¿Leyenda urbana? ¡Pues se siguen yendo!

Decía recientemente Emilio Lora-Tamayo, presidente del CSIC, en el acto con motivo del 75 aniversario del mismo, que "hay una 'leyenda urbana exagerada' con la fuga de cerebros". Pues será una leyenda urbana, pero lo disimula muy bien, porque se siguen yendo: el último del que hemos tenido noticia es Jordi Bascompte, uno de los ecólogos teóricos más importantes del mundo y Premio Nacional de Investigación 2011, que deja la Estación Biológica de Doñana para irse a Zurich. Y no por dinero, sino porque aquí es completamente imposible investigar, con el agravante de que cuánto más dinero y más proyectos consigues más difícil se vuelve, debido a la burocracia. Esto, que ya discutí en este post aquí en NeG, ha sido denunciado una vez más por más de un centenar de investigadores del CSIC en una reciente declaración (aquí, los firmantes a 3 de noviembre; aquí, noticia en prensa). En julio pasado, tres vicepresidentes del CSIC dimitieron por el mismo motivo, pero nada, aquí seguimos, business as usual. El Dr. Lora-Tamayo ya fue presidente del CSIC en el último bienio de Aznar, y tras tomar posesión el gobierno de Rajoy lo volvió a nombrar, en una clara muestra de los muchos recursos y apoyos con los que cuenta el PP entre los investigadores. Y no ha sido nombrado por su impresionante currículum, sino para, en la línea habitual, intentar hacernos ver lo blanco negro y lo negro blanco.

No es una leyenda urbana, Dr. Lora-Tamayo. No. Es lo que ustedes quieren: que nos vayamos todos. Pues que sepan que lo están consiguiendo.

Hay 21 comentarios
  • ¿Lleva 7 años sin publicar nada? En el enlace que adjuntas el último paper es de 2007. En fin, lo que no sé es quién va a quedar aquí si los jóvenes no encuentran trabajo. Parece un despilfarro notable formar profesionales (¿cuánto cuesta al Estado la formación de un médico, por ejemplo?) para que luego, o bien no encuentren trabajo, o se vayan a trabajar fuera.

    • Gracias cat. Bueno, si lo ordenas por años empieza en 2012. Llevaría dos años, los que lleva de presidente del CSIC por segunda vez. Eso no es malo, no se puede ser presidente de algo tan grande como el CSIC y seguir publicando. De hecho lo contrario es sospechoso de que estás firmando sin hacer nada. En cuanto a lo del despilfarro, no puedo estar más de acuerdo. Hasta Felipe VI lo está.

  • A mí una de las cosas que me impresionan es que ya hubo un Lora-Tamayo presidente del CSIC y después ministro de educación: el padre del actual, bajo la presidencia de Carrero Blanco y la jefatura del estado de Francisco Franco. Esto no significa nada, pero es interesante.

  • Su padre ya pasó por ahí (CSIC). ¿Castas? . Los reyes de Google nos lo esplicarán.
    Saludos

  • Hay un artículo de prensa de García Montalvo en el que puso en jaque mis quejas de fuga de cerebros, al menos mientras sean dentro de la UE
    Decía que quienes nos quejamos de formar ingenieros para que curren en Alemania, enfermeros para UK, etc, es que no nos creemos la UE y no deberíamos pedir ayudas, eurobonos ni.gaitas.
    Para mí fue una cura de humildad

    • Gracias Cherve. Con todos mis respetos, y sin haber leído el artículo que citas, me parece una solemne estupidez. Tendría sentido si la circulación de personal cualificado fuera simétrica, es decir, si aquí también vinieran ingenieros alemanes, enfermeros de UK, etc. Pero no vienen. Por qué no? Por que la burocracia no nos deja. Como cuenta Bascompte en el artículo de El País que cito en el post, contratar a un doctor de Oxford lleva seis meses de trámite y además ha de convalidar su título (yo puedo confirmarlo, me paso igual con uno de Cambridge). En cambio allí llegas con un título de aquí (por ahora, claro) y te contratan sin más. Así que nosotros solo formamos mano de obra de altísimo nivel para el resto de la UE, y cerramos la puerta a beneficiarnos de la misma manera. Gran estrategia, me parece.

      • Anxo, el artículo es este:
        http://economia.elpais.com/economia/2013/05/31/actualidad/1370002005_648043.html
        Entiendo que en tu argumento lo que deseas es que se haga cabal el método de contratación de investigadores formados fuera. Ese problema o su posible solución es cosa nuestra.
        Yo me refiero a otra cosa que siempre he pensado y por lo visto en la calle muchos comparten: si la gente se forma con inversión pública y se van a producir, consumir y pagar impuestos a otro país, parece que "nos roban". Alemania o Reino Unido o quien sea no hace nada malo, de hecho da la oportunidad que en España no hemos sabido dar...
        Así lo veo, pero soy susceptible de cambiar de postura

  • Soy físico y estudiante de doctorado de ingeniería electrónica en la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB). Tuve a Lora-Tamayo como profesor del Máster en Nanotecnología que cursé al inicio de mis estudios de doctorado y sólo puedo decir que es el mejor profesor que he tenido a lo largo de mis estudios (licenciatura y máster). Sus clases fueron increíbles, el conocimiento que tiene sobre la fabricación microelectrónica es extremadamente amplio y el entusiasmo con el que transmite ese conocimiento increíble. Yo realmente quede impresionado. Hablando con otros alumnos la sensación era similar, todo el mundo lo alababa. Y una vez dentro del departamento he descubierto que es una institución. Todo el mundo te habla bien de él, aunque eso sí, acabando la frase con la coletilla "aunque sea del PP". Así que seguramente tiene aún más mérito ya que ser del PP no es que sea muy bien visto en la UAB.

    Así que como todo gestor puede cometer errores, ya sean puramente propios o por las circunstancias que le han tocado, pero su calidad científica y docente esta fuera de toda duda.

    Dicho esto, no niego que seguramente es presidente del CSIC por lazos familiares y de amistad, ya que esa vertiente es archiconocida, pero una cosa no quita la otra.

    • Gracias Gabriel por tu opinión de primera mano, de la que no dudo en lo más mínimo en lo relativo a la docencia y a la fabricación microelectrónica. La calidad científica, visto su CV, al menos sus publicaciones, me parece más opinable. Sabiendo que las comparaciones son odiosas y simplemente a título de ejemplo, aquí están las del Director del Instituto de Microelectrónica del CSIC, "subordinado" de Lora-Tamayo.

  • Ya, ¿y tenía que irse a Suiza precisamente? xD (Reir... por no llorar)

    PD: Supongo que en su caso Sr. Sánchez es innecesario. No obstante, y para evitar ofender a nadie, ruego recuerden lo de la retranca gallega.
    http://chusmarinista.blogspot.com.es/2011/11/retranca-gallega-o-un-poco-de-humor-la.html (contada por un segoviano que ya lleva algunos años por estas tierras).
    Por cierto, espero no ser tildado de etnocentrista, soy plenamente consciente - y gran degustador - de la existencia de la retranca asturiana..., e incluso de la malafollá granaína.

  • Lo raro es que la gente no haya iniciado el éxodo antes, yo lo atribuyo a que siempre cuesta dejar tu país aunque lo que te pongan encima de la mesa sean condiciones que superan en mucho las que tienes en casa. El presidente del CSIC intenta minimizar un problema que va a descapitalizar el país. No es el único que lo hace hay otros directores y gestores de centros que siguen esa línea. La verdad es que la gente se esta yendo, y no solo del CSIC, también de los centros más punteros del país. El principal problema es que nuestros gobiernos y menos el actual nunca han tenido un plan serio a largo plazo para el sector de la ciencia. Del tema de la Universidad mejor no entramos…es un claro caso de institución que necesita abrir las ventanas y “ventilarse”. El problema es que el sistema en España no da más, y gestores y científicos que están en determinadas posiciones no quieren que cambie, perderían cuota de poder. Si se quiere seguir progresando hay que emigrar. En mi caso decidí emigrar con toda mi familia hace ya unos meses dado que me ofrecieron dirigir un Departamento en un centro de investigación mientras que en España no tenía ninguna posibilidad de seguir progresando profesionalmente y competir a nivel internacional dada la falta de apoyos de todo tipo. Conmigo se vinieron 5 personas más.

    • Dos directivos de dos centros importantes me han dicho que están desesperados por las renuncias de los contratados Ramón y Cajal, que se van a la primera de turno al extranjero, en cuanto tienen una oferta. Así ocurre con prácticamente todos los contratados con pasaporte no español. Como me dijo un día un familiar, investigador del CSIC y con pasaporte no español: "desengáñate, nadie viene a investigar a España si no es por razones estrictamente personales". La frase me impactó, y he ido enumerando después todos los científicos de mi entorno que no son españoles, y es así, o están por amor (y con su pareja mejor remunerada que ellos) o por cariño a nuestro país, o su sol o sus playas. El resto hace tiempo que cogió las maletas y se marchó.
      Esto en lo que respecta a los centroeuropeos o escandinavos que han venido a investigar a España; los españoles, expatriados como yo o en casa, son capítulo aparte.

  • Pues algunos se están yendo y a otros los están echando. Y si no, que pregunten que hicieron los insignes vicepresidentes dimitidos poco antes de irse en un centro astronómico andaluz.
    Cuando los científicos se meten a políticos pasa lo que pasa...

  • La verdad es que no hay sorprenderse, Lora-Tamayo es un representante típico de los gestores científicos que pululan por España: acumulan el CV mínimo para meterse en el sistema, y a trepar por la escalera administrativa y torturar a los investigadores más brillantes que él. Como me dijo un "gestor científico" parecido a él en un tribunal: "usted tiene demasiados papers". Lora-Tamayo debería saber que las largas horas que dedicamos a papeleos absurdos y a burocracias kafkianas es tiempo en el que no estamos haciendo investigación...pero le da igual. Él lo que quiere es llegar a ministro, como su papá...

  • Yo no dude de la valía personal o como docente del presidente del CSIC. He conocido a mucha gente de la obra de mi paisano de Barbastro muy válida y brillante, tanto cuando estudiaba como después durante toda mi carrera científica (personalmente me caen mejor los seguidores del de Loyola, pero ese es mi sesgo personal).
    Sí que me molesta la manera en que esta gente se hace con el poder de los centros, perjudica a los que destacan o piensan de manera original. Son geniales en el acaparamiento del poder y favorecen a los mediocres porque son precisamente ellos los que les apoyan en el poder y los que utilizan todas las triquiñuelas posibles para tener el control de la situación.

  • Estuve 13 años en Alemania. Volví a España e intenté hacer las cosas como sabía, pero ni los burócratas, ni los que tenían los fondos, los recursos, los despachos, las triquiñuelas aprendidas, ni los compañeros que veían como el advenedizo les adelantaban, ni los gestores que no reconocieron la experiencia fuera a efectos de complemento salarial, me dejaron.

    Aun siendo funcionario, a los 35 meses me había vuelto a ir. Todas y cada una de las semanas que estuve en España, después de lo que había soñado durante tantos años en vivir en mi país, todas, me arrepentí de haber vuelto. Ahora vuelvo a vivir en Alemania, y lo puedo confirmar: nos echan. A los jóvenes, y a los cuarentones como yo también.

    Les dejo con Labordeta, que sin saberlo también cantaba a los científicos españoles.

    "Adiós a los que se quedan,
    y a los que se van también.
    (...)

    Ésta es la albada del viento,
    la albada del que se fue,
    que quiso volver un día
    pero eso no pudo ser.

    (...)

    Arriba los compañeros
    que ya ha llegado la hora
    de tener en nuestras manos
    lo que nos quitan de fuera. "

    Que no es "Auf Wiedersehen", que es "Leben Sie wohl", por decirlo en alemán.

  • Yo creo que la sociedad española ni está dispuesta a pagar ni tiene una gran querencia por la ciencia. Desde el famoso "Que inventen ellos" nada ha cambiado. Es sorprendente como aparecemos entre los colectivos mejor valorados en todas las encuestas pero como sistematicamente también se nos niega el pan. El sí pero... Para la sociedad española es más importante el fichaje de un jugador de fútbol de 100 millones de euros ó tener la liga más cara del mundo (para los economistas, me gustaría comparar el retorno de nuestra faraónica liga de fútbol si es que tiene alguno) que un premio nóbel de medio millón, es triste pero es la realidad. Me gustaría saber cuanto ha costado mi educación desde parvulitos hasta el doctorado, siempre becado, a la sociedad porque sospecho con toda razón que he sido un lujo innecesario. Y respecto a que nos vamos, para muestra un botón el grupo donde estaba en el CSIC hace cuatro años tenía 13 personas trabajando, mayoritariemente postdocs hoy son tres, todos ellos funcionarios. Todos nosotros por el extranjero y hablo de gente con CVs impresionantes a nivel internacional no como los del señor Lora Tamayo que sinceramente me parece pauperrimo por decir poco.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad