- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Nuestra universidad y la endogamia (otra vez): “the paper trail”

Por J. Ignacio Conde-Ruiz,  Jesús Fernández-Villaverde, Libertad González, Gerard Llobet, Pedro Rey-Biel y Juan Rubio-Ramírez

enchufeYa no sabemos si con indignación o con desesperanza, volvemos a leer en prensa el enésimo evento de asignación “curiosa” de plazas públicas. En concreto, y como ya hemos tratado en más ocasiones de las que podemos contar (aquí, aquíaquí o aquí), se trata de un concurso de profesor en una universidad financiada por todos.

El caso de esta semana es una plaza de contratado doctor en derecho eclesiástico en la Universidad de Cantabria que se había convocado para dárselo a un candidato específico. Pero no tomen nuestras palabras sobre el asunto. Mejor lean directamente el correo electrónico que un vocal del tribunal envió a otro posible candidato:

la plaza de ayudante a doctor la hemos sacado para [...], mi ayudante durante estos últimos años. Es un chaval estupendo, muy competente, casado desde hace tres años y con dos hijos. Por supuesto, eres muy libre de presentarte, pero me causarías un no pequeño problema. Yo formo parte del tribunal”.

No sabemos ni por dónde empezar a tirarnos de los pelos. Ser un “chaval estupendo, casado y con dos hijos” podrá ser una razón poderosa para ganar el premio de tu peña de fútbol al tipo más simpático, pero es irrelevante para asignar una plaza con fondos públicos. Que un miembro del tribunal insinúe una velada amenaza (no tan velada en correos posteriores) es aterrador. Y que dicho miembro, Joaquín Mantecón, fuera subdirector general del Ministerio de Justicia de 1996 a 2000 y de 2002 a 2005 es, cuando menos, muy serio. Pero, sobre todo, nos preocupa que en estos tiempos en que todo se guarda, alguien se crea tan seguro en su impunidad en nuestro sistema universitario que se permita escribir correos electrónicos como el siguiente:

Cuando te escribí hace unos días, te pedí basándome en la amistad que nos une que, por favor, no te presentaras porque la plaza la habíamos sacado para [...]. Veo que no estás dispuesto y lo siento. Lo qué sí puedo decirte es que haré todo lo que esté en mi mano para que la plaza sea para [...] porque se lo merece. [...] Bueno, [...]. Lo que tenía que decirte ya te lo he dicho. Tú sabrás lo que haces. Un abrazo”.

Poco nos queda que añadir a lo que ya denunció en su día Manuel Bagües sobre la dificultad de instaurar un sistema meritocrático dentro de nuestras universidades. Pero, mientras esto no se consiga, querríamos creer que el atisbo de transparencia que otorga nuestro actual sistema de concursos públicos, con todas sus rigideces administrativas y sinsentidos en su forma de otorgar puntos, evitaría el despropósito de crear tribunales para plazas “sacadas para Fulanito”. Desde luego, no parece que vayamos en la buena dirección cuando el gobierno acaba de aprobar la "promoción interna" como forma de acceso a las cátedras universitarias. En fin, al menos en el caso concreto de esta semana han dejado un “paper trail” y ha habido recurso, por lo que la decisión está ahora en manos del rector de la Universidad de Cantabria.

Nota: este post es conjunto de los editores de NadaEsGratis.