- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Cómo votar a la derecha cuando en realidad querías votar a la izquierda

asturias2En las próximas elecciones del 26 de Junio más de 100,000 españoles votarán a la derecha cuando en realidad pretendían votar a la izquierda. No lo harán de una manera consciente y, es más, lo más probable es que nunca lleguen a saber que de hecho votaron a un partido rival. La explicación para este sorprendente fenómeno es bien conocida entre los politólogos: el pésimo diseño de la papeleta del Senado induce al error y provoca que sea fácil equivocarse al rellenarla. La causa de la confusión es que, en las papeletas, el símbolo de cada partido figura al lado de los candidatos del siguiente partido. Naturalmente, este problema afecta a todos los partidos independientemente de su posición en el espectro ideológico, lo que importa es si están a la derecha o a la izquierda en la papeleta electoral. Por ejemplo, si en las pasadas elecciones pretendía votar a Podemos en Asturias, es posible que con las prisas haya acabado votando a Vox, que curiosamente obtuvo en esta circunscripción más del doble de votos en el Senado que en el Congreso (3.988 vs 1.684 votos).

Si tenía la intención de votar a Ciutadans en la provincia de Barcelona, cabe la posibilidad de que haya acabado votando al Partit Comunista del Poble de Catalunya, que también recibió significativamente más votos en el Senado que en el Congreso (8.765 vs. 5.363 votos) y, si se inclinaba por el PP, puede que haya votado, muy a su pesar, a Esquerra Republicana de Catalunya.

barcelona_trozo
Fragmento de la papeleta del Senado de Barcelona, 2015.

 

El defectuoso diseño de la papeleta del Senado se remonta a los años 80 y ha recibido periódicamente la atención de los medios de comunicación, incluido nadaesgratis. Pero más allá de la evidencia anecdótica, es posible cuantificar el número de votantes que cometen el error de votar al partido situado a la derecha del partido al que pretendían en realidad votar. Hasta las elecciones de 2008 la disposición de los partidos en la papeleta se decidía por sorteo, por lo que podemos estimar empíricamente como el número de votos obtenidos por un partido se ve afectado por la popularidad del partido que (de manera casual) se sitúa a su izquierda en la papeleta. Utilizando datos de las elecciones de 2004 y 2008, observamos que el problema afecta aproximadamente al 1% de los votantes. Como se puede observar en la siguiente tabla, columnas 1 y 2, esta estimación es extremadamente precisa, y se puede descartar con una probabilidad superior al 99.9% que el efecto sea nulo. Una explicación alternativa sería que la proximidad en la papeleta del otro partido induce al votante a cambiar su voto de una manera consciente pero, dado que no observamos que el efecto dependa de la distancia ideológica, esta explicación no parece plausible. Por otro lado, no tiene ningún efecto, como cabía esperar, la popularidad del partido situado a la derecha en la papeleta.

tabla

Como ya indicábamos en la anterior entrada, una posible forma de prevenir estos errores es introducir una línea de separación entre los distintos partidos (¡lamento repetirme, pero es que no nos hacen caso!). Esta medida ha sido adoptada por algunas juntas electorales provinciales de manera intermitente en las elecciones de 1996, 2011 y 2015. Por ejemplo, Madrid introdujo la línea de separación en las papeletas en las elecciones de 1996, la eliminó en 2000, 2004 y 2008, y la volvió a introducir en 2011 y 2015. Barcelona la introdujo en 2011 pero la eliminó en las elecciones de 2015. Otras juntas electorales, como la asturiana, nunca han llegado a introducirla.

 

Papeleta con linea de separación: Huesca, 2015.
Ejemplo de papeleta con línea de separación: Huesca, 2015.

Para comprobar si esta medida es realmente efectiva, hemos analizado las elecciones de 1996 de manera separada para aquellas provincias que incluyeron una línea de separación en la papeleta y aquellas provincias que mantuvieron el modelo de papeleta tradicional. (Resultaría más complejo analizar los datos de 2011 y 2015, dado que en este caso el orden de los partidos en la papeleta no es aleatorio.) Los resultados son muy claros: únicamente se observa un trasvase de votos desde el partido situado a la izquierda de la papeleta al partido situado a su derecha cuando no existe la línea de separación (ver columnas 3 y 4 de la Tabla superior). En 2015 cerca del 40% de las provincias no incluyó esta línea de separación en la papeleta por lo que, en base a nuestras estimaciones, calculamos que unos 100,000 votantes (un 1% del total) se habría equivocado al votar.

La incapacidad de los legisladores para solucionar este problema contrasta con el consenso que lograron los principales partidos en una reforma aprobada en 2010 para modificar otro importante elemento del diseño de la papeleta del Senado, el orden de los partidos en la papeleta. En lugar del orden aleatorio, se decidió que los partidos debían aparecer en la papeleta ordenados en base al número de votos recibidos en las elecciones anteriores. Los partidos de nueva creación irían situados al final de la papeleta (o incluso en su reverso). En el preámbulo de la ley se alega que la reforma pretende reducir la incidencia del voto nulo (que curiosamente desde entonces no ha parado de aumentar), pero no se menciona una abundante literatura académica que muestra que estar situado al comienzo de la papeleta ayuda a arañar votos adicionales, lo que ha llevado a diversos países a hacer reformas de sentido contrario a la española, adoptando el orden aleatorio en las papeletas (ver Luttmer y Shue 2009).

La reforma de 2010 se ha implementado a menudo de manera selectiva, aplicando la normativa en favor del PP y del PSOE, pero ignorando al resto de partidos. Por ejemplo, en las elecciones de 2011 la Junta Electoral Provincial de Madrid situó al PP y al PSOE en la parte superior de la papeleta, como les correspondía en base a los votos obtenidos anteriormente, pero relegó al final de la papeleta a UPyD que había sido el cuarto partido más votado. La Junta Electoral Central reconoció que se había aplicado incorrectamente la ley, pero decidió no modificar el orden de los partidos en la papeleta. Errores similares se han producido de nuevo en las elecciones de 2015 en diversas provincias. En Castellón, Esquerra Unida del País Valencià, el tercer partido más votado en las anteriores elecciones, fue relegada al reverso de la papeleta. En Alicante, Esquerra Unida del País Valencià y Unión, Progreso y Democracia fueron relegados a las posiciones 9 y 13 de la papeleta, a pesar de haber sido el tercer y el quinto partido más votados respectivamente en las anteriores elecciones. Situaciones similares se han producido en las listas de La Coruña y Ciudad Real, entre otros casos.

La incapacidad de nuestras instituciones para conseguir resolver, después de tres décadas, un problema tan trivial como el diseño de una papeleta electoral dice mucho acerca de la calidad de estas instituciones (y quizás también acerca de los votantes) pero, sobre todo, refleja la total irrelevancia del Senado. Los errores en el voto inducidos por el mal diseño de las papeletas influyen ligeramente en la financiación de los partidos (unos 32 céntimos por voto) y quizás podrían afectar a la carrera política de algún que otro candidato pero, al menos, les puede quedar el consuelo de que no tendrá mayores consecuencias. Como se puso de manifiesto durante el gobierno de Zapatero, un Senado controlado por la oposición a lo sumo puede aspirar a retrasar la aprobación de las leyes o de los presupuestos unas semanas, el tiempo que tarda el Congreso en volver a aprobarlas.