- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Los salarios de los alcaldes españoles

(por Manuel Bagues y Pamela Campa)

Aprovechando la reciente publicación, por primera vez, de los salarios de los alcaldes españoles presentamos a continuación un análisis exploratorio de algunos de los factores que aparecen asociados a mayores salarios.

En primer lugar, por cuestiones legales, resulta clave el tamaño del municipio. La ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, aprobada en 2013, introdujo salarios máximos en función de la población del municipio. Por ejemplo, mientras que los alcaldes de municipios de entre 1,000 y 5,000 habitantes no pueden cobrar más de 40,000 euros, los alcaldes de municipios de entre 5,000 y 10,000 habitantes pueden cobrar hasta 45,000 euros, y así sucesivamente, hasta llegar a un salario máximo de 100,000 euros en los municipios de más de medio millón de habitantes.

Como muestra la siguiente gráfica, en general no parece que estos topes hayan sido muy restrictivos. El salario medio se sitúa en torno al 82% del máximo permitido, y el 90% de los alcaldes con dedicación exclusiva cobra un salario inferior al máximo permitido. El tope salarial ha sido quizás más problemático en los municipios más ricos. Por ejemplo, en los municipios situados en el decil superior en términos de renta el salario medio alcanza el 89% del máximo permitido.

Además de la población, otro determinante importante del salario del alcalde es la situación económica del municipio. Como se muestra en la siguiente tabla, cada incremento de un 1% de la renta per cápita del municipio está asociado a un aumento del salario del alcalde del 0.2% y, por cada punto de desempleo, el salario es un 2% menor (ver columna 1). Estas variables explican en torno a dos terceras partes de la variación salarial.

Los salarios también están asociados a las características personales del alcalde. Al igual que ocurre en el sector privado, el salario tiende a aumentar con la edad (un 0.3% por año) y es menor en el caso de las mujeres (un 11% inferior). Sin embargo, al contrario de lo que se observa habitualmente en otros ámbitos, los salarios de los alcaldes no varían significativamente en función de su nivel educativo. Los alcaldes con estudios universitarios (un 43% del total) cobran únicamente un 1% más, una diferencia que no es estadísticamente significativa (ver columna 2).

También analizamos la relación entre el salario y el partido al que pertenece el alcalde. Nos centramos en los dos principales partidos, el PP y el PSOE, a los que pertenecen un 62% de los alcaldes de la muestra. Controlando por las características del municipio y del alcalde mencionadas anteriormente, se observa que los alcaldes del PP y del PSOE cobran respectivamente un 18% y 13% más que los alcaldes de otros partidos (ver columna 3). Otro factor que podría afectar a los salarios es la existencia de una mayoría absoluta en el consistorio. El análisis de los datos confirma estas sospechas: los alcaldes que disponen de mayoría absoluta cobran un 13% más que otros alcaldes con similares características (ver columna 4).

En resumen, el análisis preliminar de los datos parece sugerir que la aparición de nuevos partidos y la mayor competencia electoral podrían haber contribuido a moderar los salarios de los alcaldes aunque, naturalmente, este análisis preliminar solamente identifica algunas correlaciones que no necesariamente tienen carácter causal. Un análisis más detallado, explotando situaciones en las que el resultado electoral haya sido muy ajustado (i.e. regression discontinuity design con close-elections), permitirá quizás establecer hasta que punto importa el color del partido o el grado de competencia electoral. También sería interesante entender por qué las alcadesas cobran menos o por qué la educación no parece tener retornos en el ámbito político. Prometemos mantenerles informados en futuras entradas.