- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

¿Ha crecido la desigualdad en España? Hmm...

Hay una percepción generalizada de que la desigualdad económica en España es altísima y de que está aumentando. Y hay datos que lo confirman, como hemos discutido a menudo aquí. Sin embargo, algunos datos conocidos recientemente indican que hay que matizar estas afirmaciones.

Desigualdad de la renta

Un indicador de desigualdad que pusieron de moda Anthony Atkinson (d.e.p.), Thomas Piketty (en NeG) y Emmanuel Saez, es la participación en la renta total del 1% y del 10% de los hogares con mayor renta. El año pasado los dos últimos lanzaron, junto con un amplio equipo, una Base de datos global de riqueza y renta (WID.world). De ella procede el gráfico siguiente, que muestra la segunda medida:

Participación en la renta nacional del 10% de hogares con mayor renta (antes de impuestos), 1940-2014, %

En los países con series largas, esta participación cae de 1940 a 1980, aproximadamente, y a partir de entonces sube. En España, sin embargo, entre 1981 y 2012 esta participación ha sido bastante estable, alrededor de un tercio (son valores para la renta bruta; serían menores después de impuestos). Lamentablemente los datos no son muy recientes, pero nuestro valor en 2012 es muy similar al de Francia y muy inferior a los de EEUU, China o Reino Unido. Se obtienen resultados cualitativamente similares para la participación del 1% de hogares con mayor renta.

Esto no significa necesariamente que la desigualdad de la renta en España sea relativamente baja o no haya subido. Como dije aquí hace cuatro años, en nuestro país la desigualdad parece provenir no tanto de la fracción de renta que se llevan los hogares con rentas muy altas sino más bien de la creciente fracción de la población con niveles de renta muy bajos –información no disponible en WID.world para España–. En una entrada futura espero volver sobre datos recientes de otras fuentes, como la Encuesta Financiera de las Familias, que sí indicaban cierto aumento de la desigualdad de la renta entre 2007 y 2010.

Desigualdad de la riqueza

Incluso aunque esta medida de desigualdad de renta no muestre un crecimiento claro, es posible que la distribución de la riqueza (viviendas, depósitos bancarios, acciones, etc.) se haya vuelto más desigual, pues la riqueza es un fondo (stock) que se alimenta de la acumulación de los flujos de ahorro de la renta obtenida, aparte de las variaciones del valor de sus componentes.

¿Cómo ha variado la distribución de la riqueza en España? Para verlo sigo el Informe sobre la desigualdad global 2018 (resumen en español) de Piketty, Saez y coautores. Su capítulo 4.5 está dedicado a nuestro país y resume un trabajo de Clara Martínez-Toledano. Reproduzco aquí el gráfico que nos mostró la propia Clara en una entrada de la semana pasada. Muestra la participación en la riqueza neta total del 10% de hogares con mayor riqueza, del 40% siguiente y de la mitad inferior de la distribución:

Por un lado, vemos que en 2013 la riqueza neta media del 10% más rico fue de 813.000 euros, frente a los 19.000 euros de la mitad inferior, es decir, 43 veces mayor. Por si les da morbo, la riqueza media del 1% más rico es de 3 millones y la del 0.1% más rico de 10.4 millones.

Pero lo más llamativo del gráfico, como señalaba la propia Clara, es la sorprendente estabilidad de las participaciones en los 30 años con datos. En su entrada hace hincapié en las herencias, mientras que en el informe del WID.world se mencionan la enorme proporción de la riqueza que los españoles invertimos en vivienda –que es menor en los estratos superiores de la distribución– y las oscilaciones burbujiles que ha experimentado su precio (pero esta es una historia para otro día). Es posible, a pesar del gran esfuerzo de recolección de datos llevado a cabo, que se siga midiendo mal la riqueza (aunque se han incluido los activos opacos mantenidos en el extranjero, como les conté aquí). Por otra parte, si damos por buenos estos datos, tampoco se observa aquí un notable aumento de la desigualdad, lo que cuestiona las afirmaciones iniciales.

Para terminar, ¿está nuestra riqueza distribuida de forma más o menos desigual que en otras partes? El siguiente cuadro muestra la distribución para algunos países:

Revela una desigualdad muy alta que el 10% de los hogares posea más de la mitad de la riqueza (y el 1% superior el 21%) y que la mitad inferior solo posea menos del 7%. Por otra parte, la comparación arroja un resultado cualitativo global similar al ya visto para la distribución de la renta: un nivel de desigualdad parecido al de Francia y bastante menor que el de China o Rusia. Por no hablar de EEUU, donde el 10% más rico posee casi tres cuartas partes de la riqueza y la mitad inferior tiene una riqueza media nula. Hay razones para preocuparse.