¿Es la carrera profesional de la mujer buena o mala para la estabilidad matrimonial?

divorcio-tijera Durante las últimas décadas, la participación femenina en el mercado laboral ha aumentado dramáticamente, tanto en España como en muchos otros países. También han aumentado las tasas de divorcio. ¿Existe relación entre estas dos tendencias? Un estudio reciente encuentra que sí, pero quizá en una dirección inesperada: la carrera profesional de la mujer parece tener efectos estabilizadores para el matrimonio.

Vayamos por partes. La figura 1 muestra la tasa de empleo de las mujeres, en proporción a la de los hombres, en España y entre 1976 y 2009 (datos de la EPA).

Figura 1. Tasa de empleo, ratio mujeres/hombres, España 1976-2009

figure1

Fuente: EPA 1976-2009, elaboración propia.

La tasa ha pasado del 35 al 75%. A finales de los años 70, trabajaba 1 mujer por cada 3 hombres. Ahora, trabajan 3 mujeres por cada 4 hombres. También han tenido lugar importantes cambios en los niveles educativos de hombres y mujeres (figura 2). La proporción de la población con estudios universitarios ha aumentado considerablemente, pero sobre todo entre las mujeres.

Figura 2. Fracción de graduados universitarios, por año de nacimiento y sexo

figure2

Fuente: EPA (muestra de mayores de 30 años), elaboración propia.

La figura 3 muestra la tasa de divorcio (número de divorcios anuales por cada 1,000 habitantes). El divorcio es legal en España desde 1981. En 1994, tenían lugar 0.8 divorcios anuales por cada 1,000 habitantes. En 2014, la tasa superaba los 2.1 divorcios por 1,000 habitantes (el pico del 2005 fue por la reforma del “divorcio express”).

Figura 3. Número anual de divorcios por 1,000 habitantes, España 1975-2014

figure3

Fuente: INE.

Evidentemente, esta asociación temporal no tiene por qué tener una interpretación causal. Puede que la mayor participación laboral de las mujeres, al mejorar sus opciones fuera del matrimonio, haya aumentado la probabilidad de divorcio. O puede que tasas más altas de divorcio hayan incentivado a muchas mujeres a trabajar. O puede que el aumento en los salarios de las mujeres haya hecho que aumente la participación, y también que aumenten los divorcios. O puede que las dos tendencias no tengan nada que ver.

En su ponencia invitada en el próximo taller sobre Economía de Género organizado por COSME, Claudia Olivetti presentará un trabajo conjunto con Andrew Newman, en el que encuentran que la carrera profesional de las mujeres contribuye a reducir la probabilidad de divorcio. El canal que proponen es que un nivel de ingresos más alto de la mujer permite una mayor flexibilidad en la negociación con la pareja. Podemos pensar que un divorcio tiene lugar cuando, bien los dos esposos están descontentos, o bien uno se quiere separar y el otro no es capaz de “convencerlo” de que se quede. Este “convencer” puede implicar que un miembro de la pareja tenga que “transferir utilidad” al otro de alguna forma. Como bien sabemos los casados, hay muchas formas de “compensar” a la pareja, y no todas implican transferencias monetarias. Sin embargo, si marido y mujer tienen un nivel de ingresos parecido, esto debería facilitar la compensación monetaria (en cualquiera de las dos direcciones), en respuesta a shocks o a cambios en las “oportunidades” fuera del matrimonio.

Tras presentar el modelo teórico, el trabajo mencionado se dedica a estudiar si la evidencia empírica apoya esta predicción. Para ello utilizan una base de datos que observa a unos cientos de parejas casadas durante 20 años. Los resultados son consistentes con la predicción del modelo: las parejas en las que la mujer tiene una mayor participación en el mercado laboral durante el matrimonio tienen probabilidades de divorcio más bajas. De hecho, los autores concluyen que una mujer con carrera profesional reduce la probabilidad de divorcio a la mitad, especialmente cuando el nivel de ingresos es parecido al del marido.

Y lo interesante es que no parece que esto se deba a que estas mujeres tengan relaciones de mayor calidad. La base de datos les permite comparar distintas características de los maridos y de la relación. No parece que las mujeres “con carrera” tengan mejores matrimonios (¡ni peores!), pero sí que consiguen mantenerlos intactos.

Es difícil llevar esta hipótesis a los datos en España, porque necesitaríamos una base de datos a nivel individual que nos permitiera observar el grado de participación en el mercado de trabajo durante el matrimonio (y a ser posible los salarios), y si el matrimonio termina en divorcio o no.

De momento, me conformo con un análisis preliminar a nivel de provincias (más sobre divorcio por provincias en esta entrada reciente). La figura 4 muestra en el eje vertical la tasa de divorcio por 1,000 habitantes para las 52 provincias españolas, en 2010-14. En el eje horizontal aparece el porcentaje de mujeres casadas que trabajaban, según la EPA de 2010 (con edades entre los 25 y los 54 años).

Figura 4. Proporción de mujeres casadas trabajando en 2010 (eje horizontal) y tasa de divorcio en 2010-14 (eje vertical), por provincias.

figure4

Fuente: datos procedentes de la EPA de 2010 (edades 25-54) y el INE.

La correlación es básicamente nula: la tasa de divorcio es la misma en provincias donde muchas mujeres casadas trabajan que en provincias con tasas de empleo bajas. La asociación es igualmente baja entre la tasa de divorcio y la fracción de casadas en la población activa, trabajando a tiempo completo, o con un título universitario (como medidas alternativas de implicación en el mercado laboral).

Lo curioso es que, si observamos la misma figura 10 años atrás (participación laboral de casadas en 2000 y tasas de divorcio en 2004), la asociación es positiva y estadísticamente significativa (figura 5).

Figura 5. Proporción de mujeres casadas trabajando en 2000 (eje horizontal) y tasa de divorcio en 2004 (eje vertical), por provincias.

figure5

Fuente: datos procedentes de la EPA de 2010 (edades 25-54) y el INE.

Con muchísima prudencia, una hipótesis consistente con estas correlaciones es que los efectos de la carrera profesional de las mujeres sobre la estabilidad del matrimonio estén cambiando (de signo) con el tiempo.

Evidentemente, estas correlaciones simples no son más que eso, asociaciones. Para poder acercarnos a evaluar un posible efecto causal, harían falta mejores datos, que no midieran sólo el empleo en un momento en el tiempo (que puede verse afectado por factores coyunturales), sino el grado de implicación de cada persona en el mercado de trabajo. También haría falta algún tipo de “fuente de variación exógena” en la decisión de las mujeres de invertir en su carrera profesional.

De momento, concluyo citando la última frase de las conclusiones del trabajo mencionado: “Si una mujer casada pregunta si ponerse a trabajar supondrá una amenaza para su matrimonio… probablemente ya sea demasiado tarde. Pero si una mujer joven pregunta si invertir en una carrera profesional podría suponer una amenaza para su matrimonio más adelante, si la alternativa es buscarse un marido rico, “by all means, go for the career!”.

Hay 12 comentarios
  • El hecho de analizarlo ya me parece de por sí bastante sexista. Las cosas ya han cambiado. ¡Analicemos el impacto de que una mujer gane más que un hombre en la estabilidad matrimonial! Igual no se encuentra población suficiente para el análisis.

    • Gracias por el comentario, aunque no lo entiendo. ¿Hacer esa pregunta es sexista? ¿Por qué? Hay montones de papers que miran, por ejemplo, el efecto de que el marido pierda el trabajo sobre la probabilidad de divorcio. ¿Estudiar el efecto de los ingresos de la mujer sobre el divorcio es "machista"?? ¿O sólo es machista si se encuentra que el resultado va en una dirección, pero feminista si se encuentra el efecto contrario?

      Me parece que estudiar los efectos sociales del aumento reciente en la participación de la mujer en el mercado de trabajo es MUY interesante (incluyendo la pregunta que tú propones).

  • Me encanta el analisis y los datos que propone. Gracias por compartirlo. Claramente llegar a conclusiones causales es bien dificil, pero al menos falsea claramente que la conclusion opuesta no puede ser causal (nos divorciamos porque trabajaba la mujer). Lo cual ya es mucho para eliminar mitos arraigados en la socidedad.

    Un detalle que me deja confundido del parrafo final. Copio "Pero si una mujer joven pregunta si invertir en una carrera profesional podría suponer una amenaza para su matrimonio más adelante, si la alternativa es buscarse un marido rico, “by all means, go for the career!”."

    ?Hay algo en el estudio que sugiera que buscarse un marido rico no es buena idea? ?Mayor tasa de divorcio? ?Se llegan a hacer esa pregunta y a encontrar datos? ?O simplemente es una manera efectista de plantear la disyuntiva que se puede plantear una mujer joven?

    Gracias

    • Gracias por el comentario Patxi. Respecto a tu última pregunta, la verdad es que no lo sé, yo también me la he hecho. Como parece que no hay paper todavía, no lo puedo comprobar, pero se lo preguntaré a Claudia durante su próxima presentación. Me inclino a pensar que simplemente es una manera "graciosa" de terminar el seminario.

      • En lo que a "maridos millonarios" se refiere lo que es útil es el consejo que, según Warren Buffet, las madres americanas dan a sus hijas: "cuando tengas que elegir entre dos maridos millonarios, elige siempre al más mayor ..."

  • En mi opinión el título del post es algo equívoco al "culpabilizar" a la carrera profesional de una posible ruptura matrimonial, algo así como "la mujer con carrera es mala para el matrimonio estable". Si la continuidad de un matrimonio depende de si la mujer tiene trabajo o no (si tiene o no "medios de fuga"), esa unión ya está tocada y no es estable. Creo que sería más adecuado algo así como "¿Depende la tasa de divorcio de que la mujer tenga trabajo?".

    • Gracias Carlos. Pero de hecho el efecto que encuentra el estudio que menciono es el contrario: los matrimonios en los que la mujer tiene una carrera profesional son más estables, posiblemente porque la pareja tiene más medios para compensarse mutuamente en situaciones de desacuerdo.

  • Escribe usted unas entradas que invitan a pensar, y pensar es una de las tareas más enriquecedoras. En mi opinión, la estabilidad del matrimonio lleva adosado una serie de renuncias por ambos, miembros y miembras, a: Ascensos o promociones cuando conllevan un traslado de ciudad, o de país. A las horas de estudio necesarias, si suponen la desatención de los hijos y algunas más incómodas cual es el menú de repetición a base de filetes y ensalada y, a cambio ofrece una larga serie de compensaciones a lo largo del tiempo. En cuanto a los divorcios, que duda cabe que se lleva uno grandes sorpresas, pero creo que tengan más correlación con la actitud, en general del varón, que con el puesto de trabajo. Muchas gracias.

  • Libertad,

    tal y como se plantea el estudio se observa un alto riesgo de "selection bias": lo que se viene produciendo es una reducción muy substancial del número de matrimonios por cada 1.000 habitantes (de 5.7 en 2000 a 3.36 en 2014) así como un aumento de la edad media a la que la gente se casa (35.3 años de media en 2014). No es difícil imaginar "causalidad" entre un mayor nivel educativo de las mujeres y ambos fenómenos.

    Lo que explicaría, entonces, la mayor "estabilidad" de los matrimonios que sí se producen es que los que eran más "inestables", ahora directamente "no se producen". Evidentemente no se pueden romper los matrimonios que nunca se produjeron: si te casas a los 35.3 años, después de rechazar a un 40% de los candidatos que "antes" aceptabas, hombre, normal que los matrimonios que sí se producen sean más "estables" ¿no?

  • Hola José Pablo,

    Estaría de acuerdo contigo si en el trabajo que cito sólo se explotara la variación en el tiempo. Es decir, seguramente el mecanismo que propones está ocurriendo, pero creo que no puede explicar los resultados de los que hablo. En el análisis se comparan a parejas casadas en la misma época, en las que la mujer trabaja, o no trabaja. Los dos grupos deberían haberse visto afectados por el mismo proceso de "selección" que mencionas.

    • Libertad,

      cierto, pero creo que el mecanismo también afecta a un análisis monoperiodo: si (y es hipótesis) la tasa de matrimonios es más elevada entre las mujeres sin empleo (o sin formación) y si estás últimas se casan más jóvenes; entonces, lo que se estaría observando no es que los matrimonios de mujeres con empleo son más estables si no que, en esos colectivos (mujeres con estudios y/o empleo) los matrimonios "inestables" simplemente no se producen.

      Si las hipótesis que menciono se dan lo que sucedería no es "que los matrimonios de mujeres trabajadoras son más estables" si no que "las mujeres trabajadoras son más selectivas": se casan menos y más tarde y, por tanto, cuando lo hacen sale "bien" con más frecuencia (si es que "aguantar" a la misma persona 60 años puede considerarse "salir bien" ...).

      • O dicho de otra forma, el mismo proceso de selección afecta en mayor medida a uno de los colectivos (hipótesis cuando menos plausible).

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad