Golpes de estado y salud neonatal

fotocoupLa literatura económica que se ocupa de los determinantes de la salud de los neonatos continúa expandiendose. Se están analizando desde la influencia del ciclo económico (Dehejia y Lleras-Muney, 2004; Aparicio y Gonzalez, 2015 para España) hasta el efecto de catástrofes naturales como sequías, huracanes, tifones, e inundaciones. Tanta atención se justifica porque la salud al nacer, con el peso como principal indicador, es un factor crucial en la acumulación de capital humano por parte del individuo (Almond and Currie, 2011). De salud neonatal nos ha hablado con anterioridad Libertad Gonzalez aquí y aquí. De hecho, se encuentran efectos de la ocurrencia de un desastre natural durante el embarazo de la madre en los resultados escolásticos del hijo (Aguilar and Vicarelli, 2011; Deuchert and Felfe, 2015).

Los mecanismos por los que las catástrofes naturales afectan a los bebés que están en el vientre materno son variadas: estrés materno, pérdida de riqueza, reducción de ingresos, etc. Obviamente, este tipo de efectos no aparecen solo a raíz de catastrofes naturales. Después del fallido golpe de estado en Turquía, me he preguntado si un intento de golpe de estado podría tener efectos sobre la salud neonatal. Los mecanismos podrían ser similes a los mencionados arriba puesto que una alta incertidumbre sobre el futuro del gobierno nacional causa desasosiego en toda la población, incluyendo las futuras madres. Además, un intento de golpe de estado suele tener consecuencias para los implicados y la población afín que afecta sobre todo pero no exclusivamente a los empleados del ejército y el sector público en general.

Para saber si existe evidencia de que los golpes de estado (fallidos) pudieran afectar a la salud de los neonatos cuyas madres estaban embarazadas en el momento del shock, me he dirigido al registro de partos del INE y he descargado toda la información de los bebes nacidos inmediatamente antes y después del intento de golpe de estado de Tejero. Dicho intento de golpe de estado tuvo lugar el 23 de Febrero de 1981 (cuando yo llevaba un mes en el vientre de mi madre), así que he recogido datos de 1980-1982. Para poder identificar con mas precisión a los bebes que estaban efectivamente en el utero el 23-F he restringido la muestra a los bebés que nacieron entre Marzo y Noviembre de 1981 cuando llevaban entre 39 a 42 semanas de gestación (excluyo permaturos y partos tardíos). Para empezar he analizado la correlación entre las variables peso del bebé y mortalidad en las 24 horas despues del parto y el hecho de estar en el útero materno durante el inte    nto de golpe militar (los bebés nacidos entre Mayo de 1980 y Noviembre de 1981), teniendo en cuenta las tendencias de peso y mortalidad de cada provincia, los efectos fijos de provincia, año del parto, y mes del parto. La única correlación que está cerca de ser significativa estadísticamente (el 13%) es la que refleja una relación positiva entre tener bajo peso al nacer y estar en útero durante el "Tejerazo". Para poder afinar un poco más, he buscado en documentos históricos cuales fueron las provincias más afectadas por el intento de golpe militar. Mi interpretación es que Madrid (donde se produjo la entrada de los militares en el Parlamento), Valencia (donde tambien ocuparon edificios institucionales) y el Pais Vasco (una de las principales motivaciones de la intentona era conservar la unidad nacional que consideraban amenazada por los vascos) fueron las regiones mas afectadas. Ello me permite comparar los bebés que deberían estar mas afectados por el Tejerazo con los que, aunque lo experimentaron en el útero, tenían madres que en media estaban menos afectadas por las posibles consecuencias de que triunfara el golpe. En la práctica, estimo si hay efecto usando la estrategia denominada Diferencias-en-Diferencias que consiste en comparar la diferencia entre los bebés que experimentaron el Tejerazo en el útero en regiones mas y menos afectadas con la diferencia que típicamente existe entre esas mismas regiones (medida usando los bebés que no experimentaron el golpe). El análisis (tanto condicional como incondicional) señala que el golpe pudo tener una influencia negativa sobre el peso al nacer pero disminuye el número de muertes en las 24 horas sucesivas al parto. La reducción del peso al nacer ocurre sobre todo en bebés que, como yo, experimentaron el golpe en el primer trimestre de gestación mientras que la disminución en el número de muertes viene dada por los bebés que lo experimentaron en el segundo trimestre. La reducción del peso implica un empeoramiento de la salud neonatal mientras que la reducción de la mortalidad post-parto podría ser una señal positiva o negativa, dependiendo de si los bebés que no mueren después del parto fueron descartados con anterioridad a raíz del shock (incluso sin que la madre lo percibiese). Mi conclusión es que la culpa de que yo no haya recibido el premio Nobel de Economía podria ser de Tejero. No lo descarto.

Resultados de la estimacion por Diferencias-en-Diferencias:

table

P<0.05, **<0.01

REFERENCIAS

Aguilar, A. y M. Vicarelli (2011) “El Ninio and Mexican children: Medium-term effects of early-life weather shocks on cognitive and health outcomes,” Harvard University, mimeo.

Almond, D. and J. Currie (2011) “Human Capital Development before Age Five”, Elsevier, vol. 4 of Handbook of Labor Economics, chap.15, 1315-1448.

Aparicio Fenoll, Ainhoa y Libertad Gonzalez (2015) “Newborn Health and the Business Cycle” Barcelona GSE Working Paper 702 (Previously circulated as “Recessions and Babies’ Health”.)

Dehejia, R. y A. Lleras-Muney (2004) “Booms, Busts, and Babies’ Health” Quarterly Journal of Economics, MIT Press, vol. 119(3), pages 1091-1130, August.

Deucher, E y C. Felfe (2015) “The tempest: Short- and long-term consequences of a natural disaster for children's development,” European Economic Review, 80, 280-294.