¿Qué hay que saber para hacer investigación: investigar, o llenar formularios?

por Anxo Sánchez el 27/02/2015

(Una versión abreviada de este post apareció ayer en eldiario.es. Con posterioridad, supe de esta columna relacionada en El País.)

Hace algunos días recibí la noticia de que el proyecto de investigación que solicité, con mi coautor José A. Cuesta, también conocido de estas páginas, al Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) para financiar nuestra investigación durante los próximos tres años, había sido rechazado, pero no por su calidad científica, no. Nunca llegó a ser evaluado científicamente porque mi currículum abreviado excedía en tres líneas las cuatro páginas permitidas. De esta manera, se deja un año entero sin financiación a un grupo con una trayectoria investigadora reconocida porque investigar investigamos bien, pero la burocracia la hacemos mal. Bueno, nosotros y los 128 grupos cuyas solicitudes han sido rechazadas por similares defectos en algún currículum, a los que hay que añadir otros 200 más o menos excluidos por otros defectos de forma. Esto quiere decir, en los términos económicos propios de este blog, que el dinero de sus impuestos y de los míos no está sirviendo para financiar la mejor investigación escogida por una evaluación científica, sino que se están filtrando muchas propuestas exclusivamente por motivos burocráticos. ¿Qué le parece? Le ruego, amigo lector, que siga leyendo y vea las implicaciones que esto tiene, de las que le adelanto la que a mi juicio es la más importante: ¿Qué se pretende? ¿Seleccionar la mejor investigación? ¿O seleccionar a los que saben hacer mejor los papeles? ¿O, incluso, acabar con la ciencia en España?

Hechos

1. El pasado mes de septiembre presentamos una solicitud a la convocatoria de proyectos del MINECO para financiar nuestro trabajo durante los próximos tres años.

2. El 19 de diciembre recibimos un email del MINECO en el que se nos comunicaba que nuestra solicitud había sido excluida de la convocatoria por el siguiente motivo:

El currículum abreviado de alguno de los investigadores principales no cumple alguno/s de los siguientes requisitos exigidos en la convocatoria:

a) No se ha presentado según el modelo disponible en la página web.

b) No se ha respetado el formato del modelo exigido en la convocatoria: fuente, tamaño de fuente, márgenes, espaciado y número máximo de páginas del currículum abreviado.

c) El documento está en blanco o no corresponde al investigador principal.

Comprobamos lo que habíamos enviado y descubrimos que en mi CV abreviado, que la convocatoria establecía como novedad este año y que todos los co-investigadores principales del proyecto debían aportar, había tres líneas de más. Word, al exportar el PDF, había movido el último item de una lista a la página 5.

El mensaje nos daba de plazo diez días para alegar y subsanar este problema, del 2 al 14 de enero, cosa que hicimos en tiempo y forma.

3. Finalmente, el pasado 19 de febrero se nos notificó la exclusión definitiva de la solicitud, porque la convocatoria establece que los defectos de forma en el CV (y en documentos relevantes para la evaluación científica) no son subsanables. De hecho, el formato Word del CV abreviado lo pone explícitamente:

AVISO IMPORTANTE

En virtud del artículo 11 de la convocatoria NO SE ACEPTARÁ NI SERÁ SUBSANABLE EL CURRÍCULUM ABREVIADO que no se presente en este formato.

Sic transit gloria mundi. Allá van nuestros planes de trabajo, el dinero que necesitamos para hacer experimentos, asistir (nosotros y nuestros estudiantes) a algún congreso, hacer estancias de investigación, y pagar publicaciones, aparte de un contrato postdoctoral de dos años que solicitábamos. Todo porque el CV de uno de los investigadores se pasó tres líneas, no lo comprobamos, tampoco lo comprobó la oficina de la universidad, y no se ha admitido nuestra subsanación. Hemos intentado hablar con los responsables del MINECO sobre este problema, pero resulta imposible dado que ni sus nombres ni sus teléfonos son públicos. Nos queda todavía la posibilidad del recurso de reposición, que interpondremos, pero no confiamos en que tenga ningún efecto y, en todo caso, seguramente llegaría demasiado tarde para que nuestro proyecto pudiera ser considerado con los demás enviados a la convocatoria.

Comentarios

Lo que antecede es la exposición de los hechos que me han motivado a escribir este post. Ahora entro en los comentarios que tales hechos me sugieren.

Vaya por delante que admito que con la convocatoria en la mano, nuestra solicitud, y las otras que han caído por el mismo motivo, están bien excluidas, y que nosotros podríamos haber comprobado el fichero PDF antes de subirlo a la aplicación del Ministerio. Entiendo que la exclusión quizá se ajuste a la convocatoria y puede usarse esta norma para excluir a dos investigadores que tienen un CV investigador avalado con más de 200 (entre ambos) publicaciones en revistas muy prestigiosas y un historial de gestión exitosa de proyectos (currícula disponibles aquí y aquí).

Ahora bien, dicho eso, se me ocurren algunas reflexiones que quiero compartir con usted, amigo lector:

  1. ¿El MINECO no comete errores? ¿El Gobierno no comete errores? ¿No publica constantemente el BOE correcciones de errores de publicaciones de leyes, decretos, y demás? Véase por ejemplo el disparate que recogía NeG el pasado martes sobre la revalorización de las pensiones. Desde la agencia que lleva la evaluación científica de los proyectos, la ANEP, se me enviaron a evaluar proyectos de esta misma convocatoria en la que yo participaba. Yo rechacé evaluarlos por obvio conflicto de intereses, pero ¿no es un error habérmelos enviado? ¿Por qué no se admite entonces que nosotros corrijamos este, después de habernos ofrecido incluso la posibilidad de corregirlo? ¿Por qué la administración puede cometer errores y los usuarios no?
  2. Es cierto que la posibilidad de subsanación se ha usado de manera torticera muchas veces. Conozco grupos que han llegado a presentar una hoja en blanco como documento de la memoria científica, para así tener más tiempo para escribirlo mejor y presentarlo en el plazo de subsanación. Entiendo que el espíritu de la norma de que los documentos relevantes para la evaluación científica no sean subsanables va encaminada a evitar esas malas prácticas, y estoy de acuerdo con ese espíritu. Con lo que no estoy de acuerdo es con su aplicación automática a errores (causados por un programa informático) que son de buena fe evidente: las tres líneas que se pasaban no decían que me hubieran dado el Nobel o un mérito científico relevante, sino que se referían a un artículo de divulgación en castellano que claramente no debía haber citado, pero que en todo caso no hubiera causado la concesión o rechazo del proyecto por motivos científicos.
  3. ¿Para qué nos da el MINECO la posibilidad de subsanar el error si no pensaban aceptarlo en ningún caso? ¿No hubiera sido más coherente con la convocatoria excluirnos definitivamente en ese momento, con lo cual hubieramos podido presentar un recurso de reposición y quizá, de ser aceptado, llegar a tiempo para que el proyecto fuera considerado?
  4. El MINECO debería haber adoptado medidas para evitar estos problemas. Cuando he sometido proyectos a la Unión Europea, también tienen límites de páginas, en particular en la memoria de investigación. La diferencia es que la Comisión parece que quiere ayudarnos a no cometer errores, porque si uno sube un documento que excede las páginas permitidas, la aplicación se lo advierte; no se lo impide, pero se lo advierte, y entonces la responsabilidad es solo suya. Además, en muchos casos, incumplir esa norma no impide que la solicitud siga su curso, sino que se hace que los evaluadores sólo evalúen las páginas autorizadas, ignorando las siguientes. ¿Por qué el MINECO no hace lo mismo, que no debe ser muy difícil de implementar en su web? ¿Busca motivos para rechazar proyectos sin esfuerzo, o es que ni se plantea ayudar a los investigadores?
  5. En este blog se habla muy a menudo de que el diseño de los procedimientos debe responder a un fin. ¿Cuál es entonces el fin que persigue el MINECO al establecer esta norma e imponerla al pie de la letra? ¿Seleccionar los mejores proyectos científicos por su calidad también científica, facilitarse el trabajo limitando la selección científica a los investigadores con buenas habilidades para el papeleo, o rechazar cuantas más solicitudes mejor? Ya no digo el mío, pero estoy seguro de que entre los centenares (¡centenares!) de proyectos rechazados por motivos similares hay muchos con el mismo tipo de error de buena fe y que son científicamente muy buenos. ¿O, quizá, lo que busca el MINECO es decir que se ha financiado un alto porcentaje de las solicitudes presentadas, para dar imagen de que no se recorta en investigación?
    Añadiré que en mi artículo de ayer en eldiario.es especulaba con que ahorrarse en evaluaciones fuera un motivo para proceder de esta manera. Sin embargo, he podido saber que los proyectos en esta situación sí fueron evaluados, ya que de lo contrario todo el proceso se hubiera retrasado considerablemente hasta poder quedarse solo con los proyectos admitidos definitivamente. Así que este no es el motivo de esta decisión, y no hay ahorro en evaluaciones. De hecho, eso habrá costado algunas decenas de miles de euros, tirados a la basura.
  6. ¿Con qué dinero cree usted, amigo lector, que voy a afrontar mi trabajo de los próximos meses? Sepa que el proyecto solicitado tiene mucho de cubrir los costes básicos de la investigación, como mencionaba más arriba: algún viaje, costes de publicación de algún artículo, algo de dinero para algún experimento, un portátil y poco más (contrato postdoctoral aparte). Este es un dinero que en "los países de nuestro entorno" los investigadores tienen básicamente garantizado ya que sus empleadores saben que sin él no pueden trabajar. ¿Y cómo cree que afecta esto a la formación de los estudiantes que están haciendo su tesis doctoral con nosotros?
  7. Y por último, amigo lector, ¿cree usted, con nuestras autoridades de la política científica, que es una leyenda urbana el que los investigadores de este país, incluso aquellos con posiciones permanentes, se estén yendo de España debido a las dificultades burocráticas con que se encuentran, y de las que esto que le cuento no es más que la gota que colma el vaso (vea otro ejemplo, que ya hemos citado muchas veces, aquí)?

No quiero aburrirle más con mis penas, amigo lector. Le agradezco que se haya tomado la molestia de leer este post, mucho más que ningún otro, y espero haberle transmitido que, más allá de mi proyecto concreto, esta manera de hacer las cosas no es más que otro síntoma de que la política científica en España no responde, en realidad, a un intento de fomentar la investigación, sino todo lo contrario: está perfectamente diseñada para ir echando del sistema a los investigadores que quieren hacer cosas y, de hecho, acabar con el sistema de ciencia mismo. A mí, como decían los grandísimos Gomaespuma, ya han conseguido que "se me quiten las ganas de tener ganas".

NOTA (3 de marzo de 2015): Gracias a los esfuerzos del Vicerrector de Investigación e Innovación de la Universidad Carlos III de Madrid, hemos podido saber, a través de la Dirección General de Investigación, que el CV que figura en su aplicación informática como mi CV abreviado es en realidad una copia del CV completo que se podía adjuntar voluntariamente (y que también consta en la aplicación). Este CV completo no se pasa tres líneas, sino que son más de 80 páginas en otro formato, lo que claramente incumple la convocatoria. En cualquier caso, esto no cambia nada, y simplemente lo añado por precisar. Se comete un error de buena fe igual cuando se sube un archivo con tres líneas de más que cuando se sube un archivo equivocado. Sobre todo porque no tiene sentido que no subieramos el CV abreviado porque finalizamos la solicitud bastante antes de acabar el plazo, así que sería absurdo buscarse problemas por eso. Por no decir que, vista la amenaza de que nuestra solicitud fuera rechazada, subimos todos los documentos con bastante cuidado y me extraña mucho que nos equivocásemos de fichero en algo tan importante. Obviamente, tampoco puedo afirmar (y no lo hago) que haya un error en la aplicación del MINECO, pero esta duda se arreglaría si la aplicación realmente comprobara las páginas de los documentos que se suben (o si se han subido dos repetidos, lo cuál es muy fácil de implementar sobre documentos en PDF), en cuyo caso no habría confusión ni duda posibles. Llegados a este punto, la falta de un registro físico de los papeles nos deja en cierta medida indefensos ya que no podemos demostrar que subimos bien el fichero (o que no) y que lo que ocurrió fue un error informático (o no); al final me temo que vamos a tener que reclamar la vuelta de las solicitudes en papel. Por último, no creo que todos los demás proyectos rechazados tengan el mismo problema, y como se ha visto en los comentarios y en mails que he recibido privadamente (y que agradezco, por cierto), hay rechazos por cosas tan nimias como girar un cronograma. En cualquier caso, quede constancia de la precisión.

DMC febrero 27, 2015 a las 09:50

Muy buena entrada.

Creo que con estas cosas se persiguen dos fines:
El primero, eliminar financiación a proyectos que están bien evaluados de manera que en unas estadísticas aparezcan como evaluados positivos (hacemos ciencia de calidad) y en tras estadísticas, el porcentaje de financiación de los proyectos subirá algo (financiamos a nuestros científicos)

El segundo es una labor de acoso y derribo, como ya ha comentado el autor en su último párrafo. Quieren disminuir el tamaño de la Ciencia en España, y ya que no “pueden” echarnos hacen que pidamos cada vez menos, con lo que justifican la imagen de vagos y maleantes que dan de nosotros, o que, directamente, nos vayamos.

eugenie marzo 2, 2015 a las 17:51

Muy buena entrada, pero en la principal y en muchos comentarios, se suponen motivos del MINECO que probablemente no existen:

Lo que ha sucedido es solo uno de los efectos de nuestra organización social, administrativa, política: normas (y/o burocracia) hechas por personas que no las tienen que utilizar! y ni se molesan en pensar los efectos nocivos de sus reglas. Aún menos piensan en evaluar y hacer corregir la aplicación informática que les ha costado años de consultoría externa y un montón de euros, para que “avise” como dice el autor que sucede (en lugares én que la tecnología digital SI ayudaa mejorar la productividad de las organizaciones).
Miren a su alrededor y verán cuántas señales de tráfico carecen de sentido y sin embargo faltan algunas indispensables unos metros más allá; y lo mismo con un sinfín de normas y procedimientos inútiles.
Todos nos equivocamos, también cuando hacemos normas, pero en el MINECO no las utilizan (no las sufren) ni se dan cuenta de lo inadecuadas que son.
Lo siento por Anxo y José; y por los millones que a diario sufrimos normas pensadas con los pies.

Carlos febrero 27, 2015 a las 10:04

Recúrralo. Es claramente un abuso. Las normas del procedimiento administrativo común establecen expresamente la posibilidad de subsanar solicitudes defecuosas. Si se anima, evite el recurso de reposición -que, como bien dice, no servirá de nada- y vaya directamente al contencioso. Un saludo cordial

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 10:08

Gracias Carlos. No, no me animo al contencioso porque eso me exige unas energías y unos dineros que no tengo. Por otro lado, creo que deberían ser las Universidades las que fueran al contencioso por sistema ante todos los abusos del MINECO. Todo el proceso de reclamación de dineros al que me refiero al final, que incluye aplicaciones de normas no incluidas en la convocatoria, está colapsando a las Universidades y haciéndoles perder dinero directa (porque hay que devolver, y con intereses) e indirectamente (por el tiempo que dedican a las justificaciones de lo absurdo PAS y PDI). Tendríamos que tener un equipo dedicado sólo al contencioso. Individualmente, no me merece la pena. Pero lleva razón, así es cómo habría que proceder.

vellana febrero 27, 2015 a las 10:05

Haga bien la cosas y deje de quejarse. País de quejicas

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 10:11

Gracias vellana. Yo también le quiero. Hágame un favor y dígaselo al gobierno cada vez que comete un error o se queja de la herencia recibida (éste y todos los anteriores). Y si no le gustan las quejas, casi que no lea la mitad de las entradas de este blog. O no se queje.

LiMA febrero 27, 2015 a las 14:49

creo que el tema no es si la solicitud se presentó bien o mal (está claro que se presentó mal). La cuestión es si tiene algún sentido tener unas normas tan rigurosas aplicadas a temas puramente formales. Por norma, los errores formales deben ser subsanables, dado que es en interés de todos (o de casi todos -ver abajo) que los proyectos presentados sean los más posibles para que “haya donde elegir”.

A mí particularmente más que a hostilidad del PP hacia la ciencia, esto me suena a:
a) ganas de quitarse trabajo de en medio por parte de quien analiza estas peticiones
b) displicencia funcionarial (“si quieren la pasta, que presenten bien los papeles”) -vg Vellana en este comentario
c) relacionado con a), probable existencia de una dotación muy reducida de funcionarios para revisar los proyectos presentados, que haría muy difícil el tratamiento personalizado de las solicitudes con problemas

Estilpón febrero 27, 2015 a las 10:08

El legalismo y la burocracia.

Sin palabras. Indignante.

EB febrero 27, 2015 a las 10:20

Sí, grotesco. Pero España siempre ha sido así y ese es el legado de España a los territorios que fueron sus colonias. En todo, primero el formalismo, el ritual, el papeleo, o como quiera uno llamarlo. Por ejemplo, así es la judicatura. Si no cumplió con los requisitos formales, que son muchos y difíciles de justificar, entonces la demanda no es admisible, esto es, se rechaza sin entrar en el fondo del asunto. Por supuesto, cada español se queja de que en su actividad principal ese formalismo limite su desarrollo personal, pero nunca se va al fondo del problema que es el excesivo poder del Estado, herencia de 500 o más años.

Para que haya educación e investigación en España (y en AL) es necesario desmantelar esa herencia. Cualquier cambio que no sea radical implica corregir el número de papeles y ritos que se imponen como requisitos y que solo sirven para recordar a los sumisos que esa es su condición (en ¿Hay Derecho? se pueden leer muchas cosas grotescas sobre leyes, decretos y todo tipo de formalismos y lo más grotesco es que los abogados piden más no menos). Lamentablemente muchos que se quejan lo único que quieren es más fondos para lo que ellos hacen y que los demás vayan a llorar a la iglesia.

Escotero febrero 27, 2015 a las 10:39

Veamos el lado bueno del asunto: al menos se aplica un criterio “objetivo” y que además era público. Sobre el lado malo ya se ha extendido Vd., aunque quizá fuese más exacto decir que se ha quedado corto.

PD: Lo de la ANEP dando pie a “ser juez y parte” resulta poco menos que inconcebible.

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 13:19

Pues de lo de la ANEP, a mí me enviaron dos proyectos, y los rechacé como he dicho, pero me consta que han cometido el mismo error en otros casos y también me consta de alguno que no lo rechazó… Así se hace todo, así lo hacen los que no se equivocan…

Quin Remei febrero 27, 2015 a las 11:17

Probablemente hubiese tardado menos tiempo en comprobar que la documentación la presentaba correctamente que en escribir este post.
Sólo es cuestión de encauzar adecuadamente sus energías.
Seguro que si le rechazan un paper por olvidar poner sus resultados acabará hablando mal del consejo editorial…
Claro, la culpa es siempre “de los otros”.

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 13:18

Gracias Quim Remei. Claro que la culpa la tengo yo, estamos de acuerdo. Tenía que haber enviado correctamente mi CV. Pero ese no es el punto del post, sino la existencia de normas absurdas que persiguen fines inconfesables. Si lo que se quería es acabar con una mala práctica se podía haber hecho como indico en el post. Pero de que mi proyecto esté rechazado soy consciente de que tengo yo la culpa, ¡faltaría más! La comparación del paper, eso sí, es cuando menos absurda, porque eso es el fundamento del paper. Es como si dijeramos que no he enviado el proyecto de investigación, o que quiero que me toque la lotería sin comprar el décimo… Pero no merece la pena entrar en detalle. Eso sí, me encanta la gente como mi hijo de 14 años, que no se equivoca nunca.

Quin Remei febrero 27, 2015 a las 13:35

Yo prefiero aquellos que, cuando se equivocan, reconocen sus propios errores… Seguramente éstos tienen más de 14 años…

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:19

Estimado Quim Remei, de verdad, si en el post reconozco (lo acabo de repasar) al menos dos veces que yo lo he hecho mal, y que hay más gente involucrada en la solicitud que lo ha hecho mal, y el proyecto está bien rechazado. No sé si no quiere entenderlo o si no lo entiende. El motivo del post es que la norma que ha puesto el MINECO, implementada de esa manera, solo sirve para rechazar proyectos por motivos burocráticos, y no científicos, y que ningún país civilizado funciona así. Si mi proyecto o cualquier otro concreto de los más de 300 que han rechazado lo ha sido no es el problema. En mi caso concreto, yo estoy seguro de que no se va a hundir el mundo ni ningún enfermo va a quedar sin curación por la falta de mi investigación. Pero usted, que supongo que paga impuestos, ¿quiere que se gasten bien o mal? ¿Quiere pagar la mejor investigación, o la de los que saben hacer papeles, o ninguna (que es legítimo, por supuesto, aparte de absurdo)? Ése es el problema. Si a usted le parece bien que sus impuestos paguen a los investigadores que mejor hacen los papeles, no discutimos más, eso es lo que hace el mismo MINECO. Enhorabuena en ese caso. Y si quiere tener buena investigación, esta no es la manera. Y mi proyecto concreto, créame, es irrelevante.

jetkom febrero 28, 2015 a las 01:05

El autor del hilo deja bien claro que el cometio un error. Pero es que ademas eso nk cambia nada. El ser humano es lo que tiene, que no es perfecto y comete errores. Los procedimientos deberían tener esto en cuenta, sobre todo si hablamos de errores tan nimios como este. O al menos implementar ayudas como el aviso por exceso de páginas.

Felipe febrero 28, 2015 a las 14:28

El problema que muestra su comentario, y otros del mismo estilo, es una incomprensión total de las prioridades que deberían guiar las políticas científicas en España.

El objetivo es que el Estado invierta en desarrollar investigación de calidad. Eso es lo que de verdad importa. La burocracia no es un fin en sí misma, sino simplemente una herramienta para ayudar a conseguir ese objetivo.

KEyNES febrero 27, 2015 a las 11:21

En algunos países extranjeros donde también hay limitaciones de espacio para el curriculum lo que suelen hacer es, simplemente, cortar el exceso-en su caso le habrian quitado las últimas 3 líneas.
En todo caso, y reconociendo lo subrealista de la situación, entiendo que cualquiera que viva y conozca la sociedad española-lo que nos incluye a Vd. y a mi-debe preocuparse mucho de cumplir TODOS los requisitos, especialmente los meramente formales, que son ´desafortunadamente,los que mas cuentan.
Absurdo, demencial, ridículo…todo lo que quiera. Que se debe cambiar, también. Pero mientras tanto hay que ser muy cuidadoso.

Saludos

Miguel febrero 27, 2015 a las 11:30

Anxo, mi solidaridad. Con esto ya he visto de todo en la evaluación de proyectos. Lo único que me sorprende es que el plazo de subsanación no fuese de 24 a 26 de diciembre, necesitando firma del rector.
Ahora en serio, lo que más me molesta de este sistema en que prima el formalismo es que en comparación, las consecuencias de hacer algo que en cualquier país de nuestro entorno se vería como muy grave, son nulas.
Un señor en Vigo plagia un artículo, pues le dan un contrato de postdoc.
Un señor en la Complutense con dedicación exclusiva cobra un contrato de 425000 euros sin dar parte a la universidad, por sociedad interpuesta, sin que la universidad participe, al menos del 20% en costes indirectos y seguramente de más al superar en más de un 50% el sueldo de un catedrático (no conozco la normativa de la Complu). Pues nada, ahí sigue, y bien ofendido
Gente que malgasta el dinero en publicar en “International Journal of Medicine, Economics, Biology and Engineering”, y siguen en sus puestos.
¡Qué ganas de volver a emigrar!

Javier febrero 27, 2015 a las 11:43

Estimado Anxo,
le entiendo perfectamente pues a mi grupo de investigación le ha ocurrido lo mismo. Después de revisar concienzudamente la solicitud descubrimos que, en nuestro caso, el único (pero “gravísimo”) error fue que pusimos el cronograma del proyecto en una página apaisada, reduciendo un poco el tamaño de letra por motivos de legibilidad (para que una tabla no quedara partida en dos páginas). Eso ha sido motivo suficiente de exclusión.

Nosotros pensamos que el Ministerio debe haber utilizado algún software de filtrado automático, ya que no nos cabe en la cabeza que alguien con un mínimo de cerebro (humano) no se de cuenta de que este tipo de errores “formales” no violan en absoluto el rigor y el espíritu de la convocatoria.

En fin, no pienso malgastar mi tiempo siendo un quejica; seguiré obteniendo fondos fuera de España y publicando mis trabajos bajo el amparo de otros grupos de investigación extranjeros.

Jesús Zamora febrero 27, 2015 a las 11:45

Has tenido suerte: por lo menos no te han largado un “no vuelva usted por aquí”, que parece que va a ser el nuevo eslogan del PP.
http://www.debatecallejero.com/no-vuelva-usted-por-aqui/

Escéptico febrero 27, 2015 a las 12:30

Sin justificar la burocracia… me ha venido a la mente una entrada de Jesús Fernandez Villaverde

http://nadaesgratis.es/fernandez-villaverde/las-juntas-t%C3%B3ricas-de-espa%C3%B1a

A veces el “double check” es muy oportuno!!

Lourdes febrero 27, 2015 a las 15:00

Estimado Anxo
Estamos en una incompresible y estúpida misma situación. A nosotros en la primera respuesta nos dicen que:
“La memoria cientifico-técnica del proyecto, parte integrante de la solicitud, no cumple con los criterios establecidos en la convocatoria”.
Entonces nos dimos cuenta que, al igual que les pasó a ustedes , al convertir el documento a PDF teníamos una página de más con tres líneas. Lo corregimos. Lo enviamos el 8 de enero y en febrero recibimos la misma contestación:
“La memoria cientifico-técnica del proyecto, parte integrante de la solicitud, no cumple con los criterios establecidos en la convocatoria”.
Por más que revisamos no encontramos el motivo de la exclusión…el tamaño de letra está bien, el número de páginas es la correcta…en fin.
Para los que piensan que nos quejamos, pues si, lo hacemos y además creo que con toda la razón. Nuestro coste de oportunidad es muy alto para dedicarlo a temas burocráticos y lo hacemos, con la perdida que ello supone para nuestra sociedad, pero que encima nos castiguen por ello.
Nuestro trabajo es la investigación y a ello debemos dedicar nuestro esfuerzo. Por tanto el tiempo dedicado a la burocracia debe ser el mínimo posible, de manera que los organismos encargados de ello nos faciliten los trámites.
En otros centros cuando presentamos una memoria la solicitud tiene el espacio marcado, si te pasas no lo admite y punto. ¿Por qué no adoptar esta forma y todos cumplimos previamente con los formalismos sin necesidad de dedicar tiempo y esfuerzo a revisar, corregir, solicitar?. Todos ganaríamos tiempo .

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:26

Gracias Lourdes. No puedo estar más de acuerdo. La filosofía del MINECO no es ayudar sino rechazar. Como digo en el post y como dice usted, si quisieran ayudar lo advertirían. En realidad, en los países donde realmente la investigación importa, yo (ni usted) hubiera lidiado con los papeles. Hubiera ido a una oficina de proyectos, les hubiera contado mi idea, y ellos hubieran hecho los papeles… Ay, perdón, que hablo de Oxford, Cambridge,… donde hay gente en la administración que está para ayudar a que no pase esto. Mi trabajo, y el suyo supongo, es dar clase e investigar. Cuando me presenté a mi plaza no decía en ningún sitio que tuviera que saber hacer papeles…

Manu Oquendo febrero 27, 2015 a las 13:29

Lo siento muchísimo, D. Anxo. Supongo que esto tendrá amplia difusión porque es no solo triste. Da gran vergüenza que estemos así, sometidos a auténticas sandeces.
Cuando comenzamos a perder Autonomía Personal comenzaron a desaparecer muchas cosas y a nacer la bestia.

Treinta años después “Youngstown” sigue dando juego. Porque es de verdad. Pero me temo que los que escuchan a Springsteen en Hyde-Park, no entienden. ¿De qué se ríen?

https://www.youtube.com/watch?v=m9fqWxussAY

Letra: http://www.azlyrics.com/lyrics/brucespringsteen/youngstown.html

Saludos

Janieto febrero 27, 2015 a las 13:30

En mi opinión, lo más lamentable del asunto es la ausencia de personas, con nombres y apellidos y número de teléfono, que respondan sobre esa decisión. Yo creo que en cualquier empresa, firmar un mail con nombre, apellidos y manera de localizar a uno es obligatorio y obvio. Con la administración nunca se sabe, quién dónde y cómo. Y si lo hacen mal como la decisión la toma un “ente imaginario” pues no pasa nada. En tu empresa si obras como se ha obrado aquí te llaman por teléfono y lo solucionas o buscas la manera de arreglarlo, incluso varios años después es fácil encontrar tus mails y pedir explicaciones. Un aliciente más para hacerlo bien a la primera. Algo parecido sucede con los servicios de atención al cliente de algunas compañías.

Si quieres que tu trabajo sirva de algo a los demás te preocupas por que aquellos a los que prestas servicio te puedan localizar, si sólo quieres cumplir el expediente pues cuanto menos sepan de ti mejor….Pero claro con el número de errores que comete la administración el teléfono no pararía de sonar.

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:14

Gracias janieto. Estoy muy de acuerdo. Efectivamente, buena parte del servicio es aprender sobre lo que uno ha hecho mal. En este caso es obvio, pero en otros no. Aquí se trata sobre todo de escurrir el bulto y de no asumir responsabilidad sobre las decisiones. Si uno ha hecho las cosas bien o al menos cree que lo ha hecho bien, pone su nombre, firma la decisión, y responde. Pero no. Es la administración con la que nos ha tocado lidiar.

Isaac febrero 27, 2015 a las 13:35

Este país es así desde hace siglos. La suerte de ostias que nos van a dar desde India, Turquía, Brasil, China, etc, harán una de dos, o que las cosas cambien, o que sigamos igual y nos vayamos al hoyo definitivamente.

En cualquier caso, mi recomendación es que no solicite vd esos fondos al MINECO. SI sus proyectos de investigación son necesarios y rentables, alguna empresa los financiará.

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:21

Gracias Isaac. Por suerte recientemente he trabajado con alguna empresa que cree que lo que hago sirve para algo que les interesa. Lo difícil en ese caso es comunicar que lo que hacemos realmente sirve, pero bueno, estamos en ello. El problema es que este dinero del que hablamos es realmente el dinero mínimo para ir tirando, no para nada espectacular.

Santiago Sanchez-Pages febrero 27, 2015 a las 14:02

No creo en conspiraciones del tipo “quieren acabar con nosotros”, pero si me temo que esta nueva oleada de barreras de entrada y obstaculos formales no es más que una manera de reducir el gasto en investigación sin reducir las partidas que se destinan, una medida que seria mesurable y más visible. Una manera “blanda” de hacer un recorte.
Mis sentidas condolencias.

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:22

Gracias Santiago. Es cierto que puedo sonar “conspiranoico” y no querría. Estamos de acuerdo en que el fin que se persigue es el recorte blando.

Nano marzo 2, 2015 a las 15:54

Desestimar cientos de proyectos solamente por errores formales es más duro que blando jeje, pero peor aún es la gente que defiende al MINECO en este post. No se si el objetivo es acabar con la ciencia o no, pero el final sí puede ser ése si no cambia la situación.

Saludos!

Antonio Candela febrero 27, 2015 a las 14:32

Estimado Anxo,
Resulta muy triste leer este tipo de noticias.
Lamentablemente la óptica burocrática (que impera en este país) se impuso a la razón.
Mucho ánimo

PABLO DE LORA febrero 27, 2015 a las 14:38

Estimado Sr. Sánchez, toda mi solidaridad y apoyo.
Sres, o señoras, vellana y Quin Remei, el problema – el desesperante problema de la gestión de tantas cosas en este país- radica, precisamente, en lo que sus comentarios permiten colegir:
a) Hacer “bien las cosas” es que el CV no exceda de no sé cuántas páginas (lo sustantivo, que el proyecto sea bueno, que el CV muestre un investigador dedicado y prometedor, debe ceder ante esas otras exigencias de formato).
b) Comparar el incumplimiento de dicho requisito formal con la no inclusión de los resultados en un manuscrito, en fin, se comenta por sí mismo.
Saludos,

Quin Remei febrero 27, 2015 a las 20:53

No, ciertamente hay cosas que no se comentan en público porque la censura las veta. Efectivamente.

Claudio Cerdeiriña febrero 27, 2015 a las 18:08

Creo que este tema y la excelente exposición que Ángel Sánchez ha desarrollado deberían circular por las listas de comunidad de TODAS las Universidades españolas. En primer lugar, para que la gente juzgue si ésta es forma de gestionar (en general). Y, también, para poner en alerta a quien tenga la idea de concursar en próximas convocatorias. Lo he difundido a través de la lista de la Universidad de Vigo y, como no podía ser de otro modo, está teniendo bastante impacto. Por otra parte, comento que hasta ayer estaba muy concienciado para dar lo mejor de mí a la hora de acudir a próximas convocatorias del MINECO. Sin ánimo de bromear ni mucho menos, he de decir que este asunto me ha quitado muchísima presión. No hay mal que por bien no venga…

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:28

Grazas Claudio. Que no te quite las ganas, y hazlo lo mejor que puedas. ¡Seguro que te va mejor que a mí! Y mucha suerte con el lío que tenéis en Ourense, una muestra más de que en este país las sentencias de los tribunales solo sirven para que los políticos se limpien los mocos, por no decir otra cosa.

JuanAV febrero 27, 2015 a las 18:24

Anxo,

Si la ayuda, beca, financiación, o lo que sea, forma parte de un proceso competitivo y en las bases se preveía como motivo de exclusión no subsanable el error que has cometido, la respuesta de la Administración no podía ser otra. Darte a ti la ayuda hubiera supuesto quitársela a otra persona que sí había cumplido todos los requisitos y que, con razón, podría sentirse agraviada y recurrir contra una resolución que vulneraba las bases de la convocatoria y le causaba un perjuicio.

Un saludo,

Anxo Sánchez febrero 27, 2015 a las 18:32

Gracias JuanAV. Me remito a mi última repuesta a Quim Remei. No importa mi proyecto, y sí, está bien rechazado. De cuando esto se ha usado de manera perversa para ganar tiempo para trabajar más la propuesta ya me he quejado también. No es mi caso, ha sido un error, pero está mal, es verdad. Ya me duelen los dedos de teclearlo. Pero la cuestión no es esa, sino si esa es la manera de seleccionar proyectos. De verdad, que no es sobre mi caso (dejando aparte como se decía en algún comentario que se podría considerar abusiva la resolución y recurrirse en contencioso, pero no, me rindo, está mal hecho, lo he hecho mal, me voy a fustigar con un látigo además). Sólo piense en cómo quiere que se gaste su dinero en investigación.

Claudio Cerdeiriña febrero 27, 2015 a las 20:09

RESPUESTA A JUAN AV Y OTRA GENTE QUE PARECE/QUIERE CONFUNDIR EL RIGOR CON LA PERVERSIÓN

Para entender el problema hay que ser capaz de separar cuestiones éticas de cuestiones legales. El debate no es si la resolución se ajusta o no a las bases de la convocatoria, que es una cuestión puramente legal. Lo que verdaderamente plantea este caso es que no es razonable llevar la burocracia hasta extremos tan ridículos que rayan el infantilismo a la hora de valorar proyectos científicos. No es ético rechazar un proyecto por esas “tres líneas de marras” sin ni siquiera dar una oportunidad para subsanar el “defecto”, de lo que se concluye que las bases de la convocatoria vulneran los más elementales principios éticos que deben regir un proceso de este tipo. Los responsables de la redacción y aprobación de esas bases deberían rendir cuentas. ¿Se atreverían a explicar públicamente la idoneidad/necesidad de aplicar esos criterios de la letra Arial y Times New Roman, etc. para la selección de proyectos científicos? Lo dudo mucho. Hay un fondo de perversión muy evidente en este asunto. Mi recomendación es que, antes de escribir argumentos indefendibles bajo un pseudónimo, uno debería leer detenida y cuidadosamente lo que describe este post.

analfabeto febrero 28, 2015 a las 01:18

Creo que Anxo está de acuerdo con JuanAV. Su queja no se refiere tanto a que no le hayan aprobado su proyecto como a lo absurdo de la norma que OBLIGÓ a rechazarlo. Claudio Cedeiriña pide también que rinda cuentas quien aprobó esas bases, no quien las aplicó. Creo que quienes han despreciado a Anxo por quejica deberían reconsiderar el tema; Anxo no discute la anécdota, sino la categoría.
Gracias Anxo.

J febrero 27, 2015 a las 22:16

Siempre recordare el dia en que conoci a mi director de tesis de master. Me dijo “cuando era joven era como tu, hambriento e ilusionadisimo por hacer research. Ahora me dedico a rellenar formularios”. Mucha suerte con todo.

Luis febrero 28, 2015 a las 00:41

Anxo, en nuestro caso el rechazo ha sido porque al convertir el texto de word a PDF éste cambió sin avisar el tamaño de la fuente, de lo cual no nos apercibimos.
Es una desgracia vivir en este país y con estos funcionarios que evidentemente redactaron unas bases solo para “joder” a la gente y quitarse expedientes de por medio. Yo creo que manifiestamente esta convocatoria no es legal. El derecho de subsanacion no puede eliminarse con una frase. Artículo 71 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo
Común. Y por esto vamos a demandar al ministerio. Y esto no es atentar contra los que lo han hecho bien, el primero que ha incumplido la ley es el Ministerio.
Es muy triste lo que nos está pasando.

un abrazo

Gabriel marzo 11, 2015 a las 14:35

NO TENGO LA MENOR DUDA de que esa exclusión del derecho de subsanación es FLAGRANTEMENTE ILEGAL. Es una vergüenza.

Hacen muy bien en recurrirla.
Saludos

JuanAV febrero 28, 2015 a las 08:51

Decía Roberto Blanco en la presentación de la Fundación Hay Derecho que el estado democrático de derecho es un invento portentoso. Ese portento hace que los poderes públicos estén sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico; también los ciudadanos. En unas becas que se otorgan mediante un procedimiento de concurrencia competitiva, como parece ser el caso, las bases de la convocatoria son la norma que rige el proceso y que, por tanto, obliga a los ciudadanos y, sobre todo, al poder público que debe resolver. Otra cosa sería incurrir en arbitrariedad, prohibida por nuestra constitución, como corresponde a cualquier estado de derecho. La ética, afortunadamente, no tiene cabida y nunca puede ser un canon para determinar la corrección de la actuación de los poderes públicos.

Otra cosa es si las bases de la convocatoria sirven para escoger los mejores proyectos. Si no es así, que es lo que parece, están mal y deben corregirse. Para ello hay un método, además de la queja, y es que cualquier interesado, antes de que sean firmes, presente un recurso contra ellas para que se corrijan. El MINECO, como dice Anxo, también podría poner un sistema que evitara este tipo de errores. Lo que no se puede hacer es, una vez firmes las bases de la convocatoria, apelar a principios éticos para hacer lo contrario de lo que dicen.

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 08:57

Gracias JuanAV, totalmente de acuerdo. Nuestra Asesoría Jurídica nos dice que lo que deberíamos haber hecho es directamente haber impugnado la convocatoria. Claro, yo como investigador no tengo esos conocimientos y aunque lo vi y vi su potencial peligro ni se me ocurrió que eso se pudiera hacer. Pero que no se preocupen que a la próxima ya no me pillan de nuevas y según salga en el BOE la impugno.
En cualquier caso, es evidente que la convocatoria tiene que resolverse conforme a los requisitos que pide, pero en ese sentido lo que sí me asombra es que el MINECO nos ofreciera la posibilidad de subsanar, en vez de como ya he dicho en otro comentario, excluirnos directamente. Da la sensación de que no las tienen todas consigo.

Emigrante febrero 28, 2015 a las 10:24

Estimado Anxo,

siento mucho que su proyecto haya sido rechazado por ese error tan nimio. Aún estando de acuerdo con usted en una gran mayoría de sus artículos en este blog debo decirle que en este caso me parece que esta equivocado. Como miembro de paneles de diferentes agencias de financiación, he realizado múltiples revisiones de proyectos, tanto para las principales agencias de financiación en España, como para otros países en Europa, la EU y también para el ERC (siento pareceer presuntuoso). Desde mi punto de vista, y en mi área en España (no puedo hablar por otra), creo que el sistema de revisión es bueno (aunque es cierto que hay aspectos mas que mejorables). Habiendo formado parte del sistema obviamente esta opinión puede no ser totalmente imparcial, pero tengo una buena muestra para comparar. De hecho desde hace una temporada trabajo en otro país en Europa, y debo de comentarle que aquí no tendría posibilidad de subsanar el error, no hay opción. Además en muchas agencias no recibirá ningún tipo de “feedback” si su proyecto es rechazado. El nuevo CV fue diseñado en base al modelo del CV del ERC (el CV de la fecyt fue una locura). Este modelo da peso a las contribuciones importantes del PI en un determinado periodo de tiempo para facilitar la evaluación por pares, en España se hace hasta por 3-4 diferentes. De hecho mi impresión es que en España el sistema es demasiado bueno para la cantidad de dinero que se reparte.

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 11:01

Gracias Emigrante. Me parece perfecto que no esté de acuerdo conmigo y le agradezco que me lea. En todo caso, la mayor parte de su comentario va sobre evaluación, y ése no es el objeto de mi post, sino los requisitos previos. De la evaluación hablaré otro día, porque tiene su miga, tanto en España, donde la falta de medios hace que cada vez sea peor, sólo mantenida por la buena voluntad de los investigadores, hasta el ERC, cuya evaluación de proyectos interdisciplinares es simplemente lamentable. Ahora me voy a limitar al punto de mi post: si hay otros países, y le creo, donde se es igual de estricto (o absurdo según su mire) con los papeles, pues me parece igual de penoso, qué quiere que le diga. Las normas mal diseñadas están mal diseñadas aquí y en “la China popular”. Pero lo peor de lo peor es que te rechacen un proyecto y no te den ningún feedback (sobre todo científico) porque eso es la manera de que no se aprenda. Por último, me parece perfecto también lo del CV abreviado, pero vamos, con la historia que llevamos de un formato de CV nuevo cada dos o tres convocatorias, y habiendo sido el último el CV normalizado en el que la gente ha invertido cantidades infinitas de tiempo para terminar con un CV simplemente cochambroso y que encima se quita, no tengo esperanzas de que el abreviado vaya a ser para siempre.

Emigrante febrero 28, 2015 a las 16:17

Hola de nuevo,

Si, mi post trataba de varios temas, sobre todo el sistema de evaluación, pero es que del tema formal creo que hay poco que discutir en su caso. Usted mismo ha admitido que incumple la norma (por un error nimio, estoy completamente de acuerdo). En el momento que usted mando su solicitud a esta convocatoria ha tenido que acatar su normativa (aunque sea absurda). Si esta en desacuerdo debería de haberse abstenido de enviar su solicitud o haber hecho notar a los responsables este posible error para que se subsane. El CV abreviado es una herramienta que se sugirió para evitar papeleo y facilitar las evaluaciones. El problema en este tema tiene que ver con que alguien debió de referir la extensión al número de caracteres y no al de paginas para evitar estos errores tontos.
Con respecto a normas mal diseñadas, por supuesto, dudo que haya alguna que sea perfecta, ni en España, ni en China ni en Alemania. Lo único que le índico es que en otros lugares no hay ninguna posibilidad de recurso, subsanación o feedback de manera oficial. Esto sucede por el trabajo que y recursos que conlleva .

Desde mi punto de vista el problema mas serio es que solo haya un “call” de proyectos al año, de forma que debido a estos errores burocráticos usted y otros PI no puedan solicitar su proyecto subsanado en un tiempo razonable.

Un saludo y animo que podemos cambiarlo

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 16:27

Gracias Emigrante. Ya he dicho en algún otro comentario que no lo pensé, con lo cual no tengo nada que hacer, pero la próxima convocatoria que saquen con esta norma la impugnaré nada más salir, que es más o menos lo que viene a decir usted en su comentario, solo que yo ni sabía que se pudiera hacer eso (soy físico y catedrático de matemática aplicada, no tengo ni pastelera idea de leyes). Eso está resuelto. También estoy de acuerdo en que un CV de cuatro páginas es suficiente, máxime cuando si uno quiere puede averiguar más en internet. E insisto en que si en otros sitios no dejan subsanar los errores, me parece igual de mal. Pero ahora quiero centrarme en algo de lo que dice que me parece fundamental: la mecánica de las convocatorias de proyectos, las “calls” en el nombre inglés. Lo de España es inconcebible en ese sentido. En cualquier país civilizado y en particular en Europa se sabe cuando va a ser la próxima convocatoria con meses de antelación, con lo cual uno puede irla preparando o incluso planificar cuando va a enviar una solicitud. Aquí, no. Aquí todo es de repente; se rumorea, se dice, no se sabe, saldrá en agosto, o en navidad, darán tres semanas de plazo… Esto no es manera de funcionar, y que en otros países lo hacen muestra que se puede hacer. Así que coincido con usted en que el hecho de que no haya un “work programme” de verdad es muy malo. Y verá este año, en el que hay elecciones cada diez minutos. La siguiente convocatoria aparecerá en cualquier momento entre mayo de este año y mayo del que viene… Y seguramente con papeles nuevos, claro.

Emigrante febrero 28, 2015 a las 17:49

Fully agree!!!!!!!!!!!!

Javier febrero 28, 2015 a las 10:26

A los que no terminan de entender la queja, yo les plantearía la siguiente situación. Usted es el dueño de una empresa dedicada a la producción y distribución. Uno de sus comerciales cierra un trato muy importante con un cliente. Al tramitar el pedido, en el departamento de producción le exigen que se pase un mes rellenando formularios. Si el comercial comete un error de formato, Producción le niega el pedido, sin posibilidad de subsanación, y con la consiguiente pérdida de la venta para la empresa. Ahora, la pregunta: ¿a quién despidiría, al comercial o al jefe de producción?

JIB marzo 3, 2015 a las 14:46

Al responsable de calidad que ideo un sistema tan absurdo para meter en una ISO el procedimiento.

Daniel Carrascosa febrero 28, 2015 a las 11:09

EN TERRITORIO HOSTIL
Querido Anxo:
Me sorprende enormemente que se haya metido en este embolado.En estas mismas páginas el investigador Sánchez ha publicado una serie de artículos que me consta ha leído sobre el deficiente estado de la ciencia en España y las progresivas trabas que la administración ha ido poniendo a la formación de investigadores y financiación de la ciencia:
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/el-gobierno-y-los-jovenes-que-quieren-ser-investigadores
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/sobre-la-situacion-del-csic-y-su-rescate
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/el-gobierno-y-los-jovenes-que-aun-insisten-en-ser-investigadores
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/no-pagamos-a-europa-y-europa-no-nos-da-fondos-para-investigar-claro
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/el-enesimo-deja-vu-de-la-desverguenza
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/sobre-la-situacion-del-csic
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/este-vaise-aquel-vaise-algunas-reflexiones-sobre-la-ciencia-en-espana
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/leyenda-urbana-pues-se-siguen-yendo
Ah! Y mi favorito que es:
http://nadaesgratis.es/anxo-sanchez/el-csic-en-caida-libre-requisitos-a-cumplir-aprobados-anos-despues
De ellos, aun siendo lego, deduje que la administración no ve la ciencia como una inversión sino como un coste oneroso y que, en este periodo de recesión, su único interés parece ser recortar el gasto en investigación sin que formalmente tenga que justificar haber recortado las partidas destinadas a ello y que,consecuentemente,había que ser escrupuloso en los requisitos, dado que en los funcionarios supervisores no iban a encontrar amigos sino adversarios preparados para obstaculizar sus propósitos.
De su artículo deduzco dos cosas: no comprobó debidamente su currículum y no se leyó detalladamente los requisitos de la convocatoria.
No es mi intención en todo esto hacer leña del árbol caído Sr.Anxo, vaya por delante que considero las condiciones de la administración estrictas en su rigorismo y torticeras en su aplicación, pero no es usted un polluelo salido del cascarón sino que a estas alturas debía ser un gallo con espolones y saber que a su pregunta retórica del título la respuesta es que, en España, a día de hoy, hay que saber llenar formularios para lograr hacer investigación.

Daniel Carrascosa febrero 28, 2015 a las 11:34

De cualquier manera, no es mi intención tocarle las narices a un investigador atribulado, sino hacerle una sugerencia:
-Reuna información sobre los proyectos rechazados por cuestiones de forma, con las redes científicas con las que cuentan no le será difícil encontrar a una gran mayoría de ellos.
-Hagan un poder-es barato-para ser representados en su nombre.
-Eleven una demanda colectiva en el contencioso-administrativo.
-Publicítenla-es la parte que más le pude doler al gobierno ya que intentan recortar gastos de tapadillo que se sepa-Hablen con los periódicos tradicionales y si ellos, por deberse al presupuesto se oponen, hablen con los medios digitales que se deben menos a la publicidad institucional y consiguientemente tienen menos ataduras para expresarse. Con la debida publicidad podrían llegar a un acuerdo extrajudicial, recuerde que el gobierno ya está en campaña.

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 13:27

Pues no es mala idea, Daniel. El problema es el de siempre, ¿quién se dedica? Los demás no perderemos el tiempo, pero el que lidere el recurso colectivo sí… Yo, de hecho, creo que lo deberían hacer las universidades afectadas (que también pierden financiación) que para eso tienen asesorías jurídicas.

Nikos Georgantzis febrero 28, 2015 a las 11:32

Estimado Anxo,

Lo que mencionas claramente no es un castigo formal al no incumplimiento de una regla. De hecho tu y yo, y todos los investigadores sabemos enfrentarnos al fracaso y el rechazo perfectamente, que es lo que no ocurre varias veces al año (a mí al menos).

Lo que mencionas es un resultado inevitable de una gestión absurda y muy sistemáticamente mala de parte del estado. Supongamos que tú no has hecho bien las cosas como dice un(a) comentarista simpático(a) más arriba. ¿No sería raro que un tío que ha publicado en revistas de cierto impacto más de una y de dos veces no pueda adaptarse adecuadamente a un requisito de formato?

Pero no puedes ni tú ni yo ni nadie evitar un error así cuando el formato de varios CV unificados, modificados, fortificados y re-unificados ha cambiado (hablo de mi caso y de mi entorno académico, incluyendo aplicaciones autonómicas, etc.) 12 veces en 20 años. Yo personalmente, tengo mi CV en 28 formatos, porque también hay instancias europeas, privadas, etc.

Nos dijeron los sabios burocratas asistidos por académicos rehenes de sus buenas intenciones que ahora van a implantar este y el otro sistema definitivo y que ya no pasará esto y desde que lo dijeron aparecieron otros dos nuevos formatos en 3 años.

Enhorabuena al “compañero” que “hizo las cosas bien”. Se llevó su financiación y casi entiende por qué tu no … y por este conformismo, así nos va. Saludos de Inglaterra, donde sí respetan los contenidos y el sistema de solicitudes funciona y tiene sentido.

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 13:26

Gracias Nikos, me alegra leerte y me alegra también que el sistema que te toca padecer ahora sea más llevadero…

paula febrero 28, 2015 a las 12:46

Anxo, comparto su opinión, es lamentable que hayan perdido varios años de financiación por una línea de más…es especialmente doloroso cuando, como bien dice, el proyecto pretendía cubrir los gastos básicos de su investigación (que no vienen en el “pack”), pero parece que los incentivos promueven el sentarse en la silla (espero que esa se la den) y esperar…

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 13:28

Gracias Paula. Por suerte la silla (en sentido casi literal, “cátedra”) la tengo hace años. En realidad el que no me concedan el proyecto no es más que un incentivo (otro más) para dejarlo todo y dedicarme a la cátedra a la antigua.

Ramón Maeso febrero 28, 2015 a las 13:00

Estimado Anxo:

El nivel de exigencia para solicitar ayudas de un ministerio puede ser aún más duro…aunque también más divertido. Ánimo.
Monty Python’s Ministry of Silly Walks (Full Sketch)
https://www.youtube.com/watch?v=iV2ViNJFZC8

UnidadDeMercado febrero 28, 2015 a las 16:04

Quizás sin mucho esfuerzo/coste puede mandarlo a CNMC, indicando lo ocurrido.

Información aquí:
http://www.cnmc.es/es-es/cnmc/unidaddemercado/gu%C3%ADapr%C3%A1cticadeaplicaci%C3%B3ndelart%C3%ADculo27delaleydegarant%C3%ADadelaunidaddemercado.aspx

Breve guía aquí:
http://www.cnmc.es/es-es/cnmc/unidaddemercado/gu%C3%ADapr%C3%A1cticadeaplicaci%C3%B3ndelart%C3%ADculo27delaleydegarant%C3%ADadelaunidaddemercado.aspx

¿Contra qué tipo de actuaciones administrativas puede solicitarse a la CNMC la interposición del recurso?
Puede solicitarse a la CNMC la impugnación de todo tipo de actuaciones administrativas que puedan resultar contrarias a la libertad de establecimiento o circulación, y concretamente puede pedirse la impugnación de: disposiciones generales (p.ej. Reglamentos, Órdenes Ministeriales, Circulares de organismos con potestad normativa, etc.), resoluciones (p.ej. denegaciones expresas de autorizaciones o licencias, revocación expresa de las preexistentes, pliegos de contratación, etc.), desestimaciones por silencio (p.ej. denegación por silencio de solicitudes o peticiones), actuaciones materiales (p.ej. precintado de local por presunta falta de licencia o autorización con cobertura jurídica de previa decisión administrativa), inactividad (p.ej. no ejecución de obras, no entrega de subvenciones o no prestación de servicios a los que se tenga derecho) o vía de hecho (p.ej. precintado de instalaciones sin acto administrativo previo que sirva de cobertura jurídica).

Entiendo que usted como investigador podría ser “operador económico”. A ver qué opina CNMC.

El artículo 18 de Ley de Garantía de Unidad de Mercado podrían ser de aplicación:

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/517992-l-20-2013-de-9-dic-garantia-de-la-unidad-de-mercado.html#a18

Al menos:
i) Cualquier otro requisito que no guarde relación directa con el objeto de la actividad económica o con su ejercicio.

La CNMC podría impugnar por artículo 27:

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/517992-l-20-2013-de-9-dic-garantia-de-la-unidad-de-mercado.html#a27

No valoro si no enviar un CV abreviado es buen filtro para eliminar candidatos subvención pública, pero la CNMC podría interesarse. Estudiar estos temas están en su Plan de Actuación. Las implicaciones desde competencia y regulación “necesaria” y “proporcionada” parecen claras. ¿no?

Anxo Sánchez febrero 28, 2015 a las 16:06

Gracias, UnidadDeMercado. No tengo los conocimientos suficientes del tema para valorar las posibilidades de este procedimiento. Pero reiterando lo ya dicho en otros comentarios, “doctores tiene la iglesia”, digo, “asesorías jurídicas tienen las universidades” que deberían valorar estas opciones.

Claudio Cerdeiriña febrero 28, 2015 a las 19:03

Para concluir mi intervención en este post con respecto a un asunto que me parece realmente serio, deseo agradecer a Ángel (Anxo) Sánchez el excelente, y sumamente útil, trabajo de difusión que ha realizado y, también, destacar la paciencia que ha tenido a la hora de asumir algunas críticas que yo soy incapaz de comprender. Dicho lo cual, dejo una reflexión adicional:

El artículo 3 de la Ley 30/1992 de Procedimiento Administrativo (http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l30-1992.tp.html#a3) menciona ciertos preceptos. Entre ellos figura el principio de eficacia, uno de los pilares básicos del Derecho Administrativo, que establece que el procedimiento administrativo debe mirarse desde la óptica antiformalista, de modo que que la eficacia prevalece frente a los puros formalismos procedimentales. Este principio tiene importantes consecuencias por cuanto implica que las formalidades procedimentales tienen una naturaleza esencialmente instrumental subordinada a los PRINCIPIOS y VALORES que garanticen los DERECHOS y la EFICACIA en el cumplimiento de los INTERESES GENERALES. Se trata de poner la forma al servicio de otros VALORES SUPERIORES, de modo que sirva como instrumento para su cumplimiento. Pues bien, ¿es este penoso asunto un ejemplo de fidelidad al principio de eficacia? Mi respuesta es NO, absolutamente NO.

Vigués marzo 1, 2015 a las 12:50

Mi solidaridad, Anxo. Un par de cosas sobre este tema que creo que no se han dicho:

¿Porqué se usa Word en una convocatoria pública? no todo el mundo dispone de dicho programa, no todo el mundo lo usa y lo conoce con profundidad, por lo menos con la necesaria para saber que a veces salta párrafo cuando se pasa a pdf.
Hay tecnología gratuita suficiente para que el MINECO cree un formulario que genere el pdf directamente controlando la extensión del texto de forma automática.

Esto me da para pensar que el MINECO no tiene personal formado para hacerlo o lo que sería mucho peor, para contratarlo con una empresa externa.

Anxo Sánchez marzo 1, 2015 a las 13:49

Gracias Vigués. Eso es otro problema, pero muy serio. ¿Por qué la administración usa software propietario? Sí, hay otros de dominio público que lo pueden editar, como OpenOffice, pero claro, ¿quién me dice a mí que simplemente por abrirlo con algo que no sea Word (y seguramente solo Word para Windows) no voy a estropearlo y me van a rechazar la solicitud? Creo que recordar que se hizo una ley que decía que las administraciones tienen que usar software de dominio público, pero me temo que si existe tal ley ha caído en el cajón de los millones de leyes que no se cumplen en España.

RDD marzo 1, 2015 a las 23:35

Sr Anxo, que les den. Otras oportunidades saldrán, tiene a sus alumnos de hoy y mañana etc… Se hace con lo se encuentra uno y no esta en su poder, y en este país uno se encuentra con lo que se encuentra…
Cunado le llamen para darle una medalla o algo les manda a tomar …

Coralio marzo 2, 2015 a las 09:27

Qué pereza me produce este país… La austeridad (injustificada) está de moda, y muchos burócratas aprovechan la complicada situación presupuestaria para justificar su “trabajo” y ponerse medallas. Otra cosa, ¿no podría tu Universidad hacerse cargo del recurso? Al fin y al cabo, seguramente es ella la que dispone del dinero de vuestro proyecto para repartir café. Qué pereza!

Anxo Sánchez marzo 2, 2015 a las 09:48

Gracias Coralio. Es lo que ya he dicho en otras respuestas: tendría que haber una reacción desde las Universidades, pero además coordinada. Tener un bufete bueno en nómina y cosa que haga el Ministerio cosa que se recurre, o que se impugna según toque. Pero hay que tener la voluntad de plantarse. Al final todo acaba como siempre en un problema de bienes públicos, y ya sabemos qué pasa en ese caso…

Microalgo marzo 2, 2015 a las 11:31

No puedo estar más de acuerdo con Usted. Pobre patria mía.

Jose Pablo marzo 2, 2015 a las 19:49

Quien depende de la Administración para investigar está expuesto a las arbitrariedades, los sinsentidos y el mal diseño de incentivos de la Administración. Eso no tiene solución.

La solución está implícita en el propio planteamiento del problema: no depender de la Administración para investigar si no de alguien para quien, lo relevante, sea el “fondo” de los temas (o las ventajas económicas que supone asignar recursos a los fondos de los temas … la “antiAdministración” vamos).

David marzo 4, 2015 a las 15:41

Hola,
Si reclamas, hay jurisprudencia del Tribunal Supremo que debes leer, en concreto la sentencia referente a la posibilidad de subsanación administrativa en procedimientos públicos del 14 de Septiembre de 2004, que crea fundamento jurídico y se podría aplicar vuestro caso. Lo interesante son estos párrafos, y en concreto si sólo es un defecto de curriculum se aplicaría el segundo:

“En relación con lo que antecede, conviene subrayar que ciertamente los participantes en procesos selectivos están obligados a cumplir con las bases de la convocatoria y recae sobre ellos la carga de aportar la documentación en los términos que establezcan dichas bases, ya que así resulta conveniente para que el funcionamiento de esos procesos sea igual para todos los participantes y se desarrolle con la normal regularidad que exige el principio constitucional de eficacia administrativa ( artículo 103 CE ).

Pero debe destacarse también que esos criterios de racionalidad y proporcionalidad, que antes se han apuntado, no permiten valorar como incumplimiento de las repetidas bases aquellos comportamientos de los aspirantes que no respondan a una resistencia a observarlas, sino a una razonable duda sobre su significado o alcance. Cuando esto último suceda lo procedente será permirtir subsanar el error inicial en que se pueda haber ocurrido.”

Ánimo

Anxo Sánchez marzo 4, 2015 a las 15:59

Muchísimas gracias, David, este es el tipo de cosa que nos viene bien en estos momentos, que todavía no está la puerta cerrada del todo, pero casi…

David marzo 4, 2015 a las 16:05

Hola,

La única forma viable de solicitar la subsanación es ajustarse a la ley y jurisprudencia, porque si no pasan de ti. Como el tribunal supremo lo clarificó hace años, creo que un buen abogado puede ganar el juicio ajustándose a derecho. Creo que está claro que no queríais inclumplir las bases, si no que teníais un pequeño defecto de forma en un documento, que es por tanto subsanable.

Suerte

David Vieites

Pedro marzo 5, 2015 a las 12:49

Es una opinion aceptable pero lo que no entiendo es porque no se hacen las cosas como se piden. Si el CV pasa de tres lineas y se es tan buen cientifico, demuestra que eres capaz de sintetizar, en 3 lineas menos.

Ya esta bien que existan normas y la gente las salte y que encima alegue la calidad de sus meritos. Que sera lo siguiente, robar un banco porque no es justo que tengan tanto dinero?

Anxo Sánchez marzo 5, 2015 a las 13:45

Gracias Pedro. Aclaro solo que el currículum, en Word, tenía 4 páginas, así que sintetizado estaba. Otra cosa es que hubiera tenido que comprobar el PDF, pero la síntesis estaba hecha. Por otra parte, la comparación con el banco es absurda, porque el que roba se salta la norma a sabiendas y encima para causar un perjuicio. Nada que ver con el caso que se discute.

Leto Atreides marzo 6, 2015 a las 11:52

Soy informático e investigador y como ambas cosas me quedo anonadado de la cantidad e burocracia inútil que nos hacen hacer continuamente y los papeles que hay que mandar una y otra vez con la MISMA información o casi la misma. ¿Por qué tengo que preparar mi currículum cada vez? ¿No lo he mandado ya una puñetera vez, para que tengo que hacerlo otra y otra y otra y encima en distintos formatos según el año y la Comunidad Autónoma? Como informático veo que se podría reducir dicha burocracia en un 90% si se hicieran bien las cosas y hubieran los estándares necesarios y se automatizaran muchísimos procesos y ya no sólo en la vida académica sino en el resto también. Pero es que después hacen interfaces web que resultan más complejas todavía que lo único que añaden es un nivel más de complejidad. Por ejemplo, el tener que introducir todos los datos de tu CV en una Web pero que, después, también tienes que llevarlo en papel. En vez de quitarnos trabajo nos dan más.

P.D. El CV normalizado no sé para qué sirve, pues en cada sitio te piden uno distinto.

Se han cerrado los comentarios de esta entrada.

Previous post:

Next post: