Tres dudas sobre la unión fiscal en Europa

La idea de un Tesoro común en la Eurozona se justifica sobre todo por la necesidad de contribuir a paliar los efectos de perturbaciones asimétricas, es decir las que afectan especialmente a algunos países de la misma. Quienes se oponen a esta forma de cooperación tienen sin duda –también quienes están a favor- motivos de índole electoral, pero hay más. También tienen razones económicas fundamentadas a las que los partidarios de una unión fiscal más completa no hemos sido capaces de contraponer argumentos o evidencia empírica suficientemente contundentes. Se trata de dar una respuesta más convincente a cuestiones como: ¿Son frecuentes e importantes los shocks asimétricos en la Eurozona? ¿Son eficaces las transferencias fiscales para paliar sus efectos negativos? ¿Hay alternativas más eficientes para ello que no requieran una transferencia sistemática de renta?

La idea de la unión fiscal partió de la constatación del relativo fracaso del control ex post de los déficits públicos que suponía el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. El amplio consenso sobre la necesidad de un marco regulatorio más preventivo, que llevó a la aprobación del Fiscal Compact a principios de este año, parece haberse agotado. Mientras que los países del norte de Europa plantean que el paso siguiente es profundizar en el control de los presupuestos nacionales por parte de instancias europeas -y en todo caso utilizar fondos comunes para financiar reformas económicas en los países miembros- para los del sur este control estricto es menos necesario y proponen por el contrario la creación de un Tesoro Europeo con nuevas funciones. Según Guntram Wolf el presupuesto común debería poder financiar bienes públicos, como la estabilidad financiera, y afrontar las perturbaciones agregadas del área, lo que requeriría capacidad de endeudamiento aunque con equilibrio a lo largo del ciclo. Algo menos ambicioso sería un Tesoro que se centrase en una tercera y más importante función, la creación de estabilizadores automáticos a nivel supranacional para suavizar el efecto de los shocks asimétricos. La eficacia teórica de este instrumento como mecanismo de seguro es generalmente aceptada –Fahri y Werning- pero hay dudas sobre su relevancia empírica.

Para empezar no está claro cuán importantes son los shocks asimétricos en la Eurozona. La literatura empírica en los años anteriores al Euro detectaba una significativa presencia de este tipo de shocks entre las causas de las fluctuaciones –Ballabriga, Sebastián y Vallés- pero su importancia ha ido disminuyendo como efecto de la propia integración económica y financiera –Kalemli-Ozcan, Sorensen y Yosha. En la actualidad no se aprecian discrepancias significativas en el signo del output gap por países, por lo que no es fácil encontrar situaciones en las que algunos están en una fase recesiva mientras otros están en expansión, lo que hace difícil justificar las transferencias contracíclicas de renta –por ejemplo entre dos países en recesión aunque la de una sea más pronunciada que en el otro, Mazinotto.

En buena medida las diferencias en la evolución del PIB y el empleo observadas durante estos últimos años parecen más producto de una distinta respuesta a expansiones y recesiones comunes en la Eurozona o de lo que Saint-Paul denomina “tendencias asimétricas más que perturbaciones asimétricas”. Roubini ponía como ejemplo del fracaso de la UEM la falta de instrumentos para dar una respuesta al impacto diferente por países de la competencia de los países emergentes. Pero es discutible que el presupuesto común deba utilizarse para afrontar este tipo de disparidades que se deben a la inadaptación de las estructuras económicas en algunos países. Un ejemplo son las consecuencias diferenciales de la crisis financiera o el desempleo que resultan en buena medida de marcos regulatorios nacionales. Si el efecto de ciertas perturbaciones agregadas es siempre más negativo en unos países que en otros, las transferencias contracíclicas se convertirían en sistemáticas reduciendo el incentivo para la convergencia en la regulación de los mercados. Y por desgracia aquí siempre se cita el ejemplo de España con un desempleo que ha sido muy superior a la media de la Eurozona casi durante cada uno de los treinta últimos años.

Pero, incluso si los shocks asimétricos son importantes, ¿son eficaces las transferencias fiscales para paliar sus efectos? Es difícil evaluar la capacidad estabilizadora de un presupuesto común en la UEM, pero la evidencia disponible apunta a que es limitada. Por ejemplo Bargain y sus coautores –de IZA- calculan mediante un ejercicio de simulación que un Tesoro común que gestionase como mínimo un tercio de los ingresos públicos totales de los países de la UEM, sólo añadiría entre un 10% y un 15% a la capacidad actual de los estabilizadores automáticos nacionales para mitigar el impacto de un shock negativo. Y esto a costa de suponer una transferencia de renta significativa entre países –esta mejora llegaría al 30% en un país como Grecia en el caso de que el Tesoro Europeo fuera significativamente más progresivo que las legislaciones nacionales actuales, lo que supondría un efecto redistributivo bastante mayor.

Y por último ¿es un presupuesto común la mejor forma de abordar las disparidades cíclicas entre los países? Sorensen y sus coautores –un resumen aquí- muestran que los efectos sobre la renta disponible en una región de un shock negativo específico pueden paliarse no sólo mediante transferencias fiscales sino también mediante la integración financiera -que permite que los inversores foráneos absorban parte del coste del ajuste- o a través del mercado de crédito que facilita variaciones en la tasa de ahorro. De estos tres mecanismos, las transferencias fiscales parecen las menos eficaces incluso en Estados Unidos, que se cita siempre como ejemplo de una unión con un presupuesto federal significativo. Las estimaciones de estos autores indican que estas transferencias solo reducen en un 20% el efecto sobre la renta -30% para Dolls, Fuest y Peichi- de un shock en un estado concreto, mientras que el canal financiero y el crediticio conjuntamente lo hacen en más de un 65%. Por ello, dado que estos canales que operan a través del mercado no suponen una transferencia permanente de renta, parece más urgente completar la integración financiera incluyendo la unión bancaria cuya ausencia es una de las causas principales del impacto diferencial de la crisis en Europa –Gros.

Hay otros muchos aspectos técnicos relevantes a la hora de diseñar un Tesoro genuinamente europeo con músculo para mitigar el impacto de los shocks nacionales. Ninguno de ellos es neutral: el tamaño del presupuesto común, los instrumentos de financiación y transferencia, la medición de la posición cíclica, etc. Pero antes de entrar en esas cuestiones es preciso despejar una desconfianza fundamentada quienes de se oponen a esa forma de unión fiscal. Nuestra tarea es probar que es posible diseñar un mecanismo de seguro que facilite transferencias transitorias y de suma cero en valor presente entre países. Y eso no es fácil porque, dada la persistencia esperada de las secuelas de la crisis actual, las transferencias pueden ir mucho más allá del ciclo incluso si acertamos con un diseño adecuado. Y por no hablar de un escenario en el que la convergencia económica no progrese a un ritmo suficiente, en cuyo caso el  Tesoro Europeo podría perpetuar por la puerta falsa el papel de los fondos estructurales con transferencias permanentes entre países, y eso no hay mecanismo de seguro que lo aguante. Tenemos trabajo por delante para convencer de que eso no va a ocurrir.

 

Hay 24 comentarios
  • Un poco off-topic, recordar que la unión fiscal es condición necesaria pero no suficiente para tener una zona monetaria óptima. Hace falta, además, que hay un flujo abundante de mano de obra, capitales y mercancías. Por tanto todas las barreras, incluidas las lingüisticas y culturales deben ser eliminadas. En un mundo así, las identidades se mezclarían. Por tanto, es necesaria una inmersión lingüística en inglés. Quien no esté de acuerdo, que pida salir del euro.

    Tomado de la propuesta de Variant Perception para la ruptura de la eurozona:

    Before the euro was created, Robert Mundell wrote about what made an optimal currency area. It is a groundbreaking work that won him a Nobel Prize. He wrote that a currency area is optimal when it has:
    1. Mobility of capital and labor – Money and people have to be willing and able to move from one part of the currency area to another.
    2. Flexibility of wages and prices – Prices need to be able to move downwards, not just upwards.
    3. Similar business cycles – Countries should experience expansions and recessions at the same time (technically this is referred to as “symmetry” of economic shocks).
    4. Fiscal transfers to cushion the blows of recession to any region – If one part of the currency area is doing poorly, the central government can step in and transfer money from other regions.

    Europe has almost none of these characteristics. Very bluntly, that means it is not a good currency
    area.

  • La unión fiscal, del grado que sea, ha de ser acompañada de una reforma de la unión monetaria, que es en buena parte responsable de graves desequilibrios dentro de la Unión. Asuntos como que el BCE haya olvidado el control de la masa monetaria y del crédito durante los años previos a la crisis, que no haya tenido en cuenta los crecientes desequilibrios en balanzas comerciales y financieras entre norte y sur (precisamente alimentados por una política monetaria que genera efectos asimétricos entre países excedentarios y deficitarios de ahorro), que haya olvidado en su definición de inflación (equiparada, de forma equivocada, al IPC) a los precios de los activos reales y financieros, etc, son elementos que han de ser corregidos para que una unión fiscal pueda servir en el futuro para actuar de forma eficaz como factor que prevenga y suavice desequilibrios.

    La potencia para generar desequilibrios de la política monetaria es muy superior a la de cualquier política fiscal para prevenirlos o suavizarlos. Si no tienen claro este principio de partida, todo lo demás será papel mojado.

    • Manuel
      Estoy de acuerdo en que los desequilibrios no los causó la política fiscal, aunque algo contribuyó, y que son necesarios cambios en la política monetaria, algunos en la dirección que comentas. Pero creo que las causas de los desequilibrios son más profundas y la política monetaria tenía un margen de maniobra limitado para evitarlos.
      Como bien sabes el BCE sólo tiene un instrumento macro y sus objetivos deben ser agregados, por eso es difícil que aborde los desequilibrios entre países. El crecimiento del PIB y del crédito en el conjunto de Europa no era tan elevado porque había países con tasas de crecimiento muy bajas: Alemania, Francia, Portugal, etc. Aunque con la perspectiva de hoy unos tipos de interés algo más elevados nos hubieran venido mejor.
      De todas formas sería interesante revisar la prensa de los años 2004-2006 y ver la cantidad de políticos y economistas de pro que criticaban al BCE entonces ¡por subir los tipos demasiado rápido cuando empezó a encarecerse el petróleo, aduciendo que la inflación estaba bajo control! –y no me refiero al movimiento de julio de 2008.

      • Gracias por tu respuesta, Javier Andrés. Creo que ofreces parte de las claves que en mi comentario aludía:

        - Una política monetaria que se configura sobre macroagregados, sin analizar desequilibrios parciales, conduce a esto. Fuertes desequilibrios corrientes entre socios pueden convivir con un equilibrio corriente con el exterior, pero terminan matándote.
        - Si bien es cierto que el PIB crecía con moderación en términos generales, no así el crédito ni la masa monetaria. ¿Dónde quedó aquel objetivo de que la masa monetaria no creciera a tasas superiores al 4,5%? Hubo años donde superó claramente el 10%, y en determinados países, como el nuestro, dinero y crédito crecían a más del 20%. Eso es suicida, y eso ocurrió mientras el BCE miraba para otro lado.
        - Confusión entre IPC e inflación: estoy de acuerdo contigo, ya lo decía en mi comentario. Este brutal error está muy extendido, no ya entre la gente normal, sino también entre economistas. De esos polvos vienen estos lodos.

        Esta crisis es, ante todo, de carácter financiero y monetario, y el BCE ha sido un actor insustituible en su génesis. No voy a culparle de todo, evidentemente no es así, pero sí es culpable de buena parte de los factores desencadenantes de esta debacle, y mientras no se cambien las reglas de juego de su funcionamiento, todo lo demás en la UE serán medidas que, aunque caminen en la buena dirección (como puede ser una determinada unión fiscal), no servirán ni para evitar ni para suavizar otra crisis como ésta en el futuro.

  • Sin querer menospreciar la importancia de lo expuesto en el artículo y su conclusión de que debe tener preferencia la unión financiera (las condiciones y la regulación serían básicas para posicionarme sobre tal unión) existe un prior o condición previa que es ineludible para cualquier avance en esa dirección. Ese prior es solucionar el llamado déficit democrático de la unión ya que muchas de la políticas que se expresan en la profundización de la unión económica representan cesiones de soberanía como el control presupuestario, que están llevando a un divorcio creciente entre los ciudadanos y la construcción europea. Intentar hacer una Europa regida por ilustrados es un grave error. La solución de ese déficit lleva implícita acometer otro tipo de políticas para dar cohesión a la UE.

  • No lo he entendido... el problema principal no es q el BCE decide los tipos en funcion de la economia alemana y si el ciclo (expansivo o regresivo) de la economia alemana no coincide con la economia de otros paises produce un shock asimetrico?
    Mi no comprender...

    "creación de estabilizadores automáticos" ¿por ejemplo?
    "no es fácil encontrar situaciones en las que algunos están en una fase recesiva mientras otros están en expansión" <- Principios de siglo economia alemana creciendo muy poco, españa creciendo al 3% y tipos de interes por los suelos... ¿no vale?

    • Fanboy
      Te refieres a la difícil digestión que Alemania ha tenido que hacer durante la unificación. Ese es un buen ejemplo de shock asimétrico pero no hay tantos. Además durante esos años las transferencias alemanas hacia los países periféricos continuaron. En EEUU los shocks a algunos sectores industriales en los que algunos estados se especializan son de este tipo. Pero las economías europeas son más diversificadas. Creo que lo que ha pasado con la crisis de la vivienda no cualifica como tal porque el fortísimo crecimiento de los años anteriores también se debió a esta burbuja y no pusimos los medios para contenerla.
      Es verdad que los tipos de interés estaban por los suelos en esos años, pero no olvides que la inflación promedio de la UEM –que es la que el BCE debe controlar por mandato- era también muy baja. Creo que visto desde hoy día la política del BCE hubiera debido ser más contractiva, pero las autoridades nacionales tampoco hicieron mucho desde el punto de vista contracíclico, sino miremos a las políticas fiscales expansivas de los años 2000.

  • Javier Andrés,

    Una vez más me siento urgido a comentar un post de NeG porque considero que están haciendo un tremendo daño al análisis económico. Lo curioso es que el daño es porque en cada problema específico el análisis se centra en puntos de interés para los académicos pero no para quienes deben tomar decisiones. Intentas contestar la pregunta implícita en el título del post por referencia a lo que los académicos han investigado sobre shocks al desempeño de las economías nacionales en el corto plazo, en particular sobre asimetrías espaciales en estos shocks. Dejando de lado de que la investigación teórica de esos shocks sigue en un estado primitivo y la investigación empírica todavía no ha producido nada serio, el problema grave es que ignoras la única experiencia que podría ayudar a responder la pregunta del título. Y la ignoras porque los académicos la han ignorado. Me refiero a la experiencia de EEUU en los últimos 250 años y que hoy nos deja serias dudas en por qué sigue siendo tan difícil el control ex ante y ex post de las finanzas públicas en todos los niveles de gobierno. Menos sabemos sobre las experiencias de otros países con sistemas federales o cuasi-federales (por favor, vuelve a revisar los análisis grotescos que se han publicado estos últimos meses en España sobre las finanzas públicas en todos los niveles de gobierno --tan grotescos que se confunde la acumulación de datos cuya veracidad nadie ha verificado seriamente como un avance).

    • Quasimontoro
      Decir que no hemos prestado atención al caso de Estados Unidos como ejemplo de una “unión monetaria y fiscal realmente existente” para evaluar sus posibles efectos en Europa me parece muy simplista. Nos pueden gustar más o menos sus conclusiones, y sin duda hay mucho trabajo por hacer, pero hay mucho trabajo hecho.

      • Javier,

        El punto de mi comentario es la experiencia de EEUU sobre el control de las finanzas públicas no sobre los shocks. ¿Crees tu que la crisis fiscal española es consecuencia del euro o del pobrísimo control de las finanzas públicas en todos los niveles de gobierno? Ojalá te puedas tomar el tiempo de escribir un nuevo post explicando tu posición respecto de esas dos posibles causas de la crisis fiscal.

  • Según JA:

    “Nuestra tarea es probar que es posible diseñar un mecanismo de seguro que facilite transferencias transitorias y de suma cero en valor presente entre países”

    Pero eso es absolutamente imposible.

    Precisamente, una de las ventajas de la unión fiscal-además de facilitar la emisión de una deuda pública común, que para mi es lo mas importante-es hacer transferencias entre países, lo mismo que sucede, dentro de un país, entre regiones/personas ricas y pobres. Si no se acepta esto, la idea de una UE carece de sentido y será mejor pensar en otra cosa. Por tanto, “nuestra tarea” debería ser convencer de que las transferencias son inevitables, no necesariamente malas y posiblemente cambiantes (muchos países”aportantes netos” pudrían ser “receptores netos” en el futuro).

    Saludos.

    Para decirlo en palabras de Shakespeare

    http://www.youtube.com/watch?v=680NlRI3v2I&feature=player_embedded

    • KEyNES
      Si las transferencias van a ser sistemáticas y unidireccionales no deberíamos extrañarnos de las reticencias de los contribuyentes/votantes del norte. Precisamente el ejemplo de las regiones en España, Italia, Portugal, etc., que precisan de este tipo de transferencias continuamente sin que se aprecien cambios significativos es la peor propaganda para las propuestas de una unión fiscal.

  • Otro buen post, en su línea. Revisando literatura, lo que nos ayuda a las personas con menos conocimientos a aprender.
    Los debates en Europa se contaminan por los intereses políticos y burocráticos. Por ejemplo, en la unión bancaria hemos empezado por crear un supervisor único antes de ir a lo importante: resolución bancaria y garantía de depósitos.
    Respecto a la unión fiscal, la Comisión obviamente tiene interés en gestionar un presupuesto por aquello del efecto papel de matamoscas (el dinero por donde pasa se queda pegado), pero yo comparto sus recelos respecto a la función aseguradora de la política fiscal. Lo crucial son los Eurobonos, un paso fundamental en la unión monetaria (para asegurar la adecuada transmisión de una política monetaria verdaderamente única) y también en la unión fiscal y política.
    Para quien quiera leer sobre experiencias históricas
    http://www.nber.org/papers/w17380
    http://www.bruegel.org/publications/publication-detail/publication/669-fiscal-federalism-us-history-for-architects-of-europes-fiscal-union/

    • pedrohinojo,

      Gracias por las referencias sobre cómo se ha estructurado la política de endeudamiento de los distintos niveles de gobierno en países federales. Destaco, sin embargo, que la política de endeudamiento (o impuestos mañana) es sólo uno de los elementos de las finanzas públicas --en realidad, la variable residual una vez que se han determinado el total del gasto y los totales de las otras dos fuentes de financiamiento (impuestos hoy y señoreaje). El control de las finanzas públicas empieza por “minimizar“ el derroche de recursos públicos y el costo de los impuestos hoy y el señoreaje (ver cualquier texto de finanzas públicas aunque ignoran el señoreaje y el endeudamiento como fuentes de financiamiento), problema que se vuelve mucho más difícil cuando se deben “coordinar“ las demandas de varios niveles verticales y horizontales de gobierno. Dicho de otra manera, una unión fiscal no es un problema de coordinar el endeudamiento de niveles de gobierno --es un problema de coordinar gastos de varios niveles de gobierno y sus tres fuentes de financiamiento. Por ejemplo, España como unión fiscal ha fracasado ¿por qué?

  • Me da pánico una unión fiscal equiparada a armonización de impuestos. Eso sólo iba a servir para engordar el monstruo burócratico europeo a cuenta de una mayor apropiación de la riqueza creada por la sociedad. Sin competencia (fiscal) a buen seguro que subiría el 'precio', en este caso los impuestos. Más bien, estoy con Hoppe: " Por otro lado, imagina una situación en la que hubiese decenas de miles de Suizas, Liechtensteines, Monacos, Hong Kongs y Singapures. En este caso, aunque cada Estado quisiese aumentar los impuestos y las regulaciones, simplemente no tendría éxito porque habría repercusiones inmediatas -es decir, la gente pasaría de los sitios menos favorables a los lugares más favorables." http://www.enemigosdelestado.com/ese-fraude-llamado-estado-hans-hermann-hoppe/

  • Buenas tardes. Impresionante despliegue. Gracias Javier Andres. Yo estoy y de verdad lo siento con los que defienden un presupuesto europeo ya que para el caso de España nos harían más presión sobre las CCAA reconocibles para que realicen las reformas laborales locales (pers) oportunas si queremos mantenernos en el euro. Esto con una reforma educativa a la europea nos acercaría en potencia en 10 años a standards europeos ya que en términos reales tardaremos creo más. No estoy de acuerdo con lo que se dice de que es más eficiente la union bancaria eurropea que la política de transferencias de un presupuestoy a que me da la sensación por lo leido en Gros que los fondos de garantía de depositos y los fondos de refinanciacion hipotecaria se financian con el presupuesto federal luego parece que estamos hablando de lo mismo. Yo sería por tanto más partidario de un presupuesto europeo que exija reformas y que para absorber shocs de renta disponible como el de España emitiera más deuda publica con el margen de presupusto como el de Alemania para tranferir fondos al Fanie mae europeo y al fondo de garantía de depositos europeos y para un fondo de garantia de consumo europeo que ayude a los particulares al pago de sus hipotecas. De todos modos más importante que todo esto sería un supervisor de la economía europea que controle la evolución de esta para prever los shocks mencionados, Un abrazo

  • De todos modos yo creo que que el que en US se dedique una parte pequeña del presupuesto a absorber posibles situaciones de emergncia ocupacional es una cuestión de valores ya que prefieren gastar un pastón en defensa y también debido a que tienen una deuda pública insosteible. Por eso en Europa en ausencia de defensa y de un margen importante para emitir deuda publica en Alemania si que se podría creo poner en marcha tambíén un Fondo de cobertura de desenpleo para cubrir situaciones de paises como España que ya no pueden ni sufragarlo. Gracias y disculpe algún comentario anterior poco comprensivo

    • José Luis
      Pero es que con un desempleo que ha superado el 20% tres veces en los últimos treinta años, y sin bajar prácticamente nunca de la media de la UEM, una financiación europea de la cobertura del desempleo supondría una transferencia permanente de renta a España, sin que nosotros hiciéramos lo que es necesario para no ser un la excepción en este tema.

  • De todos modos no parece razonable que nos queramos parecer a US en la Unión bancaria lo cual estaría bien, y que no nos estemos pareciendo en en la solidaridad tributaria interestatal de este pais ya que estando arruinados tenemos una presión fiscal de las más altas de Europa. ¿ No sería primero tener tipos impositivos de un pais que esta arruinado y que nos ayudaran para no seguir arruinandonos más?. No lo entiendo. Un saludo

  • La Teoría de las Áreas Monetarias Óptimas, uno de cuyos teóricos es el profesor De Grauwe, prescribe la necesidad de una política fiscal federal con una función de coaseguro ante la creación de una Unión Monetaria junto a un conjunto de reformas estructurales. Estás últimas tendrían como objetivo el buen funcionamiento de los mercados, tanto de factores como de bienes y servicios y serían una condición necesaria para poder hacer frente a un shock que afectase sólo a una parte de los países del área o bien, que afectando a todos, su efecto fuese desigual, los llamados “shocks” o perturbaciones asimétricas. Desgraciadamente, estas reformas se fueron posponiendo en el tiempo en una ejercicio de procrastinación irresponsable como resultado de una falta de liderazgo tanto por parte de las autoridades europeas como de las nacionales. En estas condiciones, la restricción del crédito ha actuado como un “shock” asimétrico dentro de la Unión Monetaria Europea, golpeando con mayor dureza a aquellos países que habían ido acumulando un desequilibrio exterior más elevado, como es el caso de España y, por tanto, mayores necesidades de
    Financiacion
    Área Monetaria Óptima (AMO) (de Grauwe, 1996) http://vicenteesteve.blogspot.com.es/2012/12/paul-de-grauwe-investido-doctor-honoris.html?m=1

    De Grauwe, P. (1996). "Monetary Union and Convergence Economics". European Economic
    Review (núm. 40, págs. 1091-1101).

  • Es indudable que el nivel de España, por poner un ejemplo, está a años luz del de Noruega, por lo que su fiscalidad ha de ser necesariamente distinta. Y pretender que los noruegos se adapten a nuestra necesidad es de ilusos. Europa es todo menos un convoy de buques durante las guerras mundiales. El rápido y moderno no tiene por qué ir a la velocidad del lento y anticuado, porque en este caso no sería ni rápido ni moderno.
    Y, por supuesto, se ha demostrado que transferir capitales tampoco ha servido de mucho, en países cuyo sistema de gobierno se asemeja más al del tercer mundo que al del primero. Eso me recuerda a Senegal, que las transferencias recibidas solo han servido para construir una autopista donde no había coches, o un puerto sin una carretera que lo uniese al interior.
    En una sociedad como la europea, lo único que cabría es crear unos órganos tan ambiguos como ella. La unión fiscal es posible y necesaria, pero solo al nivel que el sistema puede aspirar y con unos condicionantes muy adaptativos y liberales en extremo.
    En cuanto a transferir renta, tal vez sería mejor hacerlo a cambio de bienes tangibles y no como préstamo. Otra posibilidad es hacerlo con inversiones puntuales y precisas. El corredor mediterráneo es un ejemplo... "si lo quieres te lo hago, pero aquí y tal como dicta el cerebro, no como lo hace tu víscera; y si tanto lo quieres allí te lo haces tú con tu dinero."

  • Tres palabras clave del post de Javier Andrés son Unión, Control y Seguridad.
    Palabras cargadas de emociones atávicas.
    Mucho antes que nuestro módulo frontal las haya comenzado a procesar ya las ha aprobado como "muy buenas" la amígdala cerebral. A partir de ese instante nos invade una disposición placentera.

    Así debería de haber sido según las reglas de la hermenéutica subliminal y sin embargo no ha sido. ¿Por qué?

    Todos los comentarios han dicho cosas muy relevantes, conocidas por Javier Andrés, y la mayoría son muy escépticos y esto es señal de alarma.
    ¿Qué operadores instintivos han actuado para que comentaristas de la talla de Manuel Sarachaga, Quasimontoro, Ramón, KEyNes, Pau y el resto hayan reaccionado con "pero`s" de diversa pero importante entidad?.

    Con tanto talento por delante sólo me queda sumar mi acuerdo general con el escepticismo.

    Lo que tenemos sobre la mesa es un problema político descomunal ante el que todos los players se han rendido y buscan formas de desplazar "kilos" de poder entre ellos sabiendo que los "administrados" tienen poco que decir y una larga ladera de cardos por delante hasta un valle muy hondo y muy lejano. Este "contexto" ya lo hemos "sentido" en la manada.

    Ya se nos ha instalado en algunas neuronas una predisposición a discrepar, porque entendemos que las prioridades deberían ser distintas. Pensamos que se Trabaja sobre el problema equivocado.
    Para la gente el sistema no tiene buenas prioridades. Y esto ya sólo se puede cambiar con hechos.

    Buenos días

  • Sólo quería comentar que me da la sensación que esa mayor eficiencia de las inyecciones provenientes del sistema financiero sobre la renta perturbada respecto a las transferencias estatales parece que para un nivel de endeudamiento privado como el nuestro no sería tal. Habría que saber los parámetros del eundeuamiento privado del estudio de Dolls y otros. De todos modos creo que lo que no se está teniendo en cuenta ni los acreedores privados ni los estados del Norte es la repercusión de no realizar ahora las transferencias oportunas y bien aplicadas ( sobre la deuda hipotecaria de las familias) sobre el porcentaje futuro a condonar de las deuda privada y pública de España ya que además no se están dando cuenta la cantidad de empresas que van a cerrar por esto y su efecto sobre la deuda bancaria con estos paises y las importaciones que por esto vamos a dejar de realizar. En fin que la avaricia y la falta de misericordia con los acreedores rompe el saco. Perdonen por la intromisión pero creo que podía interesar. Un saludo

  • Javier Andres:
    Me hubiera encantado que me aclararas lo de Dolls para conocer la eficacia real de ese sistema alternativo(el financiero ) a las transferncias pero bueno otra vez sera :
    Muchas gracias

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad