiento del italiano. Puglisi dice:

      È anche interessante notare come queste correlazioni siano significative soltanto nel caso di articoli pubblicati sul Corriere, non su Repubblica: da questo punto di vista, appaiono di maggior peso le prese di posizione critiche e le scelte di copertura mediatica da parte di un quotidiano sicuramente più vicino al governo in carica rispetto a Repubblica.

      Es decir, que la prensa da más peso a las posiciones críticas cuando vienen de un medio más cercano al gobierno. Lo cambio en el texto.

  • Si los inversores se dejan guiar por las noticias de los gobiernos, sobre el comentario de de los gurus como los últimos piropos dedicados por Sarkozy, a España, y a la hora de hacer sus inversiones, se comportan como jugadores de casino, ¿quien puede prever lo que va a pasar en el futuro?. Economistas prestigiosos desde luego que no, quizas Rapel o cualquiera de los "806" que tanto han prolificado y ya sé el motivo.

  • Los valores de la rentabilidad de los bonos españoles e italianos están distorsionados por las compras del BCE, así que no sé si es posible valorar este tipo de relaciones. Además, no quiero entrar en comparaciones odiosas entre cierto tipo de gobernantes.

  • La verdad es que me ha parecido interesante el análisis italiano, tanto que me he animado a hacer uno propio – mucho más sencillo y modesto – de lo que ha pasado con la prima de riesgo española en el último mes y medio;
    https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0B8RvkH-zBBWqODMxNjIyZjMtNDY2NC00MTM1LTkwNDMtOGFmYmQ3MGJkYjE0&hl=en_US

    En una simple Excel donde, en los días en los que la prima de riesgo sufre variciones de + - 5 %., he puesto el(los) titular(es) económico(s) más relevante(s) aparecidos en EL PAÍS (he cogido este diario porque tiene un archivo sencillo y abierto, además es poco sospechoso de ser especialmente crítico con el gobierno que parece que es importante en el análisis de referencia por lo que comenta Samuel).
    Mi conclusión es que lo que parece preocupar a los inversores son las noticias relacionadas con la banca en España, lo cierto es que como mi hipótesis previa es que lo que preocupa no es tanto la deuda pública (el peso sobre el PIB de la española es razonable) como la privada y que a lo que temen – además de a un crecimiento escaso - es a que haya un rescate “a la irlandesa”, es posible que mi elección de titulares esté algo sesgada.

    • Jarris. Al pulsar sale esto:
      Sorry, we are unable to retrieve the document for viewing or you don't have permission to view the document.

  • Samuel, el Corriere della Sera es seguramente menos antigubernamental que la Repubblica. Pero creo que ningun italiano diría que es progubernamental.

    • Marco Celentani. Era mi interpretación de "sicuramente più vicino al governo", pero en todo caso lo he vuelto a revisar en el texto, no sea que me demande el Corriere. 🙂

Los comentarios están cerrados.