Cómo salvar el euro

Si uno busca en Google "How to save the euro", salen muchos enlaces: Wall Street Journal, Daniel Gros, Nouriel Roubini, etc. También hemos tratado el tema en este blog, claro (por ejemplo recientemente aquí y aquí). Una exposición muy clara con una propuesta razonada es la de este editorial del último número de The Economist.

Hay 34 comentarios
  • Todo el asunto ha entrado ya en el terreno del culebrón, recomiendo a los principales guionistas: Sarkozy, Merkel, Trichet, Draghi y compañía que se aclaren y no sigan complicando el argumento. Puesto que no parecen proclives a subcontratar (Geithner), les sugiero que aclaren sus ideas y no sigan mareando la perdiz.

  • Muchas gracias Samuel por enlazar el artículo, por favor, no dudéis en hacerlo cuando os encontréis alguno interesante. Por cierto, a mi me sigue pareciendo que los políticos europeos prefieren seguir mirando a otro lado. Lo siento, no soy muy optimista.

  • Totalmente de acuerdo, con el articulo de The Economist, pero eso no es lo que argumentabáis en este post hace tan sólo 9 meses, sobre las políticas de austeridad,citando un artículo de dudosa base empírica de Alesina como aplicable a una situación de recesión como esta...

    http://nadaesgratis.es/?p=6894

    En todo caso bienbenidos al club. No os recordaremos los epíttetos que durante meses habéis dedicado a aquellos que argumentaron que las política de austeridad eran un profundo error y nos llevarían al hoyo o que hemos argumentado contra la constitucionalización del déficit 0 (aunque sea estructural). Paul DeGrauwe también lo hace,
    http://www.elpais.com/articulo/economia/Fundamentalistas/deficit/elpepieco/20110918elpepieco_6/Tes

    • Sofro. Citas la entrada de Javier Andrés, quien dice:

      ¿Qué debemos esperar, a la luz de toda esta evidencia, de la consolidación actual? Mi lectura preliminar de este debate todavía en marcha es que los ajustes reducirán transitoriamente el crecimiento del output y del consumo, (...) En definitiva, parece que los efectos no keynesianos no ayudarán sino en casos muy extremos".

      O sea, que no negaba que la consolidación fiscal sea contractiva. Lo que pasa es que un país pequeño y abierto como España con los mercados poniendo la lupa sobre sus cuentas públicas no se puede permitir seguir con el déficit público del 10% como teníamos (EEUU sí puede). La consolidación fiscal es inevitable. Lo mismo les sucede a Grecia, Irlanda o Portugal. Y a Italia y Bélgica no por su déficit sino por su nivel de deuda. Otros países podrían (y se puede argumentar que deberían) permitirse aumentar el déficit y estimular su economía, como Alemania (esto viene diciéndolo The Economist hace mucho tiempo). Pero no quieren.

  • Muchas gracias, Samuel.

    Reacción inicial y por abrir el fuego.

    ¿Se trata de salvar al euro o de que la gente deje de empobrecerse, que deje de estar parada o con miedo de irse al paro y de que podamos ser un poco más competitivos?

    Últimamente hemos desarrollado una pasión quasi religiosa por salvar instrumentos, lenguas, identidades, monedas, a costa de lo que sea, de las personas y de sus futuros.

    ¿Quién, con euro o sin euro, va a dejar de ser europeo? Nadie.
    ¿Qué significa una estrategia de crecimiento si se excluye llevar el euro a la paridad con el dólar? Significa intentar salir del pozo tirando de los faldones de nuestra propia camisa. Una huida hacia adelante y enterrar la cabeza en la arena. No convencerá a ningún prestamista, todo lo contrario.

    ¿Qué sentido tiene pues un crecimiento del PIB basado en el deterioro adicional de nuestra competitividad y en más endeudamiento o incremento adicional de la mayor fiscalidad del mundo (30% más que USA o que Japón) y que equivale a una destrucción de riqueza efectiva porque estamos tomando deuda para gasto corriente? Sólo tiene un sentido: Preservar la estructura político/burocrática más grande del globo esperando a que salga el sol por Antequera (cosa que nunca va a hacer)

    ¿A quién están protegiendo quienes, como el Economista, hablan de proteger al euro? A nosotros, no. Todo lo contrario.

    ¿Se van a venir al euro Inglaterra, Suecia, Dinamarca, Hungría, Polonia? No, no lo van a hacer.

    ¿Por qué? ¿Son menos Europeos? Lo dudo. Son simplemente mucho más serios con sus propios asuntos y tienen más confianza en si mismos.

    Saludos.

  • Mi pregunta para el Sr. Bentolila:

    El artículo de The Economist es muy claro. Dado que España ha tenido que plegarse al requerimiento europeo de recorte del déficit (no confunfir con deuda) y solvente, pero necesita crecer para crear empleo, además de las reformas necesarias... Mi pregunta es, en base a lo leído en The Economist...Si Alemania no pretende gastar y el rescate a Grecia es un parche que esconde el problema real que aparentemente Alemania no quiere liderar para cortar de raíz, qué queda por hacer?.

    • Luis. Ahora lo único que cabe hacer es seguir haciendo nuestros deberes y esperar. La situación de los mercados financieros no es sostenible, así que hemos de esperar a la próxima explosión y entonces intentar que la solución europea vaya por la vía más adecuada.

  • Un punto de vista...

    Expansión sin competitividad significa más deuda. Para España y en menor medida, para Italia.

    O dicho de otro modo, el endeudamiento servirá para financiar mas déficit por cuenta corriente.

    Yo no veo como salir de esta sin consolidación fiscal, cambios estructurales e..imaginación

    O sea...que no veo como salir de esta

    Estoy con Samuel.

    O Alemania tira del carro...o al final...se quedan sin cobrar. Ellos verán.

  • Alguien podría explicarme que debo entender por "salvar el euro"; porque se me hace que consiste en idolatrar un instrumento, y es algo que no puedo aceptar.

    Anticipadamente agradecido,
    BARUCH

  • Buenos días.

    Acabo de terminar un segundo repaso del muy oportuno artículo del Economist cuya lectura nos sugirió ayer Samuel Bentolila.
    Una de las cosas que trajeron de cabeza a mi mujer mientras preparaba una tesis sobre el papel de la literatura de la Ilustración como promotora del proceso revolucionario, fue la sorprendente transmutación de J.J. Rousseau desde sus inicios racionalistas a un eficaz manipulador del sentimiento que inicia el movimiento romántico y la preeminencia de los sentidos sobre la razón.

    Cómo y por qué se produce ese cambio, nada menos que a los 49 años de edad, no es una pregunta banal.

    Pues bien, resulta que Rousseau, siempre atento a las actitudes de los influyentes, observó pasmado el impacto que una obra inglesa ("Pamela" de Richardson, 1740) tuvo en Diderot y en Prévost por su hábil uso de lo instintivo y emocional y lo reproduce a través de "La nouvelle Héloïse" (1761) que marca la transmutación.
    Este pequeño détour sirve para ilustrar que hemos de estar muy prevenidos con la literatura inglesa aunque sea económica.
    Realmente el artículo de The Economist, aparenta decir una cosa y, sutilmente, de la mano de instintos primigenios y alertas casi imperceptibles pero letales, llega a convencerte de que está demostrándonos en detalle por qué debes hacer lo contrario de lo que en apariencia proclama. Pérfida Albión.
    Este es mi resumen mañanero que he tratado de documentar a través de unas notas al texto que, si procede y tenemos oportunidad, traeremos; quizás esta noche.
    Un saludo y buenos días.

  • Álvaro Espina, en 2004 nos expone todos los riesgos de la comunidad europea y del G-3, con los aportes de William C. Brainard ,George L. Perry, Buitre, Panigirtzoglou, Von Hagen, Brückner, Barry Eichengreen, William Easterly, Roumeen Islam y Joseph E. Stiglitz entre otros (sobre la regla de Taylor, ver pagina 37, las expectativas de inflación vs Equivalencia de Ricardo, el federalismo fiscal de USA, ver pag 19, Caso Japon: Política monetaria versus reforma institucional.)
    La parte de Europa no tiene desperdicio, con otro diseño del Euro, con otras normas que estan bien especificadas en dicho articulo, la crisis actual no tendria la magnitud actual.Queda pues demostrado que si hay economistas que no informan a toro pasado.

    Sobre estabilidad de precios, deflación y trampas de liquidez en el G-3 -Álvaro Espin
    DT Nº 3/ 2004 (editado en el año 2004, analisis del 1987-2003)
    http://www.realinstitutoelcano.org/documentos/84/84.pdf

  • El euro ha traído a los países del sur grandes beneficios pero también riesgos que fueron sistemáticamente infravalorados por la corriente principal de economistas europeos (los americanos fueron siempre más críticos, pero lo achacábamos a la ignorancia o al temor a la competencia que supondría el euro para el dólar en los mercados internacionales).
    Ahora estamos metidos en una trampa de la que resulta difícil salir. Si comparamos los resultados en las últimos tiempos de Dinamarca y Finlandia, dos países bastante similares pero dentro y fuera del euro, no se observan grandes diferencias. Parece que podría haber habido vida fuera del euro, pero las (muy escasas) voces que a finales del siglo XX se mostraron escépticas fueron sistemáticamente desoídas.
    Cuando a finales de los noventa vinieron a mi facultad eminentes profesores del Banco de España y de la Comisión Europea para explicarnos en que consistiría la nueva moneda nos recalcaron tres cosas que NECESARIAMENTE pasarían: que los tipos de interés convergirían, que la situación de la balanza por cuenta corriente dejaría de tener importancia y que los países del sur reducirían sus desequilibrios para evitar el desastre que podría suponer una impensable-imposible expulsión del euro.
    Los recientes acontecimientos han puesto de manifiesto que lo que nuestros modelos predecían de forma absoluta no eran más que deseos, trayectorias teóricas basadas en un desconocimiento o sobrevaloración de nuestras instituciones.
    La cuestión a la que ahora nos enfrentamos es decidir cual es nuestra visión de la situación actual: nuestra permanencia en el euro es viable a largo plazo si hacemos los dolorosos cambios necesarios, las rigideces de una moneda única son incompatibles con nuestra economía por lo que cuanto antes salgamos mejor o aunque nuestra permanencia en el euro no es viable a largo plazo, los costes a corto plazo que conllevaría la salida son tan elevados que la hacen imposible por lo que debemos hacer los esfuerzos necesarios para salir del paso y ya se verá en el futuro que hacemos cuando los problemas vuelvan aunque sean mayores.

  • BARUCH, Manu Oquendo
    ¿Por qué salvar al euro? Muy sencillo, porque, puesto que los ahorradores necesitan una moneda estable, que no esté siendo devaluada por monetarizaciones de deuda, y se van a ir a monedas estables o a oro, sí o sí. Así que, como argumentó Luis Garicano, si Grecia (o España) salen del euro, los españoles y griegos nos aprovisionaremos de euros tanto como podamos, primero para librarnos de la pérdida de riqueza de un 40 % en la propia devaluación, y luego porque para tener nuestro ahorro en una moneda que no se está devaluando un 5 % cada año.

  • Samuel,

    1)Nadie cuestionala estabidad presupuetaria a largo plazo (que por cierto no es défici estructural 0, sino que el crecimiento nominal del PIB sea mayor que tipo de interés de la deuda, para que está no se dispare), los que habéis modificado vuestra posición sois vosotros respecto a la consolidación fiscal acelerada y la constitucionalización de ideas como el déficit estructural 0. No parece lógico que en plena recesión y elevados recursos ociosos se corten 10 puntos del PIB de déficit en 3 años. Máxime cuando un 80% de ese déficit eran estabilizadores automáticos. El resultado nefasto de esas políticas de austeridad se puede ver en las previsiones del WEO del FMI de hoy.

    2) En cuanto a la necesidad de ajuste para España. El propio artículo de economist, reconoce que el problema de España no es de deuda o déficit sino de liquidez. Y esa necesidad de ajuste de la que hablas viene impuesta no por los mercados, sino por aquellos que eluden sus responsabilidades como el BCE o la CE, y dejan a los pies de los caballos a los países periféricos.
    Es un problema de diseño y de voluntad política de la UE: en el que países emiten deuda en una moneda que controlan otros la especulación con la posibilidad de default es un hecho más que probable. Guillermo de la Dehesa ha explicado muy bien ese mecanismo:
    http://www.guillermodeladehesa.com/files/0006.1308669752.PNLH3412VDSH1655ZEPI9833FUKO7778.pdf

    Y desde luego no creo que eso haya quedado claro en vuestros post, al menos hasta ahora. Si no todo lo contrario
    Cuantos más deberes de ajuste fiscal hagamos más difícil tendremos salir del agujero (menos crecimiento, menos posibilidad de pagar la deuda, más desconfianza de los mercados..). La batalla está en Europa y la solución no es quedarse de brazos cruzados y aceptar los ajustes hasta la quiebra como Grecia.

    • Sofro. 1) Los cálculos que hemos hecho indican que un 70%, no el 80% del déficit, es debido a estabilizadores automáticos. Por otra parte, que recomiende la entrada de The Economist no quiere decir que suscriba todo lo que dice. 2) Mantengo que España no tiene otra vía, aisladamente, que la consolidación fiscal. 3) El problema de España no es solo el endeudamiento público sino también el privado, que ha hecho que ahora seamos el 4º país del mundo con mayor endeudamiento total (público+privado) sobre PIB. El sector público debe no contribuir adicionalmente a esta situación.

  • Fede:

    "...ya se verá en el futuro que hacemos cuando los problemas vuelvan aunque sean mayores".

    Una conjetura que muestra la pristina naturaleza del sistema político contemporaneo. No puedo agregar una palabra siquiera.

    Felicitaciones,

  • Mis calculos (teniendo en cuenta el plan E, y rebajas fiscales) indican que no sería ni siquiera del 8% sino incluo más elevado, quizás del 85%. Pero acepto tu dato, seguro que está mejor estimado. Me parece una cifra considerable en todo caso el 7% del PIB de déficit en estabilizadores automáticos.
    El problema de Esapña no es de endeudamiento público (como bien sabes estará este año en el 65$ y estuvo en 2008 en el el 35% cuando la media de la ZE supera el 80% in cluida Alemania), sino privado (que supera el 200% PIB).
    Cuando el sector privado no funciona y mantiene durante años al 20% de la población parada entiendo que el sector público debe intervernir o debe quedarse parado, no hacer nada? Eso recuerda a las políticas deflacionistas de principios de los 30.
    El endeudamiento público se ha convertido en problema a partir de 2010, al eludir la autoridad monetaria su obligación de prestamista en última instancia con Grecia y se han convertido casi en irresolubles con las políticas de austeridad.
    Además de tu argumento de "el sector público no debe contribuir a esta situación" pareceria deudcirse que la inversión púlblica y el endeudamiento público es malo y en cambio el endeudamiento privado es bueno y no es conveniente intervenir en él.
    Aunnque el endeudamiento público se utilice para inversión que aumente la productividad a largo plazo (aschauer) o el sector privado se endeude para generar burbujas inmobiliarias y vivienda residencial.
    No me parece razonable, el problema está en la UE, no es la cuentas públicas de España e Italia. Si no se ataca el problema difícilmente se va solucionar nada.

    • Sofro. Si la UE aceptara relajar sus objetivos de déficit público, eso podría a corto plazo estimular la demanda agregada, dependiendo de cómo se emplearan los fondos y quizá podría ayudar a evitar una recaída en la recesión. En ausencia de eso, incumplir los objetivos de déficit por parte de España sería muy perjudicial: los tipos de interés subirían aún más y la situación se haría insostenible.
      Deuda: 1) España estaba en una senda explosiva de deuda que era insostenible. 2) Un déficit del 65% del PIB no es bueno ni malo, depende de su sostenibilidad. El cálculo involucra el tipo de interés real y la tasa de crecimiento. Con las cifras actuales no sería sostenible sin atenerse a una senda de reducción progresiva del déficit.

  • Sobre el tema de la deuda, hay mucha confusión. Hace falta hablar claro como Enrique Fuentes Quintana en La hora de la economía
    Pido a los editores de Nada es Gratis que se envíe un mensaje más claro, de que el problema de España es de deuda externa (y déficit de balanza por cuenta corriente), es decir, que se compra más de lo que se vende, así como de las deudas privadas.
    Mi experiencia es que la debilidad del discurso de la gente de Fedea (hablo de charlas radiofónicas, por ejemplo) es poco concreto. En España se habla mucho de hacer "reformas" sin explicar claramete por qué.

  • ¿Cómo salvar el euro?.

    Respuestas indirectas : la salvación del euro depende en primer lugar de quienes lo controlan, y España pinta muy poco en su control.

    La decisión de introducir el euro fué una decisión política, hecha por políticos, con nombres, apellidos y situaciones particulares en un momento pasado.

    Una breve historia parcial (en ambos sentidos).

    http://www.bloomberg.com/news/2010-05-14/euro-breakup-talk-increases-as-germany-sees-greece-becoming-currency-proxy.html

    Aunque se debió a motivaciones políticas y también económicas, estamos hablando de situaciones dinámicas. Hoy el panorama ha cambiado y los dirigentes también.

    Sería propio de ilusos creer que no se conocía el impacto de una crisis en un sistema asimétrico, como aquí muy bien se ha dicho. La solución sería más integración y la mopa de Greenspan (simplificando).

    Políticamente hablando la resolución de la crisis del euro es tan compleja como su alumbramiento. La situación es mucho más peligrosa porque el coste económico se ha disparado, y esto se ha retroalimentado con la indecisión, generando un coste político mucho mayor y un potencial coste social muy difícil de estimar.

    Aunque la historia política del euro está por escribir (en condiciones), quedamos a la espera del próximo capítulo.

  • Comentarios resumidos tras leer The Economist.

    1. Entre los problemas omiten la endogamia oligopolios-gobiernos, la creciente falta de democracia y la orgía regulatoria de cinco o más niveles de gobierno intocables. Esto son “cositas normales” y recomiendan que el parlamento europeo se calle por peligroso.

    2. Pedir "breathing space" conociendo el ritmo español de reformas es una nueva definición de "understatement". Cuando publicaciones de este renombre vuelan tan bajo es inevitable la melancolía.

    3. Nuevos "Stress Tests". ¿Los anteriores no incluían el peligro más evidente: el sovereign default. ¿Es posible?

    4. Nuevo Banco Central porque los existentes no funcionan. “Esta vez sí lo hará”. Ya existe la suficiente historia a nuestras espaldas para saber que “banco central” equivale a decir gobierno.

    5. Es decir, "denme una FED, un Bernanke y déjenle solo con la impresora". Ya se ve al oro por encima de los 4000 dólares la onza.

    6. Semántica: El "gran cortafuegos europeo", nuestra "gran muralla". Las palabras dicen más de lo que a veces quisiéramos.

    7. España-Italia, como países que "sólo" tienen un problema de liquidez". ¿No hemos escuchado esto sobre Grecia y Portugal hace seis meses?

    8. El riesgo a los depósitos en suelo Heleno. A estas alturas ningún griego con algo de dinero tiene sus fondos en Grecia y mucho menos compañías con operaciones internacionales. El fondo de Garantías de depósitos es, incluso, excesivo.

    9. Recesión/Depresión: ¿Cuántos activos han caído ya un 70% de su valor desde que comenzó la crisis?: La gran mayoría de las grandes compañías europeas están en esta situación hoy, algunas más. ¿Ha pasado algo? No, no pasa nada y eso que su valor real es hoy bastante superior a su precio y a sus contabilidades.

    Como comenté esta mañana, estas y otras notas escritas según leía me indican que el artículo nos está sugiriendo lo contrario de lo que parece decir. Ratifica el convencimiento de que cuando te has equivocado, lo mejor es reconocerlo y salir del error. Quien no lo hace es porque los costes de su actitud los pagan otros.

    Saludos

  • Purgandus Populus,

    Su planteo presenta la cuestión en terminos mercantilistas: "se compra más de lo que se vende". Personalmente, creo que ningún español tuvo en cuenta eso a la hora de diferir el pago de sus gastos personales; cosa que resultaba obscenamente sencillo y no requería ignotas reflexiones sobre la geopolítica del comercio mundial...

    ¡Si no tienes la "pasta", firma Manolo... ¡que es lo mismo!".

  • Purgandus Populus,

    Debo entender que postula como un mérito que el desajuste no se realice mediante una maniobra devaluatoria e inflacionaria.

    De ser así, le ruego medite que la corrección tendrá lugar -¡porque es fatal, hombre!- mediante un colapso de la economía real, bajas de salarios nominales y/o una perpetuación sine díe del colapso laboral, y una obligadísima reprogramación de deudas con podas draconianas. Así que la ingesta que pretende evitar, lamentablemente, le será inoculada por via endovenosa.

    Los precios relativos hay que corregirlos y la insolvencia hay que eliminarla. Se puede hacer inflacionariamente, o a lo cavernícola... ¡pero a ésta altura, evitarlo es imposible!.

    Siempre un gusto,

  • @BARUCH
    Lo que he pedido a Nada es Gratis es hablar con claridad sobre deuda externa. El simple hecho de hacerlo es beneficioso para la economía, porque así se ayuda a los diferentes agentes (emprendedores, trabajadores, ...) a tomar sus decisiones correctas: es mejor que un empresario que va a vender a españoles no se endeude, y que el que tiene como clientes a franceses o chinos lo haga. Como ejemplo, aquí tenéis un dramático relato de Burbuja.info de un empresario, que estaría mucho mejor si el Gobierno dijera la verdad.

  • @BARUCH

    Respecto a la forma de salida, he pretendido demostrar que salir del euro no es viable, por el alto coste que tendría (pánico bancario por retirada masiva de dinero, suspensión de crédito), porque a largo plazo no funcionaría (los ahorradores seguirán prefieriedo tener euros a tener una moneda en constante devaluación).

    No creo que la salida sea la devaluación interna. Creo que debe ser una reconversión industrial. Hay empresas que están exportando, son competitivas. ¿Por qué tendrían que bajar sus salarios? Lo que hay que hacer es que esas empresas crezcan, y para ello hacer que los recursos de crédito y mano de obra estén a su disposición. Para ello, hay que favorecer que las actividades inviables como la construcción adelgacen. ¿Ha visto los datos del Banco de España de crédito vivo al negocio promotor y constructor? ¡Unos 400.000 millones de € de línea de crédito! Estas empresas insolventes (promotores, constructoras, cajas de ahorros) tienen que ser declaradas en quiebra, cuánto antes mejor. Si no, harán todo tipo de trucos contables e intentarán cargar sus deudas a los demás. Al subastarse sus casas, bajaría el precio de la vivienda, y así mejoraría la competitividad de la economía: no es posible competir con Polonia si un piso en Varsovia cuesta la mitad que en Madrid.

  • Purgandus Populus,

    Coincido en que decir la verdad es, personalmente, un mérito... ¡que no puede practicar quien tenga aspiraciones electorales en el sistema político imperante!.

    Financiar una moneda para ahorradores sobre la miseria de los electores es una receta política que, históricamente, ha terminado mal. Deje a los ahorradores que busquen su moneda de reserva (cosa que corregirá espontaneamente la cuenta corriente) y preocupese por el nivel de empleo primero, y la menor inflación compatible después.

    Coincido en la reconversión industrial, pero eso viene luego del ajuste de los precios relativos y la restauración de la solvencia. No hay evidencia empírica de crecimiento alto con insolvencia macroeconómica. Y temo que el problema que se pretende evitar manteniendo una moneda incompatible con los fundamentos, comience a estilizarse en una relación deuda / ingreso cada día más tensa... ¡especialmente en el sector público!.

    La cobija es pequeña y largo el invierno por venir...

    Agradecido por el cambio de opiniones,

  • @BARUCH

    Lo que impide la reconversión es la intervención de Gobierno (incluyendo a la oposición), Banco de España, bancos que impiden el ajuste de la economía. Primero no dejando quebrar ninguna caja de ahorros, dando los avales que haga falta. Segundo, el Banco de España no está obligando a los bancos a poner sus activos inmobiliarios a precio de mercado. Es decir, mediante la liquidez de Estado y el Banco Central Europeo se está impidiendo el necesario ajuste del precio de la vivienda. Todo ello para proteger a una elite empresarial.

  • Purgandus Populus,

    La protección de las elites que lo financian y la socialización de los desastres financieros son funciones seculares del sistema político, por tanto, no espere mucha otra cosa.

    Desde el punto de vista teórico lo que menciona es inobjetable pero, mercantilmente hablando, ¿esta seguro que si los precios inmobiliarios bajasen un 30% ó 40% aparecería la demanda que limpiase el mercado?... ¿o se venderían las mismas unidades que hoy en día, hasta que el ajuste de los precios relativos de bienes y servicios estuviese realizado y la p0da de la deuda fuese asumida?.

    Porque si así fuera -cosa que para mi tiene altísima verosimilitud- ¿cuanta sería la "pasta"
    necesaria para capitalizar semejante quebranto bancario? ¿y quien la pondría para evitar la corrida? ¿su Majestad Don Juan Carlos? ¿el BCE? ¿la usura global?... ¡porque no lo veo nada claro hasta que los fundamentos estén en orden!.

    Y conste que no impugno, ni por un instante, que los precios de los activos (inmobiliarios y financieros) tendrán que bajar un buen tranco para limpiar los mercados.

    Un saludo, señor.

  • @BARUCH

    Uno, para las casas en grandes ciudades siempre aparece algún comprador, si el precio es el adecuado. Si no, se puede intentar facilitar (portales de subastas por Internet, descuentos, ...).

    Por otra parte, si hay una masa de deuda incobrable, pues se impaga, es decir, quiebras. Mediante quiebras o quitas de deuda de cajas y bancos insolventes, disminuiríamos el problema. (Ahora mismo, para lograr que la CAM sea vendida, hay que poner del orden del 20.000 millones de euros más). Eliminada la parte inviable del sistema económico, probablemente en 3 años se podría volver a una situación normal.

    Y por último está el problema del sobreendeudamiento de familias. Habría que buscar una forma de perdonar parte de esas deudas. Fueron formadas con expectativas completamente equivocadas.

    Un excelente artículo de FEDEA muestra que las crisis financieras mejor gestionadas fueron aquellas en que hubo quiebras.

  • Purgandus Populus,

    ¿Ha vivido Ud. alguna depresión económica?...

    El problema que veo -y con el mayor respeto intento plantear- es que no logramos advertir el tamaño de la incobrabilidad, su dimensión... especialmente con la economía estancada. Y eso pasa porque los españoles contemporaneos, gracias a Dios, hasta la fecha no tuvieron contacto con la descomposición social.

    Es de Perogrullo que quitando de los balances el activo podrido ("la parte inviable del sistema") y esperando tres años, la probabilidad de solución sea alta; pero, ¿que haría con tamaño pasivo mientras tanto?, ¿puede el sistema político sobrevivir tres años luego de eso?... ¿quien lo haría? ¿Rajoy, Rubalcaba o el Quijote?.

    La principal ventaja del razonamiento teórico es que no precisa de legitimación electoral para lograr entidad. En cuanto a que habrá quiebras... ¡no lo dude!.

    Recuerdo que Alemania tuvo un canciller de apellido Brüning a quien no le importaba la depresión y el quebranto con tal de lograr un ortodoxo ajuste de la economía nacional. Lo sucedió otro mal encarado y con un bigote pequeñito...

  • Nota al comentario anterior.

    Entre los Carpenters ("Breaking up is so hard to do") y Chubby Checker me quedo con el último, sin dudarlo.

Los comentarios están cerrados.