Avance sobre la re-reforma laboral

Ayer se aprobó en el Congreso el proyecto de ley que modifica el decreto-ley de reforma del mercado de trabajo de junio pasado. Se han añadido muchas enmiendas, que es imposible analizar instantáneamente. Además, queda un trámite en el Senado, que podría incorporar alguna variación menor. Por tanto, tiene sentido dejar el "post-mortem" para el mes de septiembre, cuando se conozca el texto final. Voy a intentar, no obstante, un brevísimo avance.

La mayoría de las enmiendas parece, en una lectura rápida, de menor transcendencia. El cambio más importante parece ser la concreción de las causas económicas de despido objetivo, en que la situación económica negativa de la empresa se concreta en "la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos, que puedan afectar a su viabilidad o a su capacidad de mantener el volumen de empleo". La concreción de las causas podría ser en principio buena noticia, pero la incertidumbre sobre ese carácter persiste. Por ejemplo, no sabemos cómo estimarán los jueces si la disminución de ingresos es "persistente" o no. Por tanto, creo que sigue siendo válida la valoración que hice de este aspecto en una entrada anterior. En particular, en que probablemente lleve bastante tiempo averiguar la incidencia de la medida, tras  procesos de casación de sentencias contrapuestas.

En segundo lugar, es imposible sustraerse a la sensación de estar ante una oportunidad perdida. Por una parte, es muy improbable que la reforma permita acabar con la lacra del empleo temporal y sus múltiples secuelas. Como expliqué en otra entrada, el contrato con indemnizaciones crecientes es una propuesta sólida, que combina mayor flexibilidad para las empresas con mayor seguridad para los trabajadores, pero no se ha tenido en cuenta. Por otra parte, en las enmiendas apenas se ha retocado la ya escasa variación de la regulación de la negociación colectiva, con el argumento (¿excusa?) de que se ha de dar tiempo a los agentes sociales para hacer una propuesta de reforma consensuada (que no llegará). Por tanto, en este caso también se mantiene en esencia la valoración anterior sobre el decreto-ley.

En suma, mi primera impresión es que nuestros representantes políticos no se han atrevido a abordar en serio los dos grandes problemas que impiden que nuestro mercado de trabajo funcione bien -la temporalidad y la negociación colectiva- y que conducen a resultados como el estancamiento de la tasa de paro en el 20% en el segundo trimestre, anunciado hoy por el INE. Excediendo los límites del análisis económico estricto, mi sospecha es que ello no se debe tanto a discrepancias con respecto al diagnóstico técnico de la situación o de las medidas que la mejorarían, sino a razones de carácter político. Si estoy en lo cierto, entonces el resultado real no es, como podría pensarse el de un "juego de suma cero", en el que unos se benefician y otros salen perjudicados pero en promedio nadie pierde. A mi juicio, perdemos todos.

Hay 5 comentarios
  • Sr. Bentolila,
    ¿Qué razones políticas pueden superar a la conveniencia técnica? los sindicatos estarán en contra igual, son inmovilistas, y los trabajadores, al fin y al cabo, preferirán tener un empleo con despido más barato a no tenerlo. Por cierto, si se puede contar, ¿qué les dijo Zapatero en la reunión, aparte del previsible "nos lo miraremos"?...
    Y la última pregunta, ¿qué opina de las previsiones de Santiago Niño Becerra?; son bastante negras, pero se van cumpliendo: prórroga habitual del subsidio de subsistencia de 420eur, paro estructural del 20%, etc.
    Muchas gracias y enhorabuena por su trabajo

    • Solotzo,

      Pienso que ha sido muy evidente en el debate sobre la reforma laboral que ningún partido quiere que se le adjudiquen medidas que resulten impopulares (cuestan votos) y sí desean que se les atribuyan medidas que resulten o suenen populares. De las segundas hay unas cuantas en las enmiendas, que a mi juicio sin embargo servirán para poco en términos de la lucha contra el paro. El segundo tipo de medidas todos los partidos desean adjudicárselas en exclusiva al Gobierno. Por su parte, éste intenta evitar una respuesta sindical dura en septiembre (no es lo mismo una huelga general con un seguimiento bajo que una con seguimiento masivo).

      Las consideraciones políticas pueden pesar mucho más que las técnicas en las decisiones de los dirigentes políticos, pues su principal objetivo es el mantenimiento o la consecución del poder político. Por ejemplo, no se planteó ninguna posibilidad de hacer una reforma laboral, en parte porque se consideraba demasiado costosa en términos electorales, hasta que fue impuesta por los acreedores externos de nuestro país.

      La segunda pregunta lamento no poder responderla, pues los asistentes nos comprometimos a no divulgar el contenido de la reunión. En cuanto a Santiago Niño Becerra, no puedo tampoco opinar porque no he leído su libro sobre "El crash del 2010", así que no conozco sus predicciones. Imagino que deben basarse en sus intuiciones y no en ninguna metodología estadística formal, pues por lo que yo sé no tiene ninguna publicación en revistas científicas solventes. En estas condiciones, no suelo conceder mucha fiabilidad a ese tipo de predicciones (eso no impide que a veces se acierte, como el pulpo Paul).

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad