Premio Nobel de Economía 2017: Richard Thaler

De Pedro Rey (@pedroreybiel)

Acabamos de enterarnos de que el Premio Nobel de Economía (o para aquellos de nuestros lectores que se ponen tiquismiquis, ya que Alfred Nobel no creó un premio específico para nuestra disciplina, el "Sveriges Riksbank Prize in Economic Sciences in Memory of Alfred Nobel 2017") de este año ha recaído sobre Richard H. Thaler, al que se reconoce por sus "contribuciones a la economía del comportamiento" ("behavioural economics"). Digamos que esta es una forma modesta de referirse al que muchos consideramos el padre en la incorporación de aspectos piscológicos en el estudio de las decisiones económicas de los individuos.

Tiempo habrá para que algún otro colaborador nos haga una reseña de su trabajo con una perspectiva más reposada. De momento, siento por fin un poco de alivio por haber dado la sensación de que pertenecía al "Club de Fans de Thaler" con las muchas entradas sobre él con las que les he dado ya la lata. Así que, sintiéndome un poco reivindicado por la academia sueca y como tengo poco que añadir, les incluyo aquí los enlaces para que se hagan una idea de la importancia de su trabajo.

Entrada sobre la charla que dio como Presidente de la Asociación Americana de Economía sobre el potencial de la Economía del Comportamiento.

Entrada sobre su último libro, "Misbehaving", en el que cuenta la historia completa de la Economía del Comportamiento...y, sin excesiva modestia, cómo él ha sido uno de sus máximos impulsores.

Entrada sobre las aplicaciones que las agencias públicas están haciendo sobre su idea de dar un pequeño estímulo psicológico ("nudge") para cambiar radicalmente el comportamiento de las personas.

Entrada sobre su faceta como  "Actor" explicando en una película, "La Gran Apuesta", las razones psicológicas detrás de la crisis económica.

Pueden también encontrar otras entradas de otros editores relacionadas con el trabajo de Thaler aquí (Juan Francisco Jimeno), aquí (José Luis Ferreira), o aquí (del ex-editor, y alma de este blog, Antonio Cabrales).

Hay 9 comentarios
  • Aprovechando esta entrada sobre el premio nobel en economía, quería preguntar a los editores si tenían planeado escribir algo sobre la investigación y la trayectoria de la ganadora del XVI Premio Fundación Banco Sabadell a la Investigación Económica, Mar Reguant, tal como se realizó con las pasadas personas que obtuvieron tal reconocimiento, como Nagore Iriberri, Natalia Fabra o Gerard Padró i Miquel.

    • Gracias MANUEL:

      Tiene toda la razón del mundo. Mar es además un ejemplo impresionante de alguien que salió directamente de la licenciatura de la Autónoma de Barcelona para hacer el doctorado en el M.I.T. y, además de tener una carrera espectacular, es una persona encantadora. Así que gracias por el tirón de orejas y nos ponemos a ello.

  • Me parece un estupendo premiado. En cuanto a la paternidad en el estudio de la importancia de los aspectos psicológicos en la economía, creo que habría que mencionar también en lugar muy destacado (también fue premio Nobel), a Kahneman.

    • Muchas gracias MARCIAL.

      Tanto a Kahneman como a Tversky (que falleció antes del Premio de 2002 a Kahneman y Vernon Smith), colaboradores y amigos de Thaler, les mencionamos tanto en las entradas enlazadas como en un artículo en el diario Expansión, que he publicado hoy.

  • Parece que el mundo académico va despertando de su sueño dogmático. Son un poco lentos, eso sí...

    ¿Devolverán ahora su premio los laureados de las pasadas décadas, ahora que empieza a reconocerse, de manera generalizada, la futilidad de sus absurdos desarrollos hipermatematizados, basados en hipótesis fabulosas que los economistas siempre eludieron exponer abiertamente, ya que ESO SÍ podía ser entendido por el gran público, para descrédito inmediato de las teorías?

    Habiendo dicho lo anterior, no es menos cierto que la llamada (y hoy aclamada) "Economía del Comportamiento" tiene bastante de descubrimiento del Mediterráneo. Así, mi bisabuelo Higinio, que nunca salió del pueblo, cuando decía "el ojo del amo engorda el caballo" o "más vale pájaro en mano que ciento volando" estaba formulando el 'endowment effect', sin saber, el pobre, que se le podía dar un nombre tan rimbombante.

    Una cosa muy propia del mundo académico estadounidense, eso de descubrir mediterráneos...

  • Si leyera un poco sobre la Economía del comportamiento, incluso aunque sea en libros divulgativos como los escritos por Thaler y otros autores (Ariely, Gneezy, List...) creo que podría ser capaz de aportar algo más que una mera descalificación. Aprenderá entonces que la economía del comportamiento no rechaza en absoluto ni la estructura formal ni las enseñanzas de todo lo que hemos aprendido de economía hasta ahora, y también que tiene poco de "descubrimiento del Mediterráneo" de lo ya hecho por otras ciencias sociales, y que, en todo caso, introduce un nueva metodología, más precisa, para navegarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*